Volver al índice de Relatos 5

Página principal

Música en Margen Cero

Poesía

Pintura y arte digital

Fotografía

Artículos y reportajes

Almiar, en Facebook

¿Cómo publicar en Margen Cero?

Contactar con la redacción





FOTOGRAFÍA: Sylvia Gutiérrez Sánchez

La esperanza
_____________
Inés Calvo

Por la ventana abierta al verano entra la luna de julio. Las mujeres, todas de gala en sus mejores vestidos, esperan sentadas, sufriendo el calor agobiante.

La mayor parte de las mujeres son jóvenes; algunas pertenecen a la familia, otras han venido de muy lejos, todas son conscientes de la importancia del suceso. Guardan silencio no absoluto, porque los murmullos están permitidos, pero siempre suaves, rápidos, casi imperceptibles.

Las mujeres, todas serias debido a la trascendencia del acto, permanecen sudorosas dentro de un amplio salón marcando con sus asientos los límites, y de vez en cuando lanzan miradas, no muy directas, pero cargadas de intención, a la puerta cerrada tras la que deben estar transcurriendo los hechos. Y ahora mismo, siguen con los ojos la silueta rápida pero tranquila que se levanta y atraviesa la gran sala para desaparecer por unas escaleras hacia la planta superior de la vivienda. Esta figura, probablemente alguien muy vinculado a la familia de la novia, no quiere que las otras mujeres perciban su nerviosismo. Ya hace una hora que callaron los músicos, se apaciguó la gente y los invitados sabiamente distribuidos por su sexo, se relajan guardando fuerzas para la fiesta de luego...

Sí, la madre está inquieta pero disimula, porque son varias las lenguas malditas que esperan ver confirmadas sus calumnias. Aunque la novia ha sido sabiamente instruida sobre medidas a tomar ante cualquier contrariedad posible, siempre puede surgir algo imprevisto. A pesar de que ella, como buena madre, ha sabido preverlo todo, absolutamente todo. Las armas de la mujer son la previsión y la paciencia. Pero..., ¿y si han dicho la verdad las lenguas maldicientes...?

Siguen pasando minutos.

La madre dijo a su hija: «Nunca menos de tres cuartos, ni más de hora y media...». Así que el intervalo forzoso ha de ser breve. Frente a ella esperan las mesas servidas, los focos de colores, los regalos. Más arriba, charlando al frescor de la azotea bajo una jaima carísima, aguardan los hombres. Uno de ellos, abstraído, no habla, ni los otros quieren preguntarle. Al fin y al cabo, ¿a quién le importan esas cosas de mujeres, que ellas han de saber ocultarles? Beben té y bromean sobre temas banales.

Debajo la madre suspira angustiada, se seca el sudor y hace un esfuerzo para bajar las escaleras preparando la sonrisa que demuestre sin lugar a dudas una seguridad que no posee, gozando, erguida la cabeza, de sus últimos instantes de protagonismo frente a las otras mujeres, antes de que la releve la joven esposa que habrá de salir de la alcoba sujetando en sus manos la mancha sangrienta y triunfante...

Pasan los minutos.

Bajo la luna creciente de julio, el tiempo se ha detenido.


___________
CONTACTAR CON LA AUTORA: inscalvo[arroba]gmail.com

ILUSTRACIÓN: Fotografía por Sylvia Gutiérrez Sánchez © (Imágenes en Galería de Almiar).