La librería y La hija de Robert Poste:
dos propuestas de Impedimenta

___________________________
María Aixa Sanz




... Deje que le diga qué es lo que más admiro del ser humano.
Lo que más valoro es la virtud que comparten
con los dioses y con los animales, y que, por tanto,
no debería considerarse una virtud. Me refiero al coraje.
Usted, Señora Green, tiene esa cualidad en abundancia.

(La librería,
de Penélope Fitzgerald)



La lectura de la novela La librería, de Penélope Fitzgerald, publicada por la editorial Impedimenta, ha sido toda una sorpresa pues es adictiva, divertida y en sus páginas condensa el placer de leer en su estado original.

A Penelope Fitzgerald, hay que añadirla a la lista de escritores imprescindibles.

La librería es una novela que da auténtica rabia acabar pues el tiempo se detiene al paladear su exquisita historia. Bellísima en su trazo, con un sentido del humor y de la precisión envidiables, Penelope Fitzgerald nos narra la odisea que Florence Green vive para poder abrir una librería en Hardborough, un pequeño pueblo del Mar del Norte. A una casa encantada con fantasma incluido, que de golpe y porrazo, pasa a ser patrimonio a conservar por influencias de la maquiavela Señora Gamart, principal enemiga, que se autodenomina gurú de las artes, se le suman un banquero y una contable que no pierden un minuto en poner palos en las ruedas del proyecto y la confrontación directa y reticente de todo un pueblo provinciano, chismoso, cuyos cambios son acogidos de forma excluyente. No obstante, la osada Florence Green no pierde un ápice de su valentía e inunda su librería con doscientos cincuenta ejemplares de la Lolita de Nabokov provocando a la muchedumbre a asomar las narices por su escaparate y su tienda. La batalla se libra en el Mar del Norte, con la ansía de fomentar la lectura, entre camionetas de reparto de libros que van y vienen, entre la intromisión de unos y otros, entre desajustes económicos, humedades y corrientes de aire, en una librería encantadora y encantada, pero como en toda batalla que se libra, Florence Green también cuenta con el apoyo de una serie de personajes entrañables: el señor Raven, los Scouts del Mar, el señor Brundish, y la pequeña Christine, la ayudante incondicional de Florence.

Novela impregnada de salitre, de humor, de libros, no se puede pedir más..., ya que La librería, de la mano de Impedimenta, es el primer lujo que nos concede la primavera.

Encantadora y deliciosa novela es La hija de Robert Poste (Impedimenta). Astuta, divertida, feminista, es tanto la novela como la propia Stella Gibbons, capaz de sacarle toda la miga y todo el partido a cualquier situación que se le plantee. Un amigo mío suele decir que «las mujeres que leen son peligrosas y si escriben todavía más». Esto se podría aplicar perfectamente al carácter de Stella Gibbons, carácter que imprime sin duda a la novela. Gibbons es capaz de reírse de su propia sombra. Y pluma en mano es terriblemente peligrosa. Una joya a la hora de narrar. Hacen falta en el mundo más novelas como La hija de Robert Poste. Hacen faltan más novelas que sean buenas comedias, con cuya comicidad, ironía, inteligencia, sarcasmo se metan al lector en un tris-tras en el bolsillo. Esta es una novela de mujeres que no es lo mismo que una novela para mujeres. Un título genial de nuevo de la mano de Impedimenta, otro tanto a su favor. Es tal la maestría de Stella Gibbons que con un clic demuestra qué fácil es darle a la narración un estilo u otro, lo demuestra constantemente página tras página. La hija de Robert Poste por sus peculiaridades es un texto único que te mantiene en vilo hasta la última palabra. Flora Poste decide ir por una temporada a la granja de unos familiares, exactamente, a la granja de Cold Comfort Farm, con ella en el lugar entra la civilización, la amplitud de miras, también es verdad que se planta en la granja como un elefante en una cacharrería, produciendo un gran desbarajuste y abre una grieta por donde la luz del mundo entra en las mentes de la decena de personas que habitan el lugar. Flore Poste se desplaza desde Londres a la granja con ese propósito, con el de llevar e introducir consigo un poco de orden y civilización en la vida de sus primos con la única garantía y aval de que Charles, su amigo especial, si ella le dice «sácame de aquí», él lo hará sin dudar ni siquiera un segundo.

La hija de Robert Poste es una sorprendente novela, de una comicidad aplastante, divertida e inteligente. Recomendable al cien por cien, con una galería de personajes sin igual y una Flora Poste enérgica y brillante.



_________________________

María Aixa Sanz

(España, 1973) Escritora valenciana. Tiene publicadas las novelas El pasado es un regalo (2000), La escena (2001), Antes del último suspiro (2006) y Fragmentos de Carlota G. (2008). En mayo de 2008 publica el ensayo El peligro de releer, recopilatorio de los artículos literarios, con los que colabora en diversas revistas de España y Latinoamérica. En junio también de 2008 la Editorial Séneca publica el libro La escritura del no que recoge sus artículos más importantes junto a los de una decena más de escritores profesionales. Ganadora de varios premios de narrativa breve, relato y cuento en distintos idiomas.

Web's de la autora: Fotografías en la pared y Reseñando