Olga Muriega



Silencios


¿Qué hizo él, con los retazos
trozados jirones de cuarzo
que conformaban, entonces,
el dibujo incompleto de mi alma?
Sin apliques bordados de sol
ni dorados juguetes de emociones
mi alma sin terminar, pero mía.

Esencialmente envuelta, apretada
en vulgar papel blanco, húmedo
para siempre de gotas saladas
fui dejando en brazos de sus silencios
hermosos payasos con trajes de letras
testigos estériles, para respuestas sin vida.

¿Qué hizo él con el aroma de cada herida
de cada palabra, de cada raíz al sol
de mi alma sin revoque, pero mía?

Un insomne rayo plateado me iluminó
navegaba la oscuridad de la nada
destino de pirata, intenté el rescate
de tesoros valiosos, recuerdos de sangre
cartas marchitas, perdidas, sin voz.

¿Qué hizo él con la guerrilla de mis manos
con la energía radiante de demanda
como andanada de dudas escarchadas?

Refugió los luceros nocturnos
de un amor único, por una vez, única
mago de fuego, empalideció el brillo
de las fulgurantes escenas de su historia.

Silencios rehenes, ahogados en gritos
se adhieren en la piel, rasgada de dardos
verdades sin luna, plateado ballet de crueldad
no admite al ensueño volando milagros.

¿Qué hará él con tanto amor con alas
de mariposas azules, atrapadas en un estante?
¿Qué haremos los dos para impedir o alentar
el aluvión de sentimientos en suicidio?




Contactar con la autora: opmuriega[at]arnet.com.ar

ILUSTRACIÓN: Pedro M. Martínez ©



Volver al índice de este número

Revista Almiar - ISSN 1695-4807 - Margen Cero™ (2003) - Aviso legal