María del Mar Estrella

A FEDERICO


Federico García: cuánta gracia de paloma traslúcida y olivo
te amarró a las caderas de Granada
como un Guadalquivir de los suspiros.
Que saeta de menta, trasnochada, sobre los caracoles de martirio
pulso la pandereta de la Alhambra
y derramo gitanos, danza y vino.

Verde Federico
dorado García
Lorca rojo intenso
España de tierra.

En el Palacio del Pardo
un ángel insomne vela,
rosario republicano
le corona la cabeza.

Enredado a macetas y suspiros
duende travieso de los caseríos
en Córdoba lejano, en Madrid: hombre,
Federico García. Federico.

No hay catedral mas alta que tu nombre
ni pájaro más libre y más herido
tu poesía late en todo el orbe
como un gigante corazón marino.

¡Pezuñas sobre la arena!
El miura es un cuchillo
enfrentando las banderas
de tiranos y caudillos.

Mira cómo clava en ellas
boinas de luto y de frío
y cómo rugen las gradas
de valientes y vencidos.

Verde Federico
dorado García
Lorca rojo intenso. España de tierra.

En el Palacio del Pardo
el ángel, insomne, vela.
¡Rosario republicano
le corona la cabeza!


Contactar con la autora:
mariadelmarestrella[at]hotmail.com

Poemas de la autora en este número de Mar de Poesías:
Onomástica / A Federico / Amor América / Poeta total / Los dioses mutilados

____________________________________

 

Portada de estos poemas · Más poesía · Relatos · Artículos · Imagen
Revista Almiar - Margen Cero™ (2002) - Aviso legal