Cándido Sanz Gil

Negra de marea negra,
aunque digan lo contrario



Y dirán que no ha pasado nada
pero todo esto es negra de marea negra.
Negro sin salida
Negro muerte
Negro profundo e irreversible.
No hablo de los negritos del África oriental
Ellos siguen comiéndose su hambre
con arroz prestado.
Hablo de Arousa negra.
Hablo de las Cíes negras
de Corcubión
de partes de Galicia muertas para siempre.
Hablo de lo más negro de la manera negra
que apesta desde los despachos más grises.
Hablo del silencio y la mentira
de unos cuantos
mientras los demás parten sus brazos
entre rocas y arena negra
contra peor de las mareas negras.
Hablo de cazadores cazados
que necesitan lentes para cerca.
Hablo de agua salada
mezclada con la mayor de las negruras
y las lágrimas más sinceras.
De un pueblo milenario
de un pueblo que siempre se mojó los pies para comer.
Palabras negras y cortas
palabras que no devolverán ni el blanco de las olas
ni la vida muerta cubierta de negro.
Negro de la mayor de las mareas negras.
Y dirán que no ha pasado nada.
Dicen que nada ha pasado.
Todo negro.
Y la luna al fondo gimotea en silencio.
Y los amantes pararon en sus gemidos.
Y los barcos caminarán por las carreteras.
Todo negro.
Y seguirán diciendo que no ha pasado nada.
Pero en la memoria de nuestros recuerdos
en los silencios de nuestras palabras.
Esta marea negra, la mayor de las negras mareas
se pegará a las suelas de nuestros zapatos
de nuestros deseos, de nuestros recuerdos
para siempre.




ILUSTRACIÓN POEMA: Pedro M. Martínez ©


CÁNDIDO SANZ, participa en la página
Te regalo la luna:
http://usuarios.lycos.es/teregalolaluna/
Contactar con el autor: kant1[at]ozu.es



Volver al índice de este número

Revista Almiar - ISSN 1695-4807 - Margen Cero™ (2003) - Aviso legal