Índice de artículos y reportajes

Relatos

Música en Margen Cero

Poesía

Pintura y arte digital

Fotografía

¿Cómo publicar en Margen Cero?

Contactar con la redacción

Síguenos en Facebook

Página principal






Delicioso perfume
Karina Sacerdote


«Que el sol vuele en mil pedazos, que todo sea hielo blanco, muy blanco..., muy blanco...».

Repetía, y de a poquito se apagaba su voz, dejando tras de sí un murmullo, luego un susurro leve, muy suave, hasta que ganara el silencio y lo reinara todo.

Perduraba en su retina la imagen de aquel hombre. Ése que le dio esperanzas, que la despertó a la vida; quien la hiciera refugiarse en la locura, quien quitara la pizca de sensatez que tambaleaba en su cerebro.

El encuentro fue en el pasillo de los consultorios externos del hospital para enfermos mentales. A la espera del turno leía y releía los carteles de los muros. Él se aproximaba antecedido por un enorme escobillón. Altísimo, erguido, minucioso, recopilando paso a paso papelitos y polvo.

Cansada de la espera alzó la vista y se topó con sus ojos, no supo si eran verdes, azules o pardos. Él continuó camino, y cuando estuvo a su lado murmuró sin detenerse: «delicioso perfume...».

Las entrevistas con el psicólogo se convirtieron en la razón de su existencia. Soportaba el análisis tan sólo para ver al hombre de pijama a rayas, que barría lentamente, no solamente la mugre del hospicio, si no también sus soledades.

«Delicioso perfume...», decía al pasar a su lado y una sonrisa se le dibujaba en los labios. Delicioso perfume se impregnaba en su alma, perfume a ella misma, desnuda de fragancias, aroma único y suyo.

Ella esperaba un avance, quería más que dos palabras, deseaba conocer un nuevo vocabulario en la voz profunda de aquel extraño.

Un día, él se sentó a su lado. Las miradas se enlazaron como cadenas de hierro fundidas.

—El sábado, aquí en el hospicio dan una película francesa, sería un honor para mí, hermosa dama, gozar de su compañía...

—El sábado... —contestó absorta por aquella mirada.

—No existe el tiempo, mi señora, cuando es dulce la espera..., a pesar de ser martes..., en unos instantes, será sábado...

Siguió su marcha por el inmenso pasillo, ella lo contemplaba alejarse, esperando que el instante pasara.

Nunca supo de qué trataba la película, el roce continuo de sus brazos la transportaba más allá del éter.

Deseaba más que nada sentir su piel, desahogar su agonía de deseos en aquellos labios, entregarle sus aromas, disfrutar de sus manos, la geografía de su cuerpo esbelto y sensual, saciar su sed de pasión, danzar entre sábanas de seda. El fruto prohibido del deseo carcomía su carne virgen, líquidos de amor emanaba su cuerpo cálido. El imán de su antojo lo atrajo al fin, y sus bocas temblorosas se empaparon de alientos, danzaron las lenguas enardecidas y las manos exploraron los misterios. Un delicioso perfume traspasó la pantalla y los amantes de la película también se besaron.

Al encenderse las luces, se marcharon hacia el parque del lugar. Promesas y juramentos de amor treparon por las ramas de los robles y saltaron hacia el cielo adormecido.

La cura de todos sus males había sido descubierta, en instantes sería martes aunque el calendario se empecinara en anunciar domingo.

Él pasa a su lado sin mirarla, como si lo hubieran exorcizado del delirio que los unía...

Una mujer está sentada al otro extremo del banco en el largo pasillo del hospicio. Con la vista fija en la extraña que también lo mira, sigue su paso y le murmura sin detenerse: «Delicioso perfume...».

Testigo de todo, no puede evitar suplicar desde entonces, un manto de nieve que mate de una vez por todas, la realidad y la vida carentes de aromas.

«Que el sol vuele en mil pedazos, y que todo sea hielo blanco, muy blanco..., muy blanco...».

Sentada en un rincón, meciéndose incansable con la mirada fija en nada, repite para olvidar, para apagar el fuego encendido; para cubrir con destemplanza lo ocurrido aquel martes; para recuperar la cordura, para depurar la sobredosis de veneno que él le inyectara, o morir de una vez por todas.

____________
CONTACTAR CON LA AUTORA: anirakar2002(a)hotmail.com

ILUSTRACIÓN RELATO: Fotografía por Pedro M. Martínez ©