ARTÍCULOS Y REPORTAJES

ÍNDICE DEL
MONOGRÁFICO

Relatos

Poemas

Artículos

Fotografía, Pintura y Arte digital

Portada del 5.º aniversario

Portada de Almiar

Síguenos en Facebook

¿Quieres publicar
en Almiar?





Neil Young convive
con la guerra

_________________
José Miguel Jiménez y
Pedro M. Martínez

Un año después de salir del hospital por culpa de un aneurisma y de superar la muerte de su padre, Neil Young ya ha publicado dos discos, el acústico Prairie wind y el reciente Living with war en el que pone en el punto de mira a Bush, en un momento en el que los críticos a su política parecían haber bajado los brazos tras la victoria electoral sobre el candidato John Kerry. Neil Young, a pesar de no participar en la gira musical anti-Bush, Vote For Change, tenia guardada una andanada musical al presidente de la Casa Blanca, en forma de álbum conceptual que recupera la fuerza rockera de algunos de sus álbumes de principios de los noventa como Freedom o Ragged Glory que supuso el renacimiento de su carrera y el reconocimiento de las nuevas generaciones musicales pujantes en América como Sonic Youth o Pearl Jam.

La inspiración le vino a Young tras ver el documental fotográfico realizado, en el Detroit Press Photographer, por David P. Gilkey. Dicho documental puede verse en la siguiente página:

http://www.freep.com/apps/pbcs.dll/article?AID=200660327001

Living with war, supone un ejemplo más del compromiso de Neil Young con la actualidad, puesto ya de manifiesto en canciones como Ohio, Southern man o Rocking in a free world, en las que denunciaba las desigualdades sociales, el racismo o el militarismo de los Estados Unidos. El disco, además de pedir la dimisión de Bush, es una dura crítica a aquellos que acusan de «antiamericanos» a los que se atreven a poner en duda lo que el gobierno norteamericano expone a través de los medios de comunicación que controla —la mayoría de ellos—, quien habría llegado a reconocer que pagaría a periodistas por difundir los pensamientos gubernamentales como propios. Finalmente, el disco rezuma compasión por parte de Neil Young hacia las victimas de la guerra y de sus familiares.

El disco comienza con After the garden, donde Neil Young no se anda por las ramas y cuya primera estrofa explica exactamente lo que se va a desarrollar en el resto de las canciones:

No necesitaremos un hombre de paja
Al frente del gobierno
No necesitaremos una guerra asquerosa
Ni cortes de pelo militar
Ni botas que brillan

Cuando no haya jardín

Living with war, la canción que da titulo a todo el álbum es todo un alegato antimilitar, en la que se muestra dispuesto hasta a acudir a una mezquita musulmana a rezar por el fin de la guerra.

Me niego a seguir la corriente
A aceptar las fosas comunes
A empuñar un arma humeante
Que es el símbolo de la conquista del Oeste
Pero cuando cae el telón rezo por la paz
Y trato de recordar la paz
En las calles atiborradas
En los grandes hoteles
En las mezquitas y en las puertas del viejo museo
Hago el voto sagrado
De no matar nunca más

En la siguiente canción, The restless consumer, denuncia las mentiras que han llevado al gobierno norteamericano a invadir Irak, y la doble moral de la guerra contra el terrorismo.

No necesito una máquina publicitaria
Que me diga lo que necesito
No necesito una guerra planeada en Madison Avenue
No necesito más ataúdes que no puedo ver
Cubiertos de banderas que no salen en la tele

No necesito más mentiras...

Los pueblos del mundo
Necesitan que alguien los escuche
Estamos muriendo de hambre y enfermedad
Necesitamos vuestras medicinas
¿Cómo podéis pagar tanta guerra
Y dejarnos morir aquí?
Podríais hacer tantas cosas
Y ni siguiera lo intentáis

La cuarta canción, Shock and awe ('Conmoción y pavor'), nombre dado por el gobierno norteamericano a la invasión de Irak, Neil Young retoma las alusiones directas a Bush y recoge el cambio de opinión creciente entre los norteamericanos con respecto a la guerra.

En aquellos días de la «misión cumplida»
Nuestro jefe aterrizando sobre la cubierta
El sol poniente embelleció la foto

Miles de cuerpos bajo tierra
Traídos de vuelta en cajas a golpe de trompeta
Nadie imaginaba que regresarían así
Miles enterrados bajo tierra
Miles de niños con cicatrices de por vida
Millones de lágrimas para la esposa de un soldado
Ambos bandos son ahora perdedores

Tuvimos una oportunidad para cambiar de opinión
Pero de alguna manera no dimos con la sabiduría para hacerlo
Fuimos con lo que sabíamos y ahora no podemos deshacer lo andado

En Families, se pone en la piel de los soldados norteamericanos implicados en una guerra que les tiene cada vez más desorientados ante un pueblo iraquí que no quiere su presencia y que desea la retirada de los invasores.

Veo una luz a lo lejos
Un viento frío sopla en mi cabeza
Preferiría estar en mi casa
Con mi familia

Voy de regreso a Usa.
Acabo de conseguir mi pasaje hoy.
Me muero de ganas de verte otra vez en USA.

Flags of Freedom expresa el cambio de opinión acerca de la guerra cuando es un ser querido el que es enviado a la misma.

Hoy es el día y nuestro hijo menor
Se va a la guerra
La vieja calle principal está llena de banderas que ondean al viento
Deben ser las banderas de la libertad

Algunos lloran
Pero los soldados parecen tan valientes

Miran al frente
Como si supieran hacia dónde van

Vuelve de nuevo la vista hacia su hermano
Pero él ya pasó desfilando
Ante banderas de la libertad
¿Has visto las banderas de la libertad?
¿De qué color son ahora?
¿Crees que tú amas tus banderas más de lo que los otros

aman las suyas?

Let´s impeach the president, es el ataque más directo recibido por Bush desde el documental Fahrenheit 9/11, de Michael Moore; las acusaciones lanzadas por Neil Young van desde la responsabilidad en la catástrofe de la inundación de Nueva Orleans a las prácticas tipo «gran hermano» del gobierno, tan cercanas a la obra de Orwell, 1984 (Orwell dijo que «En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario...»:

Juzguemos al presidente por mentir
Y llevar a nuestro país a la guerra
Abusando del poder que le otorgamos
Y despilfarrando nuestro dinero

Fue él quien contrató a todos los criminales
Sombras de la Casa Blanca escondidas tras puertas cerradas
Es él quien adapta la realidad a sus nuevas explicaciones
De por qué tuvimos que enviar a nuestros hombres a la guerra

Juzguemos al presidente por espiar
A los ciudadanos en sus casas
Saltándose todas las leyes del país
Pinchando nuestras computadoras y teléfonos

Incluso si Al-Qaida hubiese reventado nuestros diques
¿Habría estado más segura Nueva Orleans,
Mejor protegida por nuestro gobierno
O será que alguien no cumplió aquel día con su obligación?

Juzguemos al presidente
Por secuestrar nuestra religión y utilizarla en las elecciones
Dividiendo nuestro país en colores
Pero olvidándose de los negros

Gracias a dios que lucha contra los esteroides
Puesto que vendió su viejo equipo de béisbol
Hay mucha gente investigando asuntos turbios
Pero el presidente está limpio, por supuesto

Gracias a Dios

En Looking for a leader, como continuación a la canción anterior, Neil Young busca posibles sucesores de Bush y señala la posibilidad de que una mujer o un negro ocupen la Casa Blanca.

Buscando un líder
Que nos devuelva el país
Limpiar la corrupción
Y hacer un país fuerte

Quizá sea una mujer
O por qué no un negro
Para sacarnos de la desolación
Y de un mundo roto y sin rumbo

Vale, tenemos elecciones
Pero la corrupción puede ganar

Roger and out ('Cambio y corto') supone un homenaje a los soldados muertos en la batalla.

Me pregunté cómo te habría ido
Y lo que pasó al final
Pero supongo que nunca sabré la verdad
Si realmente estabas tan solo

Éramos entonces unos niños
Que vivían día a día
Cuando fuimos a alistarnos

Hoy te siento en el aire
Sé que lo hiciste por tu país
Hoy te siento en el aire
Cambio y corto, querido amigo

America the Beautiful, es una canción tradicional escrita por Katharine Lee Bates que pone punto final al disco, y que sirve para desmantelar la idea de que él critica a Bush porque es un «antiamericano».

¡Oh, hermosura de cielos espaciosos,
de ondulantes espigas de ámbar,
de majestuosas montañas purpúreas
sobre la llanura florida!

¡USA! ¡USA!

Llena estás de la gracia de Dios
Y tu dulzura coronada de hermandad
de un océano al otro!


El soldado José M. Vélez, camionero del Bronx en la vida civil, reservista de la 773 Compañía de Transporte murió en junio de 2006 a consecuencia de la explosión de una bomba, en Kirkuk (Iraq), según comunicó a primeros de dicho mes la Casa Blanca. El portavoz del gobierno norteamericano informó que Vélez fue el muerto número dos mil quinientos del ejército norteamericano en una guerra que conmovió al mundo, pero que ahora parece haber pasado a un segundo plano para la opinión mundial. La guerra de Iraq es una guerra oculta, sucia, en donde ya nadie parece jugarse nada, salvo el pueblo norteamericano y el iraquí que están poniendo los muertos sobre la mesa.

En estos tiempos de censura mediática, de rechazo de todo lo que no es «políticamente correcto», parece que sólo la muerte y la tragedia podría conmover a la «opinión pública», un concepto sociológico-político que se ha convertido en un eufemismo que sustituye a los verdaderos conflictos entre dominadores y dominados. Los cantantes folk (esta palabra se podría traducir "del pueblo") han sabido, quizá como nadie, acercarse a lo que en realidad está sucediendo, a las preocupaciones reales de la gente. Después de que esta música quedara arrinconada en los gustos mayoritarios, más preocupados por el pop y el rock de consumo en las dos últimas décadas, los años del desencanto parecen tocar fondo y algunas guitarras se ponen al servicio de las ideas de paz y solidaridad.

O retornan, como la de Neil Young.



___________________
JOSÉ MIGUEL JIMÉNEZ realiza la sección de Música, en Almiar, y PEDRO M. MARTÍNEZ es el Director de dicha revista.

Lee más sobre Neil Young

* ILUSTRACIÓN ARTÍCULO: Neil Young 1996, By Kymi (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) or GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons.