Índice de artículos y reportajes

Relatos

Música en Margen Cero

Poesía

Pintura y arte digital

Fotografía

¿Cómo publicar en Margen Cero?

Contactar con la redacción

Síguenos en Facebook

Página principal






Tres secretos

Lola Otárola


Tía Estela, ¿te cuento un secreto? El mejor secreto, es no contarlo. Al oír aquella respuesta, la niña puso cara de no entender nada. Mientras la columpiaba en el jardín de los abuelos le dije que algún día lo entendería. Secretos. Mi vida ha estado marcada por ellos. Con siete años, no podía entender cómo mi hermana Silvia, de nueve años, se hartaba de chocolatinas y caramelos, y encima le sobraba dinero para ir al cine el domingo por la tarde. Yo no comprendía porqué a ella con los cinco duros que nos daba nuestra madre, le sobraba, y a mí apenas me alcanzaba. Es que tengo un secreto, me repetía siempre Silvia cuando yo quería alargar como ella mi paga. No te lo puedo contar pequeñaja. No me hizo falta que me explicara nada. Lo entendí todo cuando la atrapé con una aguja de tejer agrandando la ranura de mi hucha, y sacando limpiamente lo que tanto esfuerzo me costaba reunir cada semana. Esta fue la primera lección sobre los secretos, que me dio la vida.

Cuando a los dieciséis años conocí en agosto a un muchacho rubio y de amplias espaldas, que me recitaba poemas de Neruda, que me llevaba cada noche al cine de verano, nunca se lo debí decir a la que yo creía mi mejor amiga, de infortunado nombre Virginia. Como una boba le hablaba de Alejandro a todas horas. De lo bueno que era, de lo galante, de lo bien que bailaba, de lo rápido que me pasaba el tiempo junto a él... De tanto contar, hasta le conté que tenía una motocicleta, con la que insistía llevarme a donde terminaban las últimas casas del pueblo. Decía que, desde allí, se oteaban unas vistas preciosas; sobre todo por la noche, con un cielo estrellado inolvidable. Yo era una chica decente, y de ninguna manera dejaría que fuera mancillado el buen nombre de la familia. La segunda lección de mi vida fue saber que Virginia y Alejandro fueron descubiertos por mi hermano y sus amigos en las eras, a pocos metros del puente de la vía férrea, a la salida del pueblo. No se habló de otra cosa en aquella temporada. Mi corazón se rompió en mil pedazos. Otra vez recordé la importancia que puede tener un secreto. Algo que olvidaría otra vez años después.

Estando empleada en la sucursal de un banco conocí al que, desde luego, era el hombre de mis sueños: un hombre bien plantado, moreno, de rasgados ojos negros. Yo misma, con la mejor de mis sonrisas, abrí en su nombre una cuenta corriente, en la que ingresó una gran suma de dinero. Sus visitas por el banco fueron más continuadas en las siguientes semanas. No me podía creer cuando, con disimulo, me dio una pequeña tarjeta con su nombre y número de teléfono. Al día siguiente temblaban mis manos cuando marcaba el número telefónico del guapo galán. Casi me desmayé al oír su voz. No sabía cómo, pero tenía una cita para el día siguiente con aquel cliente. Después siguieron más citas. Junto a Óscar recobré la ilusión de sentirme enamorada, aunque presentía que algún secreto guardaba. Un día, compungido, me confesó que había perdido muchas acciones en bolsa; que estaba al borde de la ruina. Sólo yo le podía ayudar. Necesitaba algunos millones del banco, que serían repuestos a la mañana siguiente y nadie se enteraría. Sólo ese favor para un cliente muy especial: la clave del ordenador. Jamás se sabría. No quería dejar escapar de mi vida a semejante hombre. Sin querer, los números secretos de la clave del ordenador central salieron de mis labios. Al instante, intuí que era un error más. Por otro secreto.

Lo mejor de un secreto es no contarlo. Volví a repetirle a mi sobrina, mientras empujaba el columpio con una triste sonrisa en mi rostro.




CONTACTAR CON LA AUTORA:

lola_otalora[at]hotmail.com


ILUSTRACIÓN RELATO: Huchacerdito2, By MarisaLR (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons.