Encuentro Casual

José Miguel Sanfeliú

  

Iba en mi coche cuando vi a la chica que caminaba por la acera, morena, delgada, vestida con un ajustado mono negro y calzando botas de media caña. Al adelantarla, me giré para verle el rostro y éste me resultó familiar, así que realicé un breve repaso por mi memoria, hasta que llegué a la conclusión de que aquella chica era una prima mía, una prima con la que compartí felices días de infancia y a la que luego no volví a ver, a veces suceden estas cosas en las familias, y aunque estuve a punto de pasar de largo, decidí de pronto detenerme y ofrecerme a llevarla a su casa y preguntarle qué había sido de su vida en todos estos años en los que no nos habíamos visto. También a ella le costó reconocerme, pero por fin dijo que me recordaba, lo dijo como despistada, y me dio dos besos sin tino y subió a mi coche.

Me dijo que vivía sola, que buscaba trabajo y que le gustaba pintar, pero no me contó mucho más, y su voz sonaba desvaída, como si se encontrase al borde del bostezo. Nos llevábamos al menos siete años, así que yo guardaba más recuerdos que ella sobre los veranos de infancia que compartimos, de modo que no tardé en evocar aquellos tiempos y hablarle de cuando era niña, una niña tímida que apenas hablaba con nadie y siempre iba pegada a las faldas de su madre. Y le recordé que era un poco llorona, me reía al decir esto, y que me gustaba hacerla rabiar cogiendo sus muñecas y escondiéndolas por cualquier parte.

Sí quieres te la chupo por dos mil dijo de pronto.

Quedé mudo, sorprendido, se secó mi garganta, la miré de nuevo y me fijé en sus ojos semi entornados, en su palidez extrema, su expresión abobada...

Niña fue lo único que atiné a decir. ¿Qué es lo que te ha pasado?

 


Fotografía: Pedro M. Martínez
©2004 Todos los derechos reservados


CONTACTO CON EL AUTOR


 


 

PÁGINA PRINCIPAL l FOTOGRAFÍA  l TRIANA l
RADIO INDEPENDIENTE
l POESÍA l REPORTAJES

Revista Almiar (Madrid; España) - MARGEN CERO   (2004) - Aviso legal