gabriel impaglione

POEMA N.º 4


No vengo de páramos surcados por vientos afilados

e incandescentes huecos.

Caminaba desde la orilla del mar

y como las alas,

seguía la ruta del polen,

la primavera servida.

No pertenezco a piedra volcánica

ni llevo encima tanta arena caliente,

ni sed rajando piel como tierra muerta.

Podría alcanzar con estirar mi brazo

la uva de su risa,

el zumo de su arremolinada vocación oceánica.

Ocurre que a destiempo salto desde el hombre que fui

a esta altura de fósil no revelado y entre las horas

que ruedan y se quiebran pasa un solo camino

que aún no encuentro.
 

 

CONTACTAR CON EL AUTOR: impaglioneg[at]yahoo.es


       

FOTOGRAFÍAS: Pedro M. Martínez ©

 

PÁGINA PRINCIPAL / FOTOGRAFÍA / TRIANA / RADIO INDEPENDIENTE / POESÍA / REPORTAJES

NOTA: Estas páginas se publicaron originalmente en: http://members.es.tripod.de/margencero/

Revista Almiar (Madrid; España) - MARGEN CERO™ (2001) - Aviso legal