Antonio Alfeca

El regreso


Al cielo se fue,
está en el cielo,
en el alambique
de los misterios,

buscando otra
sed de eterno
por los escalones
leves del sueño.

Volando se fue, volando
sin una brizna de viento,
abriendo un canal muy largo
donde se cumplen los huesos.

Se fue, se fue
casi sin quererlo,
huyéndosele la vida
de los puños a los dedos
con una tupida lluvia
que reivindica otro aliento.

Se hacía cada
vez más espeso,
a inertes pedazos
cayendo, cayendo.

Quería ser niño
haciéndose viejo
mediando la espera
de un solo momento.

Mas ahora está allí
donde ya no hay más tiempo,
de su propia luz
hacia la luz, ajeno.

_______
Del libro Definitiva nube




MENS SANA

Escala por los anaqueles la vasta
leyenda que nos guía. Fíjate,
la hiedra serpea por el sinsentido:
nada explica y por doquier traspasa.

Pasa tras los hechos sembrados
de mortales palabras, tras el doblez
de la tierra cosida, de hombres deshojados
y érebos, y perreras, y oscuros cajones.

Por entre los claros de su hojarasca
chirría una prole de locos
más o menos egregios, desde nidos
tronzados por huracanes.

El corazón vegetal propaga
su sangre obtusa e impenetrable.
¿Y la luz del sol? ¿Y el claro de luna?
¿Y el amor eterno?

Bah, eso son mamadas.

________________
Del libro Poemas para nunca




../ANTONIO ALFECA es un escritor sevillano, coordina la
sección Mar de Poesías de la Revista Almiar.


ILUSTRACIÓN: Pedro M. Martínez ©

Volver al índice de este número

Revista Almiar - ISSN 1695-4807 - Margen Cero™ (2003) - Aviso legal