A PROPÓSITO DE SCHMIDT
por
Antonio Belda


Dirigida por Alexander Payne.
Protagonizada por Jack Nicholson y algunos actores más, entre ellos Katy Bates.


No piensen que la somera ficha técnica que encabeza este comentario es despectiva o fruto de un delirio. Simplemente constata la realidad de una película que se convierte en monólogo fotograma a fotograma, con un leve diálogo ya avanzado su metraje con esa actriz prodigiosa llamada Katy Bates y que está nominada al Oscar a la mejor secundaria. Ojalá se lo den, pues ella ha sido lo mejor de muchas películas que, sin su presencia, hubieran estado condenadas al olvido, como Primary Colors (con permiso de Travolta) o Titanic (con permiso de Di Caprio y de su parafernalia), y aquí es la única que puede resistir la feroz posesión que hace Nicholson de la película.

Si han leído (que espero que sí) el comentario de Solaris recordarán que allí hablábamos de un guión de hierro. Bien, uno de los grandes aciertos de este film es que probablemente también tenga un guión de hierro, pero aquí no se nota, pues más bien parece que el señor Schmidt se desnude paulatinamente ante nosotros para mostrarnos la contundencia de su fracaso vital. Para ello se requería, no sólo un talento actoral inmenso, sino un proceso de ajuste e identificación del actor con el personaje a corazón abierto. Y, es mi opinión, Nicholson lo consigue hasta hacernos partícipes a todos los espectadores de su patetismo, sin necesidad de despertar ese enorme histrión que lleva dentro. No sé si le van a dar un óscar pero vaya de antemano mi opinión de que se lo merece.

Por otra parte, la película tiene la grandeza de ser una de esas raras avis que parecen ya vistas y que sin embargo se contemplan con sorpresa. A eso contribuye una estructura genérica muy adecuada, ahora llamada Road Moovie, es decir, película de carretera y que tiene un antecedente prodigioso en The Straigth Story, para mí la mejor película de David Lynch. Pero no sólo entronca con esta obra magna por la vía del género sino que, aliento épico aparte, bebe de las fuentes de películas como El Tesoro de Sierra Madre (seguro que a Houston le hubiera encantado esta película) o de, sin ir más lejos, Al filo de la Noticia, una de las obras malditas del cine americano de los 80 a pesar de sus numerosas nominaciones para el oscar, y al mismo tiempo una de las más lúcidas crónicas sobre el fracaso vital que se han narrado en el cine. Por que el prodigio de esta película se encierra en el resumen que supone su plano final, que, por supuesto, no voy a desvelar. Si lo resisten sin proclamar la grandeza de lo que han visto y el magnífico talento de Nicholson..., ¿dónde diablos tienen ustedes la sensibilidad?



Imagen en artículo: JackNicholsonMar10, Angela George [CC-BY-SA-3.0
(http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons.


ÍNDICE DE ARTÍCULOS | LITERATURA | FOTOGRAFÍA | PINTURA Y ARTE DIGITAL
Revista Almiar - Margen Cero™ (2003) - Aviso legal