ALMIAR

Margen Cero

Biblioteca de poemas
Mar de poesías - 1.ª época (2003)
Selección: Antonio Alfeca




Clis

Face of urban decay.jpg

Oscuridad


La soledad me viste con ropajes de moho
y de urdimbre viscosa, cual superpuestos velos.
Prolija se me adhiere como amante del muro
por encubrir la ausencia que agostarme pretende;
engañosa me puebla con carnaval de roles,
con máscaras que muestran sus cuencas ya sin vida,
con ropajes mortales que no son el que busco,
con sonrisas sensuales desde su sepultura.

Siento mil vibraciones que me abrazan, ansiosas
de inundarme de miedos, de angustias y tristezas,
pero entre medio de ellas, yo, como muerta en vida
solamente las siento sin que alguna me afecte,
sin temer que me apresen pues que vida no tengo,
sin seguir sus cadencias, ya que un muerto no tiene
sones que lo conmuevan ni ritmos que lo inquieten.

Y así en medio del cosmos, sin piso, techo o vallas,
dentro de este constante bullir de vibraciones
que se acercan y alejan por leves corredores
con sus danzas macabras, procurando espantarme,
pretendiendo reacciones que de algún modo logren
poseerme un instante por destrozarme toda;
imperturbable, huera, sin emoción alguna
acepto sus lamidos cual el tronco a las llamas.

Me siento inconmovible, me veo un pozo hueco,
un zombi sin su alma, el corazón sin vida;
un esqueleto abyecto con descarnada risa,
un robot que aún responde cual mecano preciso,
una cosa sin forma, un algo inalterable;
una irónica mueca, una maqueta fría,
un tonto jeroglífico trazado en el espacio,
un ruidoso silencio de notas no paridas.

Mas, en ese abstraerse que provoca el estarse
contemplando el espacio en que estás sin estarte,
sin encontrar sentido alguno a tu existencia,
sin preguntar siquiera, sin esperar respuestas,
me quedo regalada a aquellas vibraciones
pues en un punto interno, muy oculto y muy mío,
recuerdo que esta danza en la horrible negrura
no es más que otro artilugio de onírica presencia.

En tanto, sigo centro de este culto de sombras,
inconmovible espectro de orfandad y de ausencia
sin que se tense un ápice mi mortal estructura
que denote esta crisis que vivo en otro plano,
hasta el preciso instante en que torne conciencia
y me vuelva a la vida poseyéndome entera,
devolviéndole entonces sentido a esta existencia
que perdí al arrimarme a oscuridades pétreas
y amor volverá a serme el ritual que celebro.



CLIS es el seudónimo de una autora argentina elegido como
homenaje a sus hijos, con cuyos nombres lo ha formado.
Contactar con la autora:
mosodina[at]infovia.com.ar

ILUSTRACIÓN: Face of urban decay by Tomascastelazo
Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.


 


Sumario de Mar de Poesías (junio-agosto de 2003):

FERNANDO PÉREZ POZA MANUEL LOZANO PABLO CASSI BETH BRAIT CLAUDIO AMITRANO DANIEL MARTÍNEZ JOSÉ GERALDO NERES EULOGIO DÍAZ LUIA UNAI GARCÍA SERGIO FERRÓN GABRIEL IMPAGLIONE CARLOS GAGLIARDO ERASMO CACHAY JUAN JOSÉ CANTÓN VANESSA MILAGROS ELÍAS LETELIER FERNANDO PÉREZ POZA CLIS OMAR BURGOS DANIA LIMA ÓSCAR PORTELA JUAN PLANAS JORGE VALDÉS SERGIO BORAO ANTONIO ALFECA



Estos poemas fueron publicados en el n.º 11 de la Revista Almiar - ISSN 1695-4807
(28 de junio / 25 de agosto de 2003) - Margen Cero™ es socio fundador de A.R.D.E.
Derechos reservados por sus autores (2003) - Aviso legal