RELATOS

ÍNDICE DEL
MONOGRÁFICO

Relatos

Poemas

Artículos

Fotografía, Pintura y Arte digital

Portada del 5.º aniversario

Portada de Almiar

Síguenos en Facebook

¿Quieres publicar
en Almiar?





Terraza de verano
María del Carmen Guzmán

Una terraza de verano es como la orilla de un río, como un puerto, como un barco varado, como un observatorio desde donde ves pasar la vida fluyendo a veces y arrasando otras. Una terraza de verano es un mentidero de pasiones, de encuentros y desencuentros, un descanso en el trabajo y un oasis en el calor sofocante de las ciudades.

Desde mi atalaya observo sin ser vista a toda una riada humana que pasa ante mí como barcos, unos buscando puertos imaginarios, otros pensando en un próximo abordaje, muchos a la deriva, algún que otro yate, ligeras canoas, pateras, barquichuelas a punto de naufragar y muchas, muchas naves que perdieron la brújula.

Mi mente retorcida imagina historias, singladuras, misterios que intento descifrar en los mascarones de proa de estos barcos humanos pasando por delante de mi terraza donde tomo la luna. Un vaso de refrescos y unas olivas es todo lo que necesito para soñar. Cierro los ojos mientras las burbujas del refresco me cosquillean en la nariz, y por asociación de imágenes me hace añorar el mar y su espuma, pero entonces, como en un golpe de ola, el agua salada del mar se escapa por mis ojos.

Alguien ríe a mi lado. Jóvenes delfines. Que rían. Hacen bien. La vida es eso, aquí y ahora, en este barco varado en las orillas del recuerdo. Porque yo fui un delfín también, pero hace tanto tiempo, que ya no siento la sangre correr por mis aletas. Una mano se posa en mi hombro.

—Señora, ¿se siente mal? —me sobresalta la voz del camarero.

—Oh, no —balbuceo—. ¿Me puede traer la cuenta, por favor?

Se ha roto el encanto. Ya no veo el mar ni los barcos. Soy la única nave en este océano, un navío varado para siempre en este mar de sargazos, un viejo barco oxidado que se empeña en sobrevivir.

Le pido al camarero que me llame a un taxi, y cuando éste llega, el camarero, muy amable, empuja mi carrito de inválido y me ayuda a subir al automóvil que me lleva al dique seco donde vivo.

Mañana, mañana por la tarde volveré a soñar en mi terraza de verano.


________________________
MARÍA DEL CARMEN GUZMÁN es una autora malagueña.
estaguas(a)hotmail.com

ILUSTRACIÓN RELATO: Fotografía por Pedro M. Martínez ©