S O L A R I S
por
Antonio Belda


Dirigida por Steven Soderbergh. Interpretada por Geoge Clooney.


No se piensen ustedes que esto de hablar de una película es siempre satisfactorio. A veces, como es el caso, se convierte en un calvario, pues por más que intentas rescatar algo positivo, no encuentras argumentos para poder transmitir entusiasmo al lector y eso que siempre se pretende, que no es otra cosa que llevar a la gente al cine. Bien, si no quieren seguir leyendo, pasen a otra sección de esta hermosa revista, por que a partir de ahora sólo encontrarán elementos negativos. Y les juro que yo no soy así...

Primer punto negativo: Esta película está basada en un clásico de la ciencia ficción moral como es la novela del mismo título de Stalislaw Lem. De ella se ha hecho ya una versión, dirigida por el ruso antisoviético Andrei Tarkovski, que para muchos es un clásico y para otros es un soberano ladrillo. Ni una cosa ni otra, simplemente elige el punto de vista más conceptual que aporta la novela para desarrollarlo durante más de tres horas, en las que el espectador no sabe nada de lo que pasa hasta bien entrada la segunda hora. Aquí se elige otro punto de vista más primario pero más efectivo a la hora de narrar en imágenes. El problema estriba en que lo narrado se puede resumir en una línea, es decir, casi en un plano, lo que hace que los 87 minutos restantes de película se sigan entre el sopor y el aburrimiento.

Segundo punto negativo: A pesar de la más que holgada producción, la película no aporta espectáculo, incluso diría que el director huye de todas las ocasiones, numerosas por otra parte, que el guión le ofrece para ello. Lo explico con un ejemplo: aquí falta la danza de naves al son del Danubio Azul, de 2001, claro ejemplo de que el espectáculo se puede fundir con la belleza. Si en la obra de Kubrick, por muy críptica que sea, no se escatimaban suspenses y tensiones, aquí se eluden en virtud de clarificar un mensaje obvio.

Tercer punto negativo: George Clooney es un buen actor, no me cabe duda. Pero, él no se puede echar encima una película en la que, por mor de un guión de hierro, tiene escasas ocasiones de lucimiento. Si han llegado hasta aquí, les aconsejo que lean el comentario de A propósito de Schmidt que encontrarán en esta revista, para que puedan ver la antítesis de este comentario. Esta arriesgada apuesta, no es que le venga grande a Clooney, es que le viene grande a cualquiera. No le culpen, pues, del desaguisado.

Y para que vean que soy generoso, les diré que la fotografía es excelente y que Milena Canorero hace un magnífico trabajo de diseño de vestuario. Pero esto no sé si es positivo, por que ya se sabe, cuando una película es insoportable, te justificas de la pérdida de tiempo y dinero diciendo: «la foto..., la fotografía es muy buena».






Imagen en artículo: Solyaris Russian Poster, By [2] ([1]) [CC-BY-3.0
(http://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], from Wikimedia Commons.



ÍNDICE DE ARTÍCULOS | LITERATURA | FOTOGRAFÍA | PINTURA Y ARTE DIGITAL
Revista Almiar - Margen Cero™ (2003) - Aviso legal