gabriel impaglione

 

 

 A Paloma

 

Amo a esa mujer que llega en puntas de pie
para encender los sueños. La amo aún y sin tenerla.
Se anuncia su territorio de banderas en el aire.
¡Hay tanta ternura en su agitación de luz!
Sus huellas poema me llevan a ella y la amo.
Amo la lluvia de siesta de su boca cuando calla,
su pelo agitando el desordenado latido del aire.
Sus ojos anunciando la gloria del reencuentro.
Amo sus manos alzando alas infinitas, su cuerpo
bandeja sirviendo texturas de frutas en sus zumos.
La amo, amo a esa mujer que espero a tientas,
entre su voz de acurrucada luna adormecida
y mis dedos urgentes y su piel de tregua.
Entre ambos un rumor destino sobre la ciudad,
latiendo nos llama como un niño solo.






 

 

 

No voy hasta ti.

De ti regreso

esperándote.

Salgo de tu piel

para abrazarte.

Voy

y vengo

a tu alrededor

y te celebro

y me ensancho

hasta ocuparte.
 

 

CONTACTAR CON EL AUTOR: impaglioneg[at]yahoo.es



       

FOTOGRAFÍAS: Pedro M. Martínez ©

 

PÁGINA PRINCIPAL / FOTOGRAFÍA / TRIANA / RADIO INDEPENDIENTE / POESÍA / REPORTAJES

NOTA: Estas páginas se publicaron originalmente en: http://members.es.tripod.de/margencero/

Revista Almiar (Madrid; España) - MARGEN CERO™ (2001) - Aviso legal