Cuando la magia
agoniza


Porque las luces y los brillos se apagaron

y están lloviendo cascabeles en mi cielo,

porque apenas hay siete colores,

apenas siete notas musicales

y el río no será mar aunque haga olas,

la magia es sólo una caja de ilusiones.

Pero no hay que llorar

por la inexorable finitud de lo muy grande,

que alguna vez el mago nos enseñó los trucos

y unos pocos tontos no aprendimos,

los que ahora usamos salvavidas

para no ahogarnos en lágrimas inútiles,

los que flotamos esperando hundirnos.

 

Y lentamente el dolor se va secando,

endureciéndose, cubriéndose de grises.

Sin hacer ruidos decidirá quedarse,

Elegirá el pecho para instalar su cuna.

Entonces parecerá llegar la última tarde,

el último frío, la última lluvia...

y será mejor la muerte indigna

que una vida con piedras en el alma.

 


Mª Luz Piñeyro


 

PÁGINA PRINCIPAL DE ESTE POEMARIO / NOVELA RÍO / FOTOGRAFÍA / TRIANA /
RADIO INDEPENDIENTE
/ POESÍA / REPORTAJES / REVISTA ALMIAR / RELATOS

Revista Almiar (Madrid; España) - MARGEN CERO   (2003) - Aviso legal