Volver al índice de la Biblioteca

Página principal

Música en Margen Cero

Poesía

Pintura y arte digital

Fotografía

Artículos y reportajes

Radio independiente

¿Cómo publicar en Margen Cero?

Contactar con la redacción

Síguenos en Facebook





El Hada
_____________________
Jéssica de la Portilla Montaño

Hace varios años encontré un hada en mi jardín. Dijo que era un hada del amor, que me traería buena suerte, que sólo tenía que hacerme cargo de ella mientras pasaba el invierno. Acepté. Pensé que sería sencillo, como cuidar de una catarina o de una luciérnaga. Le mostré una cajita dorada con forro de terciopelo, pero ella prefirió habitar un frasco de mermelada de fresa. Cumplí su deseo. La dejé en un recipiente que en realidad parecía una burbuja sin tapa. La cubrí con hojas de manzanilla para darle calor. Cada mañana la veía limpiar sus cuatro alas con infinito cuidado. Por las noches me contaba historias sobre sirenas y otros seres desconocidos. El hada no abandonó su nuevo hogar ni un solo instante. Los primeros días se alimentó con pétalos de rosas que yo le daba, pero de pronto dejó de prestarles atención. Ya no se limpiaba por las mañanas; sus alas se cubrieron con un fino polvo plateado. El hada comenzó a entonar canciones tristes por las noches, canciones que me hacían tener sueños tristes también. El hada iba perdiendo color. Sus alas rosa y azul tornasol se volvieron blancas. Pensé que el invierno era el culpable de que mi hada se fuese volviendo cada vez más transparente, pero justo el día antes de que comenzara la primavera vi que mi hada estaba muerta. Utilizó una telaraña como soga, se la ató al cuello y apretó el minúsculo nudo corredizo mientras yo dormía. Miré al hada. Ella yacía inmóvil en el fondo de un frasco de mermelada de fresa. Yo no sabía que tenía que cuidarla de ella misma... De sus ojos en blanco brotaban lágrimas que el aire volvía cristal y que el piso rompió al estrellarse contra ellas. Le arranqué las alas poco a poco para conservar al menos un recuerdo de ella y enterré a mi hada en el jardín, bajo un arbusto marchito, justo en el mismo lugar donde la había encontrado tan pocos meses atrás. El día que mi hada murió, dejé de creer en fantasías. Las hadas no existen. Jamás volví a encontrarme otra.


________________________________
JÉSSICA DE LA PORTILLA MONTAÑO
, es una autora mexicana.

Sin @ para evitar el spam
gina(at)ginahalliwell.com
PÁGINA WEB DE LA AUTORA: http://todomepasa.com/blog/

ILUSTRACIÓN RELATO: Little-Fairy-Girl, By Janny Sandholm [see page for license], via Wikimedia Commons.