Era esa hora indefinida, el momento quizás adormecido,
esa hora que tan pocas veces disfrutamos,
la del mágico espíritu del instante vivido,
el momento que sin esperar, anhelamos.

La hora mágica de la pluma del escritor, inmersa
en ese café inspirador que agotado y dulzón, ya no humea.
Entonces, la mirada escapada se enreda en otras escenas,
y el oído, distraído, oye tu nombre.

Entonces ya no es jamás la hora indefinida,
sino aquélla en que todo se define,
y conviven la pluma, la magia y el café,
ésa en que todo cobra sentido, como tu nombre.

   
 

La hora indefinida
Fernando Mollá

ÍNDICE DE ESTOS POEMAS

PÁGINA PRINCIPAL l FOTOGRAFÍA l TRIANA l RADIO INDEPENDIENTE l POESÍA l REPORTAJES
Revista Almiar (Madrid; España) - MARGEN CERO   (2003) - Aviso legal