POEMAS DE INTERNET - Varios autores - REVISTA ALMIAR / MARGENCERO

 

TEJIENDO UNA RED
DE POEMAS (II)

 

AUTORES:

Mónica M. Volpini Camerlinckx | Freddy Peñafiel Larrea | Luis Alberto Mancilla | Sergio Kohan |
Marisa Aragón Willner

____________________________
 

        
¿Qué vas a hacer sin mí?
_________________________

Mónica M. Volpini Camerlinckx
(Argentina) sin @ para evitar el spam




¿Qué vas a hacer sin mí?
(Si cada vez que me recuerdas
   con una lágrima
     te tapo la sonrisa).

¿Qué vas a hacer sin mí?
(Cuando regreses será peor
   porque el temor
     no dolerá menos).

¿Qué vas a hacer sin mí?
(Nos queda el hijo
  que silenciosamente
     marca su presencia).

¿Qué vas a hacer sin mí?
(Porque esas manos
  que hoy acaricias con ternura
    no tienen mi calor).

¿Qué vas a hacer sin mí?
(Siempre te pienso).
  (Nunca lo digo).
   (Y a veces grito…)
¿QUÉ VAS A HACER SIN MÍ?

__________
Este poema fue leído en directo en el programa
«Al borde de la frontera» (Radio Carcoma, de Madrid)
el día 21.11.2005


Freddy Peñafiel Larrea
(Ecuador)



lunes

amaneces
se agolpa el sueño debajo de las almohadas
tu gata se pasea debajo de la cama
moviendo las últimas motas de polvo que no despiertan aún

suena el despertador
las nubes empiezan a desperezarse
relamiéndose los bigotes
rayitos de sol se cuelan por los intersticios de la cortina

una vuelta más
buscando que al otro lado de la cama
todavía sea domingo


martes

acabas de conciliar el sueño
y ya ladran los gallos del barrio vecino
truenan puertas
últimos recuerdos de sueños que se van en desbandada
no puedes asir un sólo recuerdo concreto
y paseas por todos los sueños del mundo
buscando el tuyo de este amanecer de día martes

la televisión se enciende sola
como si quisiera ella verte dormir y despertar de mal genio


la sábana se hace a un lado para que tu cuerpo reciba la luz de un noticiero
lleno de sangre que te obliga a despertar
a hacer los ejercicios de la mañana
y a cambiar de canal

en el otro, todavía no amanece…


miércoles

la semana se parte en dos
parece tan lejano el fin de semana
y tan cercana la posibilidad de seguir durmiendo

el silencio del barrio asusta
y te despiertas mil veces a comprobar que sigues en el mismo lugar en el que empezaste
este viaje por la noche

revisas tu cuerpo
tus manos
tus orejas
los abrazos
cada espacio de tiempo en su lugar
cada acople es perfecto
el espacio de silencio entre dos cuerpos desparece
sólo cabe el suspiro de un alfiler
por fin encuentras la respiración exacta
y amanece


jueves

la poesía de la noche anterior sigue dando vueltas en la cabeza
las ganas de amanecer poeta
de soplar y hacer versos
de viajar
de poder llevar a tu mujer a recorrer el mundo
sentaditos en el lomo de un colibrí incansable
las ganas de comparte zapatos nuevos para que ninguna pared pueda detenerlos
la necesidad de inventar un mejor universo
y de repente lo recuerdas todo…
el universo es mejor con un jugo de toronja
te levantas
y lo exprimes
la vida sigue


viernes

se acerca el fin del mundo
es curioso como al llegar a la orilla
los brazos se acalambran
el aire se resiste a entrar en los pulmones
el cuerpo no quiere dejar de ser parte de la cama
y volverse aire
tierra y vida

el cuerpo se aferra al sueño
como si fuera la última morada en que le es permitido ser feliz
el cuerpo se desliza
trata de estirar las uñas para sostenerse de las paredes
se enreda en los cables del control remoto
tropieza con sus propia sombra
esquiva la puerta del cuarto
y tus carteras

la vida espera
es viernes
casi llegamos…
viajar por los días
viajar por el tiempo
un tranvía que nos lleva hacia el fin de cada tiempo
un tiempo

________________
Este poema fue leído en directo en el programa
«Al borde de la frontera» (Radio Carcoma, de Madrid)
el día 23.01.2006


 

Luis Alberto Mancilla
(Castro - Chiloé / Chile)
 

Pueblos del Sur

Tuviera el mundo puertas
Para salir de estos pueblos, donde el frío parece no acabarse nunca.
Y tuviera el mundo venas para recorrerlas buscando otros modos de ordenar
los días.
Y tuviera el mundo ventanas sin vidrios empañados de humedad para ver, sin
lluvias, los paisajes.
Y tuviera el mundo escaleras para no arbolarnos de esperanzas y frustrarnos
de esfuerzos.
Y estuviera amoblado el mundo a gusto nuestro.
Entonces Dios no sería necesario
Yo no estaría mirando luces de barcos, sin vientos, paralizados, como
cuchillos clavados en el horizonte de estos pueblos escoriados, rutinarios,
lentos; con borrachos, en la noche, a sus visiones insultando.

Barcos sin luces ni vientos paralizados como ancianos sentados en las plazas
cual si la vida transcurriera como escarcha en los  charcos de las calles de
estos pueblos donde atardecemos escampando aguaceros bajo el alero de una
casa repleta de moscas, malos presagios y retratos de muertos cuyos
recuerdos mantenemos para obligarnos a permanecer en estos pueblos.

________________
Este poema fue leído en directo en el programa
«Al borde de la frontera» (Radio Carcoma, de Madrid)
el día 23.01.2006

A tientas
_________________________

Sergio Kohan
(Argentina)




Siempre busqué la eterna juventud,
Poca originalidad,
Siempre fui poco original,
Poca imaginación.
Siempre preferí lo que no tenía,
Mal de muchos,
Siempre obtenía lo que no quería,
Consuelo de pocos,
Siempre esperé en las sombras,
Mis miedos ocultos,
Siempre me paralizaron los rayos,
Mis luces sin extras,
Siempre luché en vano,
Con las venas abiertas,
Siempre tenía la llave,
Nunca encontraba la puerta.
 

__________
Blogs del autor:
http://animaldeteatro.blogspot.com / http://www.artanimal.blogspot.com

 

Siesta
_________________________

Marisa Aragón Willner
(Argentina)




Es tarde de estío al fin
Lucen los soles tras el jazmín
El patio, a la cálida mansedumbre
De la tarde, limita mi naufragio.

Se hunden felices
Caracoles en su sagrado manto
Nubes galopan a su escondite
Duermen arañas siestas
De un enero proyectado en sus marañas.

Escapa como la imaginación
Envuelta en seda, la mariposa nueva
El elegante silencio se interrumpe
besos de las aves detenidas en un cable.

Siesta de manos blancas
Adormecidas imprimen
la quietud del sol desparramada en la tierra
¡tanta paz dormida en la vieja reposera!

El viento mece los largos helechos
Se hace nido en su corazón verde
Sacude levemente su pluma violeta
La flor de la lavanda en su planeta.

Mi piel un retazo cálido
Se extiende esclava sin pantalla
Aceptando el dominio de Febo
Mientras el grillo canta...
 


 

 

 


______________________
«« Tejiendo una Red de Poemas (I)

(Fotografía cabecera, por Pedro Martínez ©)

 

 


 

 

_________________________________________________  
ENVIAR POEMAS A MARGEN CERO / PÁGINA PRINCIPAL / FOTOGRAFÍA / TRIANA
/ RADIO INDEPENDIENTE / POESÍA / CUENTOS DE INTERNET /
ÍNDICE DE CUENTOS / REPORTAJES / AVISO LEGAL

Revista Almiar - Margen Cero™ (2004 - 2005) | Aviso legal