PRINCIPIOS DE COMPOSICIÓN
FOTOGRÁFICA EN EL CINEASTA
(II)

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS: CARLOS FERNANDO RODRÍGUEZ B. ©


(Pág. anterior)

El conflicto existiría cuando una línea vertical choca con una diagonal u horizontal en un ángulo opuesto, cuando una forma triangular alterna con una circular, cuando un volumen cilíndrico entra en pugna con un volumen cúbico y en una escala opuesta, cuando hay zonas de luz que se ven interrumpidas por áreas en sombra para volver a la luz, cuando un objeto se encuentra en primer plano y al fondo vemos que interactúa otro elemento de interés o un color se ve interrumpido por uno diametralmente opuesto en el círculo cromático.

Pero además hay otros niveles de conflicto que implican a la fotografía en su razón de ser como arte. El encuadre mismo ya es un conflicto con el objeto a fotografiar porque es un fraccionamiento de la realidad, es un desmembrarlo de su contexto y dejarlo solo como núcleo significante. Existe conflicto entre el artista y su idea para encontrar el camino más adecuado para expresarla; igualmente entre el artista y la técnica que va a usar, en el caso de la fotografía su cámara, la óptica escogida, la película, los diafragmas y velocidades como también el sistema de revelado, impresión y exhibición de su trabajo. El tema y el espectador entran también en conflicto y desde el momento en que él lo recibe se puede ocasionar una pugna.

Al nivel de la percepción, una obra que contenga una especie de conflicto visual genera mayores puntos de interés y podría ser más atractiva para quien la observa, pero aun así no puede desligarse de las leyes generales sobre el equilibrio y la distribución del espacio que permita que la observación no sea confusa o agotadora. A menos que ése sea su propósito.

LA IRREGULARIDAD

Otro de los elementos sobre los cuales Eisenstein construyó sus obras cinematográficas fue el principio de la Irregularidad, sustentada en los postulados de varios artistas modernos. La irregularidad es la preeminencia del autor frente al material que tiene enfrente, es su opinión personal frente a las formas de la naturaleza. Citando a otros teóricos resalta:

«Los más grandes artistas como Miguel Angel, Rembrandt, Delacroix, todos, en cierto momento del clímax de su genio, hicieron de lado, como quien dice, el lastre de la exactitud tal y como fue concebida por nuestra razón simplificadora y nuestros ojos ordinarios, con el fin de obtener la fijación de ideas, la síntesis, la letra pictórica de sus sueños».

Recoge las formulaciones de dos artistas experimentales del siglo XIX sobre la Irregularidad: Renoir propuso:

«La belleza de toda descripción encuentra su encanto en la variedad. La naturaleza aborrece el vacío y la regularidad... La regularidad, el orden, el deseo de perfección (que siempre es una falsa perfección), destruyen el arte... La irregularidad es la base de todo arte».

Y Baudelaire escribió en su diario:

«Aquello que no está ligeramente distorsionado adolece de una falta de atractivo considerable; de lo que se deduce que la irregularidad, es decir lo inesperado, la sorpresa, el asombro, son una parte esencial y una característica de la belleza».

Es dar énfasis a la expresión a través del uso autónomo de las reglas formales y de la llamada armonía, es huir de la representación natural y «realista» para llegar a un grado casi expresionista de la imagen.

CONCLUSIÓN

Para las artes visuales modernas la presencia de Eisenstein continúa siendo importante pues sus concepciones sobre el conflicto permanente que debe albergar la obra se ha convertido en una herramienta vital para la construcción de los mensajes publicitarios y de mucho del cine contemporáneo. Su teoría sobre el montaje de atracciones es materia obligada en cualquier academia importante de artes cinematográficas o audiovisuales y el principio de Irregularidad ha penetrado prácticamente la totalidad del arte contemporáneo, aunque él no sea su único mentor.

Su teoría generó obras que aun hoy pueden considerarse de gran vigencia en su nivel de construcción, aunque en su tiempo fue acusado de excesivamente formalista y pagó con el aislamiento del ejercicio cinematográfico en su país.

En el ámbito de la fotografía, estos dos principios, el Conflicto y la Irregularidad, plantean parámetros que sin contener normas específicas y dogmáticas nos dan una concepción incluso filosófica de cómo asumir la imagen y la actividad artística en nuestro tiempo.


______________________________

PÁGINA PRINCIPAL /
FOTOGRAFÍA
/ TRIANA / RED SOCIAL
RADIO INDEPENDIENTE
/ POESÍA / CUENTOS DE INTERNET /
ÍNDICE DE CUENTOS / REPORTAJES
/ PINTURA Y ARTE DIGITAL
____________________________________
Revista Almiar - Margen Cero™ (2002) / Aviso legal