Política, falacias, sofismas
por
Antonio García Francisco

En mis tiempos de estudiante de Leyes recibí en clase de Derecho Procesal una amenísima e instructiva lección acerca de falacias.

“Falacia”, según el Diccionario de la Real Academia Española, es un “engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a otro”; según el profesor, es todo eso, pero disfrazado de manera que parece auténtico, una auténtica trampa de la razón, pues es un argumento falso que puede pasar tranquilamente por correcto. Una vez fijada la definición, se nos daba una larga lista de falacias que desde la antigua Grecia no solamente estaban definidas, sino clasificadas con nombre propio.

Viene esto a cuento porque últimamente se ha planteado en la prensa española una situación falaz: la propuesta por el señor Ibarretxe, antes Ibarreche, lehendakari del País Vasco, con respecto a su famoso plan.

Véase lo falaz del argumento; el señor Ibarretxe viene a decirnos algo así como “¿Negociamos o nos liamos a tortas?”.

¿No ven la falacia? ¿Han caído en la trampa lógica? ¡Pero hombre, si es muy sencillo desmontar esta falacia que en principio podríamos clasificar en primer lugar como perteneciente al grupo de las denominadas tipo Argumentum ad baculum (apelación a la fuerza, a la coacción); en segundo lugar, como del grupo argumentum ad populum (apelación a la emotividad) y terminar con una que no sabría definir bien, a mitad de camino entre estas dos y la falacia del argumentum ad misericordiam (apelación a la lástima desesperadamente).

No señores: Ni asumimos las tortas como solución ni creemos que haya nada que negociar. Así de claro. Ni la fuerza de imponernos una solución entre dos que no aceptamos, ni la emotividad de dar una solución a un problema que no existía hasta que usted lo creó ni apelación a que le solucionemos a usted su problema por caridad cristiana.

Por eso, señor Ibarretxe, antes Ibarreche, hoy traemos humor del Plan Ibarretxe. Vea usted mi falacia: ¿Prefiere usted que nos riamos un poco y que además le echemos a los leones? (Falacia de la pregunta compleja: Cuando se requiere una única respuesta a un interrogante con varias preguntas, o una única respuesta a una pregunta que contiene una presuposición no contenida en ella).

Y ahora, unas fotografías recogidas de los correos que envían los colaboradores espontáneos:


______________________________





______________________________




Literatura · Pintura · Fotografía · Música · Artículos

Revista Almiar - Margen Cero™ (2005) - Aviso legal