Jesús Urceloy



Por las horas celestes, de lujo vespertinas,
educado al azar de una audiencia incorrecta
donde quien ama escribe que hay rosas y hay espinas

ronda esta voz sin miedo, porque el miedo no afecta,
ondas sin mal de altura, ondas de sed candente,
moléculas que al alma son música perfecta.

Aquí escalando el cuerpo desde la boca ardiente
rotas las cuerdas, lleno de abismales honduras,
troca su fe en la historia por oculta, valiente.

Y en el silencio cómplice que son las ataduras
necesarias del hombre, donde ajena es la suerte
el hombre se hace boca, y en palabras se vierte.

Zócalo que a la noche deja a la noche a oscuras.



Jesús Urceloy

JESÚS URCELOY, poeta madrileño, ha publicado Poemas eróticos, Libro de los Salmos y La profesión de Judas. Ha aparecido en las antologías: 100 sonetos contemporáneos, Feroces y La Voz y la Escritura. Ha sido traducido al portugués (Poesía espanhola anhos 90) y ha sido seleccionado para la Antología de poetas nacidos en los 60. Codirige la Revista Literaria Ariadna-R.C. y es profesor de poesía en el Taller de Escritura de Madrid (http://www.tallerdeescritura.com/).

RECUERDO Y AGRADECIMIENTO: Este poema acróstico me lo dedicó Jesús en el curso de una lectura poética en el Café Libertad 8, de Madrid, el pasado día 14 de enero de 2003. Para mí fue una satisfacción y una gran experiencia poder leer en este café y conocer las tardes poéticas que él organiza todas las semanas.
¡Gracias, amigo Jesús!

Pedro M. Martínez



Volver al índice de este número

Revista Almiar - ISSN 1695-4807 - Margen Cero™ (2003) - Aviso legal