ALMIAR

Margen Cero







Finalista

Premios


1.º PREMIO: En aquel entonces (Moisés Sandoval Calderón)

2.º PREMIO: El lorito tonto (Lourdes Aso Torralba)

3.º PREMIO: Fin de viaje para Desiderio Tackeray (Antonio Tudela Sancho)


Accésit

- Cata de hombría, un cuento de machos (Liliana María Ferrero Pardo)

- El hijo (José Antonio Repeto González)


Finalistas

- Folio en blanco
(Juan C. Fernández León)

- Momentos de escuela (José M.ª Casquero Vega)

- Atmósferas I
(Norma Aristeguy)

- Tedio final (Francisco J. José Viola)

- La plancha voladora (María del Carmen Guzmán)

- Títulos de crédito (Adrián Ramos Alba)



LA REVISTA ALMIAR (MARGEN CERO) ES MIEMBRO FUNDADOR DE LA ASOCIACIÓN DE REVISTAS DIGITALES DE ESPAÑA (A.R.D.E)

» ¿Cómo publicar en la Revista Almiar?

» Síguenos en Facebook

» Autores publicados

» Biblioteca de relatos







Momentos de escuela

_________________________
José M.ª Casquero Vega


Ese miércoles era el último día del curso escolar y había acudido a recoger al nieto. Mi hija y su marido habían resultados agraciados con el segundo premio de la bono-loto y se habían dado el capricho de viajar a las islas Seychelles durante los tres meses del verano así que yo, tan habituado a la viudez y al calor como a realizar labores de canguro, no puse ningún reparo en hacerme cargo del crío.

Total, que ya estaba, como la mayoría de los padres y canguros, atrincherando la puerta de salida del colegio cuando veo salir corriendo a Carlitos, le hago una señal pero para mi asombro un tipo sale a su encuentro, le abre los brazos y el niño se aúpa a ellos como si conociera a aquel desconocido de toda la vida y no le intimidara lo más mínimo. Casi al mismo tiempo, y sin posibilidad de reacción, advierto cómo un niño que evidentemente no es Carlitos, corre hacia mí gritando «abuelo, abuelo» y yo, que si algo rezumo es lerdez en la perspicacia, abro los brazos y le aupo hasta mi pecho. «Pensé que ya no vendrías», me dice el niño a la vez que me planta un beso en la cara. No es que sea más feo ni más guapo que Carlitos, ni que a fuer de ser sincero pese unas cuantas arrobas más que él, sino que franca y tajantemente no es mi nieto y yo, indudablemente, necesito una explicación. «¿Y tu madre, no ha venido a buscarte, rico?», le pregunto por ver qué pasa. «Jo, abuelo —dice el niño fastidioso—, ¿es que ya no te acuerdas que se ha ido de viaje con papá?». Evidentemente todo me parece una broma así que dejo al niño en el suelo y tratando de ser lo más franco posible con él le explico la situación: «mira salao —le digo—, tú no eres mi nieto Carlitos así que habrá que buscar a tu madre o a quien haya venido a recogerte, ¿entiendes?». Entonces giro la cabeza tratando de localizar a Carlitos y al tipo que lo retiene pero en la puerta del colegio ya no queda casi nadie y no hay ni rastro de mi nieto ni de su hábil secuestrador. Para colmo el niño comienza a llorar y a berrear alegando que él sí se llama Carlitos y preguntándome si ya no le quiero como antes, de modo que tratando llamar la atención lo menos posible le cojo de la mano, pongo cara de pasmado y le digo que no me haga caso, que por si no se ha dado cuenta yo soy muy chistoso cuando me lo propongo y sólo he querido gastarle una pequeña broma.

De todo esto ya han pasado tres semanas y el niño, quien insiste en llamarse Carlitos, el muy puñetero, no da muestras de extrañar su casa, sus juguetes ni su pitanza. Es un niño realmente sereno que elude las matemáticas y disfruta con el lenguaje y las ciencias naturales, igual que el otro Carlitos, mi nieto, el que se llevó aquel tipo extraño.

Yo, la verdad es que he pensado muchas cosas desde entonces. De un lado es obvio que debería haber recurrido a la maestra o a la directora del colegio: ellas habrían sabido decirme quién es este niño y dónde está pasando las vacaciones mi nieto pero el colegio está cerrado hasta septiembre así que por ese camino, nada de nada. De otro lado pensé en la policía, pero soy un tipo temeroso y me arrepiento de todo sin proponérmelo. Además, qué clase de secuestro iba a denunciar si yo mismo he acogido en mi casa al niño de otra familia. «El secuestrador secuestrado», me habrían bautizado y el solo hecho de pensar en ello me causa una enorme congoja. Por lo demás podía haber acudido a la puerta del colegio y esperar que la persona que se había llevado a Carlitos cayera en su error y actuara como yo pero dejé pasar los días y ahora no es cuestión de rondar la puerta día sí y día también, vamos, creo yo.

Como es lógico, no dejo de darle vueltas a lo que dirán sus padres cuando vean a este niño que si alguna evidencia tiene en común con Carlitos es meramente su nombre. Donde aquel era una astilla éste es un tarugo que engulle la comida igual que una lima. Eso sí, es más despierto y obediente que el otro y supongo que algún truco se me ocurrirá para obligarle a que practique más deporte y aprenda la lista de los reyes godos, que es algo que Carlitos tenía asumido y de lo que no cesaba de alardear. Por mi parte, a mi edad, es ya difícil temer alguna represalia. Por intento de secuestro supongo que no me veré implicado y si así fuera, siempre puedo poner cara de circunstancias y dejar que mi yerno, quien sé de buena mano que me tiene ojeriza, certifique una demencia senil o algún principio de Alzheimer, que es algo que como coartada me importa un pimiento y que como atenuante queda la mar de bien.


________________
JOSÉ MARÍA CASQUERO VEGA,
es un autor que reside en Santurtzi (Vizcaya - España).
guillermocox[at]yahoo.es

ILUSTRACIÓN RELATO: Thought Bubble Comics, By EnEdC [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html), CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/ licenses/by-sa/3.0/) or CC-BY-SA-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5-2.0-1.0)], via Wikimedia Commons.




PINTURA / LITERATURA / FOTOGRAFÍA / ARTÍCULOS / PORTADA

Separata publicada con el n.º 34 de la Revista Almiar
(junio-julio de 2007) - Margen Cero ™
Web diseñada para IExplorer - Aviso legal