Por José M. Jiménez *


Todo comenzó con una canción. La canción era Darling Nikki y se encontraba dentro de un disco de Prince, Purple Rain, que Tipper Gore había comprado para su hija de 12 años Karenna, cuando ésta le hizo notar que en dicha canción había una referencia a la masturbación. El escándalo de Tipper Gore no fue pasajero y decidió tomar cartas en el asunto.

En mayo de 1985 se formó el Parents Music Resource Center (PMRC). La asociación fue creada por Tipper Gore, esposa del ex-vicepresidente y futuro candidato a la presidencia norteamericana, Al Gore, junto con otras esposas de importantes congresistas y senadores como Peatsy Hollings o Ethelann Stuckey, constituyendo el comité de las llamadas «17 esposas de Washington» con el fin de educar a los padres sobre «la tendencia, cada vez mayor, en música hacia las letras que son sexualmente explícitas, excesivamente violentas, o que glorifican el uso de drogas y alcohol».

El PMRC se fundó gracias a la ayuda financiera de empresas como la cervecera CORRS y de instituciones religiosas, que habían participado activamente en la campaña electoral de Ronald Reagan, famoso ex-actor y presidente de los Estados Unidos que proclamó la revolución conservadora.

Para salvar las posibles acusaciones de actuar como censores, justificaron sus acciones en una utilización menos permisiva de las leyes sobre la obscenidad bajo la idea de que «la pornografía vendida a los niños es ilegal y en el hecho de que es simplemente el acto de una sociedad responsable que reconoce que parte del material puesto a disposición de los adultos no es apropiado para los niños». En realidad, el verdadero propósito era demostrar «la relación causal entre el rock y los problemas sociales tales como el aumento en las violaciones, el suicidio adolescente o los embarazos adolescentes».

Las posibles soluciones previstas por el PMRC fueron varias: La impresión de las letras de las canciones en las contraportadas de los discos, la sustitución de portadas lascivas y la supervisión de los programas de radio y televisión. Pero la idea principal era el acuerdo con las compañías discográficas para la utilización de una etiqueta de aviso en la portada de los discos informando del contenido sexual, violento o relativo a las drogas de las letras de los mismos. Según el PMRC, «era hora de poner fin a la deriva hacia la pornografía en el rock».

En septiembre de 1985, después de semanas de grandes presiones por parte del PMRC, el Senado comenzó una serie de audiencias para investigar el contenido pornográfico de las letras del rock. Frank Zappa, John Denver y Dee Snider, vocalista del grupo de heavy metal Twisted Sister, fueron los encargados de la defensa de los músicos. Antes incluso de terminar estas audiencias, el RIAA (Recording Industry Association of America) accedió a la idea de marcar o etiquetar los discos con la famosa pegatina con el mensaje PARENTAL ADVISORY, en aquellos discos que cumpliesen algunos de los requisitos solicitados por el PMRC en las letras de las canciones. Entre los artistas etiquetados destacaban un álbum instrumental de Frank Zappa, una reedición de un disco de Sonny Boy Williamson e incluso el artista francés Serge Gainsbourg.

No contentos con esto, el PMRC publicó una lista de quince canciones consideradas «asquerosas» por la asociación, a modo de ejemplo de lo que no debían contener las letras de las canciones:


V: para la violencia
O: por las referencias al ocultismo
D/A: por favorecer el uso de drogas o alcohol
X: por el contenido sexual


Judas Priest -- Eat Me Aliv --X
Motley Crue -- Bastard --V
Prince -- Darling Nikki --X
Sheena Easton -- Sugar Walls --X
W.A.S.P. -- (Animal) F-U-C-K Like a Beast --X
Mercyful Fate -- Into the Coven --O
Vanity -- Strap on Robbie Baby --X
Def Leppard -- High n' Dry --D/A
Twisted Sister -- We're Not Gonna Take It --V
Madonna -- Dress You Up --X
Cyndi Lauper -- She Bop --X
AC/DC -- Let Me Put My Love Into You --
X
Black Sabbath -- Trashed --D/A
Mary Jane Girls -- My House --X
Venom -- Possessed --O



Las labores censoras del PMRC no se quedaron en eso, llegando incluso a intentar imponer un impuesto especial para aquellos discos que entrasen en las clasificaciones de la asociación. En un principio, las compañías discográficas intentaron disuadir a los artistas en la forma de escribir sus canciones para que no cayesen en las listas del PMRC, pero el efecto en el público fue justamente el contrario: aquellos discos que contenían la etiqueta PARENTAL ADVISORY se convertían en éxito de manera inmediata multiplicando sus ventas y la fama de sus autores. Este hecho supuso el principio del fin del PMRC e incluso actualmente sus creadores se arrepienten de haber formado parte de la asociación. Finalmente se ha vuelto a demostrar que los intentos censores en cualquier campo artístico están condenados a fracasar.


___________________________
* Artículo reeditado en marzo de 2014 y mayo de 2017.



CENSURA DE MIERDA  |  DARLING NIKKI  PARENTAL ADVISORY EXPLICIT LYRICS  |  MÁS MÚSICA...


IMAGEN EN ARTÍCULO: Parental-advisory-explicit-lyrics, By RIAA (RIAA)
[Public domain], via Wikimedia Commons.


Publica tus obras en la red...


Revista Almiar - Margen Cero™ (2002) - Aviso legal