MARGARET ATWOOD,
la escritora de sobrado talento
e infinitas sensibilidades

______________________________
María Aixa Sanz



Estos últimos Premios Príncipe de Asturias ponían en el escaparate, en el punto de mira de la curiosidad lectora, a la escritora canadiense Margaret Atwood, concediéndole el Premio Príncipe de Asturias de Letras 2008.

Tan sólo hacía falta oír el discurso que ofreció a todos los asistentes al Teatro Campoamor, de Oviedo, para que la curiosidad se dirigiera hacia las puertas de una librería. En ese discurso conquistó a todas aquellas mentes despiertas con párrafos que hablaban, igual que en su obra; de las agresiones a la naturaleza, de la lucha de la mujer, de las barbaries políticas, del resultado de las diferentes culturas cuando se mezclan en un mismo lugar, en definitiva de la vida. Y también como no, del arte y sobre todo de la escritura:

«La escritura de obras de ficción es un arte del tiempo: a través de ella los acontecimientos se suceden, se ponen en marcha cambios; en otras palabras, la ficción cuenta historias. Y, a través de esas historias, nos conocemos a nosotros mismos y a los demás. Un país sin historias sería un país sin espejo: no proyectaría ningún reflejo, y ello llevaría, en el mejor de los casos, a una existencia fantasmal, sombría. ¿Quién soy?, se preguntarían los ciudadanos. Y no habría respuesta. Un país así tampoco tendría corazón, pues la escritura es un arte de emociones. En una era de especialización, sólo el arte puede mostrarnos la totalidad del ser humano en sus muchas variantes».

Cada una de las editoriales que tenían en su fondo las obras de Atwood han aprovechado la ocasión para mostrar al mundo los temas que preocupan a la escritora y que refleja en su obra con sobrado talento e infinitas sensibilidades.

De pie delante de un escaparate, uno, en unos minutos decide que es lo que va a leer, en el abanico de inmensas posibilidades que ofrece esta canadiense nacida en 1939, autora de más de 40 títulos, entre novelas, ensayos, relatos y poesía, yo me decanté por la novela Resurgir, publicada por Alianza y el ensayo La maldición de Eva, publicado por Lumen.


Resurgir. Esta novela fue escrita por Margaret Atwood en 1972, no obstante es una obra que está en plena vigencia pues en ella atrapa como nadie las agresiones a la naturaleza, la conquista de espacios verdes para intereses particulares y con ánimo de lucro. Además de ser toda la narración una purga para la protagonista, sacando desde su interior al exterior todo el sentir, pesar, miedos y recelos que lleva acarreando desde toda la vida. Todo esto ocurre cuando vuelve a su hogar, a la casa de sus padres, a una cabaña solitaria en un lago de Quebec, acompañada de dos amigos y de su pareja. Esa vuelta es la de muchos sentimientos que tenía atrapados en su más profundo yo y que se revelan ante ella, saliendo a flote, para nadar por el lago que la vio sumergirse infinidad de veces cuando era una niña. Recuerda todo lo aprendido en la infancia y olvidado en la madurez. Resurgir es una sensacional y sólida novela, que produce una gran satisfacción al lector que se acerca a Margaret Atwood por primera vez. Atwood, en ella, con maestría y talento domina el tiempo, la intriga, el suspense, el interior humano y las diferencias y similitudes entre hombres y mujeres. De paso aprovecha la ocasión para mostrar su sensibilidad hacia las ofensas a las que se ve sometida la Tierra. La elección de Resurgir vale la pena, pues se sabe al cerrar el libro que de algún modo éste cambiará tu forma de mirar y de percibir ciertas cosas.


La maldición de Eva. Es un ensayo que recoge una muestra de los artículos escritos por Margaret Atwood. En concreto agrupa 7 conferencias dadas por ella, sobre el oficio de escritor, la mujer como escritora o la mujer como protagonista de novelas. La maldición de Eva es un volumen interesantísimo porque en él, Margaret Atwood pone toda la carne en el asador, se muestra tal como es ella: Fuerte, valiente y sincera, sin ambigüedades ni hipocresías, siempre irónica, haciendo de la posición de la mujer en el mundo y de su forma de escribir su caballo de batalla. Margaret Atwood, habla claro, sin escrúpulos, lo que le da a este volumen de conferencias un valor añadido pues está escrito con su sentimiento y no con el sentir de lo que algunos lectores y críticos quieren leer. Los títulos de cada una de las conferencias marcan el perfil para que el lector pueda adivinar la línea de cada una de ellas: La maldición de Eva; Crear al personaje masculino; Nueve comienzos; Villanas de manos manchadas; Los problemas del mal comportamiento femenino en la creación literaria; La mujer indeleble; Situaciones ridículas y George Orwell. Algunos nexos comunes. Tanto en estas conferencias como en las novelas de Margaret Atwood se adivina la fuerza que posee como escritora para mostrarle al mundo sus infinitas sensibilidades, por tanto cierra el volumen, con una carta dirigida a América, en la que le pregunta el porqué de la guerra de Irak. Margaret Atwood es una mujer que no escurre los bultos, una mujer que lucha por sus ideas y que simplemente ha querido toda la vida ser escritora y tener su lugar con todas las consecuencias, renuncias y éxitos. «(...) haré una simple petición: a las mujeres, tanto a los personajes como a las personas, deberían permitírseles sus defectos. Si invento un personaje femenino, me gustaría poder describirlo como alguien capaz de sentir todas las emociones del ser humano —odio, envidia, rencor, codicia, ira y miedo, y también amor, piedad, tolerancia y alegría—, sin tener que presentarla como un monstruo, una rareza o un mal ejemplo. Me gustaría también que fuera ingeniosa, inteligente y traviesa si la trama lo requiriera, sin tener que presentarla como una divinidad maligna o un ejemplo evidente de la maldad de las mujeres (...)».

Me gustaría terminar este artículo con una de las reflexiones o deseos de una escritora que no se conforma, una escritora de sobrado talento e infinitas sensibilidades: «Si escribir novelas, y leerlas, tiene algún valor de redención social, tal vez es porque obliga a imaginar cómo es ser otra persona».



___________________

María Aixa Sanz

(España, 1973) Escritora valenciana. Tiene publicadas las novelas El pasado es un regalo (2000), La escena (2001), Antes del último suspiro (2006) y Fragmentos de Carlota G. (2008). En mayo de 2008 publica el ensayo El peligro de releer, recopilatorio de los artículos literarios, con los que colabora en diversas revistas de España y Latinoamérica. En junio también de 2008 la Editorial Séneca publica el libro La escritura del no que recoge sus artículos más importantes junto a los de una decena más de escritores profesionales. Ganadora de varios premios de narrativa breve, relato y cuento en distintos idiomas.


Web's de la autora: Fotografías en la pared y Reseñando

(Ilustración: Margaret Atwood Eden Mills Writers Festival 2006, By Vanwaffle (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) or GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons).