ANTONIO LÓPEZ MEDINILLA - Gabyllas - Poemas en Revista Almiar (Margen Cero)

ALMIAR

Margen Cero

 

Biblioteca de poemas
Mar de poesías - 1ª época (junio-julio de 2005)
Selección: Antonio Alfeca
 

 


 


 

Matta, Roberto - Surrealismo en roca 04 detalle.jpg

ANTONIO L. MEDINILLA

Gabyllas
(uNo)


Cualquier palabra que tú hables
la debes
al destrozo.

 Sea con higos alimentado el corazón
dentro del cual la hora recuerda
el ojo de almendra del muerto.

PAUL CÉLAN


Ahora bulles siempre
Un dulzor de zarzales
En el verso Realista
Aunque duermas
En silencio

En el cuello sin cisne
Las confesiones
De tu altura y bajeza
Salomé

¡Postre de mí!
Tus profanaciones
Judía errante
Qué has hecho por amor
Qué deleite te reviste
Qué alción te caza y pesca

La Escritura zahiere
 Te desviste de hielos Lilith
Incubas el ojo del tiempo
 Sin la almendra de los muertos

Llegará tu palabra
A salvo
Señora de las Savias
Advendrá el poema
Parpadeo de los Salmos
Es la promesa dadá
Paladeo de las Salivas

Tu desnudo salmón
Tus vocablos arcaicos
La idea-gentil-hoja
De la melancolía regente
Atrapará el sol

Mira las miasmas
De tus escamas mi Pez
Es tuyo el sol y la nieve

Y en ti el mar
Y en ti la tormenta
Del sintagma
Cuántos Elementos son
La Cueva Blanca
Aquellos duques
En el libro de tu piel

Ca bal ga re mos
En el santo equilibrio
De aquel nuevo y antiguo
Testamento
Tiempo Ya es tiempo.
 

Gabyllas (dOs)

Cera
para sellar lo no escrito

PAUL CÉLAN


Todas han muerto
Descansen en paz
Con su esplendor de cola
Menos tu estirpe
Insecto lento
Cometa quieta

Liberad la libélula
Nos es necesario Ah/Ora
Labrar la Tierra del Mar
Mirando los tejados

Mientras supravivimos
Entre libros sin las bocas
En las rodajas del cielo.
 

Gabyllas 6 (lo que veis)



mi mujer con sexo de alga y viejos bombones
mi mujer con sexo de espejo
mi mujer con ojos llenos de lágrimas

ANDRÉ BRÉTON


Yo he abierto el templo
Los ángeles fuman su tiempo
En las esquinas invisibles
De tus letras por/venir

Cenaremos tarde entre sueños
Existen otros mundos mOrOs
Les guardaremos respeto
Mas nunca fe
Santa Botbol atruena
Comienza a arder
Está húmeda

Oscilan los montes delirios
Oscilan los montes tuyos
Un designio de entrega
En la curva total
De tu cuerpo esferado
Oscilan y sisean la devoción
Al nominar con sexo de espejo
Mi eco de cueva y serPIEnte

Si danzo
Danzas tus rostros verdaderos
De mujer bandada de ángeles
De mujer balada hetaira
Varada
En la carne de AdAn 13
El que soy
Es la honda muda de la regia
Pitón

La calma caldosa de tus trópicos
También
El ballet natado también
Del sol con la voz reseca

Señalemos que
La lluvia que prometieron
Se detuvo en los cielos
Conformó tu conformidad

Tu mano enferma nos cautiva
El hoy se come el ayer
Por los pasillos de tus sueños
Rige y regenta Lilith duérmenos
Sueños azules y verdes
Señores fieles y cobardes

Por amor
Dormitamos en los bordes
Los cristales quedaron impolutos

El desierto del trovador
En la taza
solo largo manchado
nube cortado
El trago del trovador
Amparado amparador
En tu figurar cafetero
Gabriela del mar de plata
Otrora
Hágase de nuevo el reino
A tu voluntad

Te doy el tiempo de los tiempos
Dono el tiempo a los templos

Niña reptante en la arena
Mis ojos son tus hojas
El bosque se torna añil
Azul presencia de ave ausente
Eres nadja y soldada de plomo
Ni eres humana ni sabes nada
Sos dervi-che girándula

Sean más de diez los de/dos
Que me desnudan cada noche
Pues Ella es Legión
Y la primera inocencia

En el prado que late y arte arde
Tu poema mayor
Allí donde Todo comenzara
Con una brizna de hierba menor
Desde el yermo por escribir
De tus entrañas mujer salina

Nadadora eres dorada
Y yo le dije
Ven a mí y escribe
Tus santas escrituras
No tu vida
Vívase así desde la escritura
SEA ASÍ el pez/santuario
Y el pato/gaviota
Bajo tus buenos y malos aires

Confirmamos:
En las rocas maravillas
Tu primer y último verso
Se ha dicho y se calló siempre
Lo nombran misterio y dios
Porque una vez danzamos inmaculados
Y luego danzamos maculados
Danzamos porque la vida nos danzó
El misterio laico que nombramos
En las cifras de tu piel sabia
LA ÚNICA SAVIA

Pronto has de cerrar el Bar
Oigo las primeras notas del piano
Sabemos: na ce rás RA Lilit
Con tus gabyllas de sol y verbos

Yo he abierto el templo
Los ángeles fuman su tiempo
En las esquinas invisibles
De tus letras por/venir

Creemos en tus cenizas
Ora pro nobis
Fraguamos gabyllas
A tu espera fumamos.

 

_________________
Contacto con el autor: saladealas[at]yahoo.es

Info Ilustración poemas: Matta, Roberto - Surrealismo en roca 04 detalle by Rodrigo Fernández - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

 

 

Sumario del presente número de Mar de Poesías:
 

ABDUL R. MEMON ALFREDO VAEZA ÁNGEL BARCELÓ ANTONIO LÓPEZ MEDINILLA ARIANNA CASTAÑEDA ARNALDO SEJAS AVELINO GÓMEZ CARLOS JURIC CARMEN GARRIDO CAROLINA HODGSON FEDORA VEGA IAGO CHOUZA JORGE CUÑA JOSÉ LUIS Gª. HERRERA JUAN CARLOS VÁSQUEZ MAMEN MORUNO MARIO MELÉNDEZ MARTÍN LUCÍA MIGUEL ÁNGEL ONTANAYA NATALIA BARROS NOEL PRATO NORMA NAVA OPHIR ALVIÁREZ ÓSCAR PORTELA ROXANA PALACIOS SALOMÓN VALDERRAMA SARY OLIVA SUSANA GIRAUDO TEODORO FREJTMAN

 


Separata publicada con el nº 22 de la Revista Almiar (Margen Cero™) - junio/julio de 2005
ISSN 1695-4807 - Margen Cero™ es socio fundador de A.R.D.E.
  Derechos reservados por los autores - Aviso legal

 


  Compartir