POEMAS DE INTERNET - Varios autores - REVISTA ALMIAR / MARGENCERO


    

TEJIENDO UNA RED
 DE POEMAS (I)

 

AUTORES:

José A. Pérez Valenzuela | Andrés Tirado | María Gabriela Cazzaniga | Ricardo Valladares Antúnez | Santiago Gil Estella | Adalberto Otero Wilson | Carmen E. | Raúl Heras Tomas | Mariana Manzi | Eliana Segura Vega | Carmen Flores Ramírez | Don Ramón de Almagro | Arnaldo Sejas | Daniel Orozco | Carmen L. Soto | Gustavo Peaguda Pérez | Miquel Segovia | Roxana Palacios | Isabel Herrero | Juan J. Sandoval Zapata | Antonietta Valentina Bustamante | Silvia Spinazzola | Juan Carlos Guevara | José Jordán | Freddy Peñafiel Larrea | Luis Alberto Mancilla | Sergio Kohan | Marisa Aragón Willner

____________________________

 

         Cuando el amanecer decae
mira el rostro de la vida
_________________________

José Alfredo Pérez Valenzuela
(escritor chileno)




Quizás la noche sea tibia,
las rosas tengan el aroma de una violeta,
el sol brille como a la luz de la luna
pero jamás esta noche se olvidará

Quizás esta noche sea especial
cuando tus pasos marchen sobre la tibia arena
de un inolvidable atardecer
cuando una estrella fugaz ilumine tu rostro

Cuando la voz se torne conocida
entregaré mi alma a tu corazón
soñando con tu rostro junto al mío
mientras encendemos la luz del amanecer

Mientras, quizás en un día, reventemos de alegría
quizás la noche sea tibia
recordando la primera vez que llegó
de improviso a nuestras vidas

Ojalá podamos sentir nuevamente
como si fuese la vez primera
que tu rostro esta junto al mío
sin olvidar una gota de alegría

Quizás la noche sea tibia,
quizás la noche sea especial
cuando la voz se torne conocida
podamos al fin poder amar.


 

El último beso
_____________________________

Andrés Tirado Pérez
Bogotá (Colombia)

Te prometí que éste seria él último beso,
En este abril,
Pero sé que no es verdad.

¿Cómo no besarte? Si, cuando mis labios besan tus labios,
Desaparecen todas mis preocupaciones,
La tristeza, la melancolía y la falta de fe
Se van de mí memoria y de mi cuerpo.
Te dije que no te besaría,
Pero es más grande mí amor, y estas ganas de
Morder tu boca, que mí promesa,
Te hice la promesa que tus labios jamás rozarían,
Nuevamente mis labios,
Hasta el otoño, hasta él ultimo atardecer,
Hasta el fin de mis días.

Pero la verdad no lo puedo cumplir, ya que dentro de mí,
Hay una fuerza más poderosa que mis promesas,
Esa misma fuerza hace que te bese,
Y sienta como sí desarrollara un éxtasis.

Déjame besarte nuevamente,
Sólo por hoy,
Sólo por mañana,
Sólo por mi vida.

Déjame callar tus palabras, y tú corazón con un beso,
Suave y lindo,
Tierno y amable,
Amor sincero es lo que sale de mis besos,
Dame un beso y cambiará mí vida,
Sólo un beso, y seré feliz por siempre.

¡Ya que tú eres mi quimera!
Mí paradoja,
Mí razón de ser,
Mí sueño y proyecto,
Mí camino y mí meta.
Por tan sólo un beso tuyo,
Bajaría la luna, y te la regalaría aunque fuera tan sólo mentira,
Ya que por un beso tuyo, daría la vida y mucho más...

___________________
Este poema fue leído en directo en el programa
«Al borde de la frontera» (Radio Carcoma, de Madrid), el día 20.06.2005
 


 

Lluvia
_____________________________

María Gabriela Cazzaniga

Se humedece a tu paso
hasta la hojarasca
la avaricia
            y la sed
abren paso
            a caracolas
de ánforas generosas. 

Mi huella se confunde
con limo
            y con azar.
Diluvian cristales
que estallan
su fértil elemento
            y tus brazos
ampliando los trópicos
            conjuran
un tiempo de semillas.

Sueño lunar
_____________________________

Ricardo Valladares Antúnez

Cantos de oruga
atraviesan
la hipodérmica caricia,
que resbaladiza
cae hasta tus pies,
la ruta de un pez
hacia el fin,
quizá un delfín
sin reino ni pendón,
ocultándose de un sol
nimbado por tu voz.


Insomnio
_____________________________

Santiago Gil Estella

Una pared, dos cuadros,
son las tres de la mañana,
en el techo sombras largas;
¡y en mi cabeza, una cara!

Un armario a la derecha,
encima, cajas que guardan
recuerdos para el olvido
que yacen como fantasmas.

Al frente, una cancela
con esos libros que hablan
de historias de amor y penas,
historias que nunca acaban.

A su lado, una tele
toda la noche encendida,
pues aunque yo no la escuche
me hace una gran compañía.

A la izquierda, la ventana,
por la que entra el sonido
de algunos coches que pasan;
¡Y en mi cabeza, una cara!

Las cuatro de la mañana;
en un rincón escondido
colgada una larga bata
con un sombrero embutido.

Se asemeja a una figura
que sale de las tinieblas,
de esa tiniebla oscura
que solo me trae penas.

A un lado, una mesita
con una luz apagada,
y una rosa ya marchita
que guardo para mi amada.

Colgado sobre la almohada,
un gran espejo enmarcado
refleja mi gran deseo;
¡Y en mi cabeza, una cara!

Las cinco de la mañana;
al otro lado se encuentra
una repisa colgada
por donde el sonido entra.

Un teléfono de mano
sobre la madera blanca,
y un bello libro a su lado,
esperando su llamada.

Mis ojos, van paseando
por la solitaria estancia;
y yo siempre estoy pensando
en como estará mi amada.

Mi cuerpo, yace cansado
sobre la mullida cama,
mas tu no estas a mi lado.
¡Y en mi cabeza, una cara!

Son las seis de la mañana;
y harto de estar acostado,
me levanto con desgana
sólo, triste, y agotado.

Una pared, dos cuadros,
las siete de la mañana;
en el techo sombras largas
¡Y en mi cabeza, tu cara!


Más allá de las rosas
____________________________________

Adalberto Otero Wilson

Más allá de las rosas
y de los regalos...
- Compromisos formales
para un aniversario -.

¿Adonde quedó señora
el beso derramado...
Los sueños, el deseo
y el amor callado?

Quizá, un día alguien
pronunciará su nombre,
la mirará a los ojos
y le dirá... ¡Te amo!

Ese día en su alma
sonará un disparo...
habrá una cárcel rota
y un sueño liberado.

Si un día le sucede
señora... ¡Será en vano!
Que clausure las puertas
que trate de ocultarlo..

¡No lo pierda por nada!
¡Solo una vez lo hallamos!
Más allá de las rosas...
para un aniversario.

Sin título
_____________________________

Carmen E.

Desde un rincón donde la tarde se perdía
y resbalaba la lluvia en los cristales,
dejó el atardecer una mirada extraña, enamorada…
y llegué a pensar que no era mía.
Al borde de un suspiro se han quedado, mis ojos
sin saber por qué has venido,
y al borde de una duda, te he esperado,
escondida entre mil versos imposibles
…que no nacieron para ser leídos.
No te pido más de lo que puedes darme,
ni puedo ser más de lo que soy, ¡ya ves!
se ha quedado mi barca en este puerto
y mis pasos, en un tiempo tan seguros,
hoy caminan al revés.
En este mágico círculo de juegos y piropos
que nadie entiende y nadie ve,
se estremecen mi sonrisa y tus silencios,
los secretos compartidos y las formas
cotidianas de querer.
 

A veces me pregunto
__________________________________________

Raúl Heras Tomas (Valencia-España)

Me pregunto si la luna no desea perder de vista el fuego.
Quisiera saber si no se aburre de tanto brillo.

Si los peces acaso no sueñan con surcar los cielos.
Si tanta magia no termina por dejarlos abatidos.

Quisiera saber donde nos terminará por llevar el viento.
Si llegaremos agotados,
y a donde llegaremos.

Me pregunto si podré sentir el candor de la arena del desierto,
el frescor de la tierra de Chile,
la quietud de cualquier pico.

Si respirare cualquier otro aire.
No contaminado,
virgen.

Quisiera saber a dónde va a parar todo aquello que no dije.
Todo aquello que parece perderse,
poco a poco,
con el tiempo.

Me pregunto que será de todos esos rostros.
Difusos y cansados,
acurrucados en mi mente.

A veces me pregunto si la vida es un despiste de la muerte.
Una falsa demora.
Un adiós repentino.

Quisiera saber porque huimos de la conformidad.
Porque ansiamos para olvidar.

Quisiera saber si no somos mas que un cúmulo de deseos.
Por sentir lo que no sentimos.
Por ser aquello que no somos.

Por soñar y poder serlo.
Por vivir los sueños.

Me pregunto que será de mi,
constantemente.

Acaso no será ese afán de conocer,
lo que me mueve.

Acaso no serán las ansias de saber,
lo que me otorga.

La búsqueda de lo que lo no es tangible,
de lo que no existe.

De lo imposible.


 

El amor en tiempos
de odio
_____________________________

Mariana Manzi  

El destino personaje de historias
hizo que te cruces en mi vida
no se si eres fugaz como una estrella
o te tendré cerca de por vida.
Sos esa gota que rebalsa el vaso,
la lluvia que cae una noche sin luna,
el mar tempestuoso en una noche de tormenta
sos tan opuesto y tan particular que
tu forma de mirar, de sentir y caminar
me hizo simplemente enamorar.
Por ser tan individual y por tener esa forma de ser
agradezco al señor destino haberte encontrado
por que pasaría toda mi vida
buscando otra belleza morocha tan original.
 


 

Repasando
__________________________________________

Eliana Segura Vega

Acerco la mirada al circuito de los años
sesgada por olvidos y fugas voluntarias
sin ningún nihilismo ni egolatría falsa
(se mira en lontananza las mejores pinturas)
¿ no es por cierto la aurora, la figura lejana
y el ocaso es el cierre de imprecisa distancia?
Reconstruyo y evoco la materia y el átomo
Amasijo en mis manos la greda primigenia
El soñado boceto de una ruda artesana
que le puso a las formas el perfil de sus sueños,
su precaria riqueza la montaña y el mástil.
La nostalgia recorre su angélico alcázar
las dimensiones etéreas las construcciones vanas;
oquedades que aprietan toneladas de sombras
Hay grandes cataclismos asolando la siembra
Diezmadas floraciones de joyas impolutas
Se queda invertebrado su código más tierno;
silencioso dormita y enmudece la historia
El poder no es la gloria; se cortan eslabones
en la ronda infinita que creó desvaríos
Van creciendo mil vallas, silábicos monólogos,
el abrazo que aprieta sólo el viento que pasa,
las suplencias oníricas; orgiástica bohemia,
charlar con los fantasmas, presagiar las neblinas,
adivinar horóscopos, reinventarse la vida.
La idea mutilada subyace en recoleta
y salimos a actuar con disfraz de sonrisa
Los por qué, para qué; tienen cárcel privada
Trashumantes las almas detrás de los crepúsculos
recuerdan y se escapan a zonas prohibidas
El circuito tolera impensadas materias…

Navidad (2004)
_____________________________

Carmen Flores Ramírez (Puerto Rico)
  Web de la autora



Navidad, ¿Por qué llegas,
con alegres campanadas?
¿Qué traes?
Alegría momentánea,
recuerdos, añoranzas,
risas y llantos, porque atraes
como un torbellino, parte
de lo que adentro guardas.

Sólo momentos de bonanza,
entre vinos que sonríen,
y de brindis que arrancan
del alma los sentires.

Navidad de niños,
que juegan en nevadas,
haciendo chiquilladas
con sus corazones limpios.

Mientras otros con tristeza,
escondidos entre sombras
contemplando la riqueza
sus lágrimas que asoman.

Navidad de guerras,
donde impacientes esperan
los hombres temerosos,
pensantes y llorosos
en su navidad casera.

Navidad doliente,
para los reos, muchos con ardientes
deseos de vivir,
de ser libres y pedir
perdón a los que ofenden.

Navidad inerte,
para los pacientes
que deambulan entre cielos,
agotando los intentos
de caminar entre la gente.

Navidad de amores,
de aromas y de flores,
de aquellos embelesos
que duermen entre besos,
sin pinos ni colores
la navidad en sueños.

Navidad en mí,
Navidad en ti,
con un halo de esperanza,
corto el tiempo, pero en aras
de hacer el corazón latir...

Navidad, Navidad,
siempre has de llegar
aunque cierre los caminos
para no llorar contigo,
Aquí estás, Navidad...

Sin título
_____________________________

Don Ramón de Almagro (Argentina)
  Web del autor

Llora el árbol
al notar que en sus ramas
falta un gorjeo

Tal vez mañana
__________________________________________

Arnaldo Sejas


La cerveza era más rica cuando era inocente.
La noche era más tibia cuando no era viejo.
Las calles eran eternas cuando no tenía donde ir.
Los días eran más largos cuando no tenía horarios.
Los besos eran más suaves cuando todos eran el primero.
Y cada deseo era posible y cada mirada un misterio.

El mundo era gigante cuando todo era un cuarto.
El cielo era más limpio cuando sólo debía mirarlo.
El tiempo era lento cuando era sólo eso.
El dinero era divertido cuando sólo era un medio.
El amor era más puro cuando era un deseo.
Y cada sueño era posible y cada sonrisa un secreto.

Las canciones eran únicas cuando todo era música.
La cama era un mundo cuando era todo lo que había.
Los peligros eran irreales cuando nada importaba.
Los mareos eran divertidos cuando los buscábamos.
Las palabras eran todo cuando sólo hablaban de nosotros.
Y cada roce era excitante y cada dolor pasajero.

Y hay días en que todo se vuelve gris.
Y hay instantes que se desvanecen.

Las esperanzas se vuelven algo del pasado.
Las personas divagan con agujeros en sus almas que absorben todos los
síntomas de este suicidio temprano.

Y casi todo lo que digo se diluye en demoras y retrasos.
Y casi todo lo que hagamos es algo repetido.
Y casi todo lo que decimos carece de sentido.
Y nada de lo que compramos llena este vacío.

Somos todo ojos tristes y sonrisas maltrechas.
Somos los que nacimos con las manos atadas y la fe destrozada.
Y la promesa de un mundo sin límites es sólo esta jaula de confort.

¿Es que nadie más lo ve?

Te escucho en el teléfono aunque no te entiendo.
Y cuando finalmente te pregunto ya sé la respuesta.

«Tal vez mañana»...

Es la frase de todos los días...

Te guardé
__________________________________________

Daniel Orozco - Salta (Argentina)


Te guardé como el otoño
guarda sus hojas secas

Te guardé como el invierno
guarda sus nubes grises

Te guardé como la primavera
guarda sus perfumes

Te guardé como el verano guarda
sus lluvias y arco iris

Te guardé como el pirata
que oculta su tesoro en una isla
te guardé en lo profundo de mi corazón

Te guardé en cada rincón de mi habitación
para buscarte el día que te ausentes
y mi ser se sienta frío y desolado

Te guardé amor mío
sí, guardé tus caricias en cada
centímetro de mi piel
guardé tus besos en cada surco de mis labios

Te guardé y no para olvidarte
sino para seguir viviendo este sentimiento
tan fuerte y poderoso
que nació no sé cuándo y espero que dure
hasta el ultimo crepúsculo de mi vida.

Tu cuerpo
__________________________________________

Carmen L. Soto (Caracas - Venezuela)

La tenue luz del amanecer
ilumina tu rostro
dejando al descubierto
los rasgos fuertes
un cincel griego
ha esculpido cada rasgo
cada línea de tu faz.

Las sabanas cómplices
dejan tu piel al descubierto
ese manto sensual
en el que encuentro
el mas seguro cobijo.

No me canso de admirar
ese cuerpo que guarda
los mas hermosos sentimientos
precioso tesoro
que llena mi vida
de alegría.


 

Oda a la vieja bebedora
__________________________________________

Gustavo Peaguda Pérez - Ourense (España)

«y nadie bebe mi pena»
Thomas Bernhand



Estabas en lo alto de las Praterías
cuando te dirigías a la gente
que no sabe que la luna baila
en la Quíntana dos mortos
con tu sombra
para gritar
¡Qué dura es la soledad!.
Pero nadie te escuchaba,
solo yo.
El aspirante a poeta
que caminaba,
que caminaba por la piedra mojada
de sueños y promesas incumplidas
a la búsqueda del verso perdido
y del tiempo del amor.
___________________
Este poema fue leído en directo en el programa
«Al borde de la frontera» (Radio Carcoma, de Madrid), el día 21.03.2005


 

Reuntaó de letras o Poeta
ñçñçñçñçñçñçñçñçñçñç

__________________________________________

Miquel Segovia (Belvitge \ Vélez Málaga - España)

Lo primero sí
Lo segundo no
La forma no importa
Sí importa el corazón que pongo yo

No creo haya
No creo haya existido
Poeta o lo que sea
Con más corazón que yo

Ni con más sentimientos
Ni con más sensibilidad
Ni con más sinceridad
En todo lo que vomito

Porque yo nada pretendo
Porque yo solo emito
Todo aquello
Que me araña las entrañas

Porque yo soy un ser humano
Yo no soy un Zombi
Yo soy de un planeta
Que aún no se creó

No me siento como Miguel Hernández
Ni como el asesinado Lorca
Estoy más cerca
De José Agustín Goytisolo que se mató

Ya comencé a aletear
Ya levanto un palmo del suelo
Espero no caer una vez más
Porque siempre las Alas me pisotean

XXX
__________________________________________

Roxana Palacios

Voy deshabitando una casa.
Flota con paredes de humo porque no puede más que humo y que flotar,
hay un saber en los biseles,
una memoria
que alumbra los trayectos con el último fósforo.

Voy deshabitando mi presencia dentro de la casa.
Flota con sus huesos de amianto porque no sabe más que amianto y que flotar.

Hay un saber en los ladrillos,
una memoria que respira sonidos desde lo que ya no hay modo de inventar.

Voy deshabitando la escalera que alfombra la casa,
no precisamente porque flote,
se sabe que las escaleras están hechas para otras cosas.

Hay un niño sobre la escalera,
un saber que no admite falso testimonio,
una memoria con manos.

Voy deshabitando las puertas de la casa:
las decisiones han copulado con el gesto inútil,
hay un saber,
una memoria
en las cerraduras.

Sensibilidad
__________________________________________

Isabel Herrero

La torre de una iglesia
de un pueblo lejano,
la sombra veloz de las nubes
sobre montañas y mesetas,
los impresionantes edificios
de ciertas ciudades,
se crearon para nosotros,
para que los podamos acariciar
con nuestra alegría de vivir.

Un árbol seco y olvidado
se puede convertir
en un objeto de amor.

Nosotros somos fuertes
porque somos sensibles,
tenemos más recursos
para ser felices.


 

Espermental
__________________________________________

Juan José Sandoval Zapata
(Lima - Perú)
 

Él se enamoró de ella, y ella de su vagina.

                                                                                              I.Y.

 

Ella creía haber vivido mil vidas

Y ni siquiera menstruaba.

Como querer olvidar cicatrices

Sin tenerlas.                                           

Sus alas: tintineantes cagalucines delirantinos.

 

A ella le estorbaba su sexualidad

Y comenzó a engatusar mosquitos.

Huyó del mal antes de carbonizarse.

Amó la pobreza para sonreír.

 

A él le vino la regla apenas cortaron el umbilical.

Le salieron verrugas en sus manos

Y nunca más las sacó del bolsillo.

Su rostro: ciclópeo dormitano quémoli atunado.

 

Ella nunca amanecía en su cama

Y él se acostumbró a esperarla con pastillas.

 

A ella la besó un niño que no era yo

Mientras dormía pegado a las paredes del colegio.

 

Caí del cielo en forma de meteorito.

Tenía el sueño inútil de levantar la estima del mundo

Pero jamás soporté el peso de mis propios rencores.

 

Tal vez haya vida más allá de la unión de dos tormentos.

«El sexo es el acto de las tinieblas»

 

(Tiniebla                :               el yo y el no. El sí. Que no. Que sí. Que sí, por favor. Por favor.

                                               Todos hemos tenido una pésima niñez.

                                               Tu dolor y mi dolor pueden llegar muy lejos. Lejos. Lejos de ti.

               

quisiera decir te quiero dijo cabizbajo.

 

Nunca habrá respuesta a la duda de un hombre triste.)

 

Todos se parecen al dolor que llevan entre sus piernas.

 

Ella quiso ser de todos porque se creía de nadie.

 

Al tiempo comprobó su propia infección.

Y todo se hizo nada.

 

Ella vivía muerta hasta que él llegó

Para reciclar su juventud.


 

Cuando estoy conmigo
__________________________________________

«•´`•.(*•.¸(`•.¸ ¸.•´)¸.•*)•´`• »
«•`¨*•.¸¸.«•^^~.Antonietta  ~^^•».¸¸.•*¨`•»
          «•´`•.(¸.•´(¸.•* *•.¸)`•.¸).•´`•»

Antonietta Valentina Bustamante
(Venezuela)
 


Puedo dibujar tu rostro en un lienzo.

Puedo imaginar caricias en el tiempo

aún más allá de la distancia.

Puedo fabricarme alas nuevas.

Volar.

Cruzar tu pensamiento

instantes forajidos

convertidos en granos de arena.

Son tantos

que tengo ya

una playa

para mi mar inconmensurable.

Dibujo mi paraíso soslayado

tomo los rayos del sol

para entibiar mi alma

las caras de la luna

para enamorarme toda.

Así:

Voy trazando

delineando

volando

cuando estoy conmigo.

___________________
Este poema fue leído en directo en el programa
«Al borde de la frontera» (Radio Carcoma, de Madrid), el día 20.06.2005

 

Nostalgiando
__________________________________________

Silvia Spinazzola, Silsh (Argentina)
Web de la autora


Así como el reloj muere en la tarde
se apresura la tierra que cobija sus párpados
y busco entre los juncos
sobre la piel prófuga del río
recuperar sonidos de mi nombre

Las huellas no se borran
aunque enhebre ternuras en carretel de araña
ni aunque nadie repare en el delgado hilván
de aquel
que me transita con el filo en la mano.

Se quiebra sin retorno la caricia del mimbre
un silbido bifurca eslabones de rabia
los pájaros se aturden
al descubrir mis ojos de extranjera.

Y aunque la vida pase
aunque el agua me guíe
las sombras en el muelle no disipan
el remolino audaz
de los recuerdos.                        


Prendas
__________________________________________

Juan Carlos Guevara


En la gran puerta estaban
y en la gran luz del fuerte
las catorce prendas viejas
las robadas y estrechas
las llevadas en las fiestas
las ansiadas por las nietas

En la gran puerta estaban
entre vientos y gemidos
entre bosques y testigos
entre niños y mendigos
las catorce prendas rotas
las robadas y con notas

En la gran puerta estaban
en lo alto del presente
las catorce prendas viejas
las usadas y mal hechas
las robadas y desechas
las buscadas y maltrechas

En la gran puerta estaban
en lugar del penitente
las catorce prendas viejas
recordadas en las siestas
registradas en asientos
contempladas sin aliento.

___________________
Este poema fue leído en directo en el programa
«Al borde de la frontera» (Radio Carcoma, de Madrid), el día 10.10.2005


Sin título
__________________________________________

José Jordán

Porque tu rostro, Luna,
Se me antoja tan triste y
De tu luz callada fluye un
Sueño en la tierra,
La voz de tu misterio emerge
En tiempos diminutos y allí,
Donde te nota el corazón,
De tu fulgor me resta.

Cada beso nostálgico
Te aborreció en la noche, mas
¿Que sería sin ti de mis
Recuerdos grises y del pesar
Tardío en que te lloro y
De la llamarada inerte que
Desgarro en tu aureola
Cuando olvido?

Luna sin fin, penuria exigua de
Oropel siniestro. Un canto
Amigo me traduce en tu rostro,
Duerme un fantasma antiguo en
Tu poniente, mas ¿que sería sin ti
De mis días oscuros?, si al regresar
La noche en mustio amparo
Te equivoco y aquel divino intento que
En tu luz se torna indivisible
Me hace saber que puede, por amor,
Lo falso ser hermoso.

___________________
Este poema fue leído en directo en el programa
«Al borde de la frontera» (Radio Carcoma, de Madrid), el día 10.10.2005


______________________
Tejiendo una Red de Poemas (II) »»

(Fotografía cabecera, por Pedro Martínez ©)


_________________________________________________  
ENVIAR POEMAS A MARGEN CERO / PÁGINA PRINCIPAL / FOTOGRAFÍA / TRIANA
/ RADIO INDEPENDIENTE / POESÍA / CUENTOS DE INTERNET /
ÍNDICE DE CUENTOS / REPORTAJES / AVISO LEGAL

Revista Almiar - Margen Cero™ (2004 - 2005) | Aviso legal