Carmen Martín Gaite:
El espíritu de superación

___________________________
María Aixa Sanz



Las personas tendemos al olvido. No es reprochable. Es tan sólo una característica humana. Tendemos al olvido y entonces buscamos en las novedades lo que una vez conocimos. Hoy en día, cuando el siglo veintiuno ya hace algún año que dejó atrás su comienzo, la literatura española no puede presumir de tener entre sus plumas, a alguna, con una coherencia en su trayectoria literaria y en su buen hacer sobre los folios en blanco, como lo fue en su día, la de Carmen Martín Gaite.

En estos días hay escritores que pueden tener una novela buena o dos entre todas las que han escrito. A veces ocurre el milagro y encontramos lo que no creíamos que fuese posible encontrar. Con el paso de los años resistirán en el tiempo un par de nombres que ya se vislumbran, ante los cuales podremos quitarnos el sombrero cuando tengamos delante toda su trayectoria literaria. Pero no más. De haber hay: buenos escritores, escritoras y novelas. Pero no hay trayectorias literarias a las que poder aplaudir.

En cierta manera resulta extraño o no.

Tal vez, lo que falta es fe en el oficio.

Escribir es un oficio de fe, de tiempo, de disciplina, de soledad y de superación.

Quizás lo que falta hoy en día es el espíritu de superación y capacidad de disciplina (quizás estemos ahora mismo en un mundo en el que todo vale y donde la exigencia es mínima y la calidad ha dejado de ser una cualidad).

Si ha habido en España una escritora que encarna a la perfección el espíritu de superación es, sin duda, Carmen Martín Gaite, que empezó a escribir con ocho años y no se detuvo hasta un mes y medio antes de fallecer el 23 de julio de 2000, a los setenta y cinco años.

Su trayectoria literaria la hace ser la escritora esencial, única y referente en la literatura española del siglo veinte. Su obra abarca a todos los públicos, fue superando los escollos del oficio, sin abandonar las ganas de crear cada día algo nuevo, diferente y especial. Sin acomodarse nunca en lo que ya escribió. Sus novelas se reeditan una y otra vez, porque en ellas podemos encontrar historias para cada tipo de lector, por ejemplo: Nubosidad variable (novela contemporánea para todos); Irse de casa (novela para los que les gusta seguir una trama compleja); La Reina de las Nieves (novela para quien prefiere mezclar la fantasía con la realidad); Retahílas (novela para lectores de soliloquios que les hagan pensar y no perder el hilo); El cuarto de atrás (novela para los que se deleitan conociendo los entresijos de los escritores) y El castillo de las tres murallas (narración para lectores de entre ocho a ochenta y ocho años). En este artículo a modo de homenaje dejo muchos títulos en el tintero…, ensayos, traducciones.

Carmen siempre iba acompañada de un cuaderno donde poder anotar las frases que la acariciaban en el lugar menos pensado. Palabras que acariciaban su mente y su alma. También siempre le acompañó la estilográfica que le regaló su padre, agarrándose a ella, como el náufrago que se agarra a la tabla que no le dejará hundirse.

Carmen Martín Gaite demostró y sus libros nos siguen demostrando día tras día, que creía firmemente en el oficio de escritora pues de él dijo comparándolo con otros oficios que: «Un carpintero que ha construido una mesa sólida puede estar relativamente seguro de que ya ha aprendido a hacer mesas, pero a un escritor nadie le garantiza que, porque ha escrito un libro, el próximo que escriba tenga que ser mejor ni tan siquiera bueno». Con estas palabras confirma su espíritu de superación y el valor de la disciplina. Lo que es lo mismo que tener fe en el oficio y en la vocación.

El oficio de la escritura es un aprendizaje que nunca acaba, se renueva cada vez que los que nos dedicamos a esto tenemos delante una hoja en blanco.

La Gaite tenía una gran fe en su vocación y en su oficio y eso se reflejó en su trayectoria literaria, como ella misma dijo en su día parafraseando a Teresa de Calcuta: «Una grande y determinada determinación de no parar hasta llegar, venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabaje lo que trabajare, murmure quien murmurare, siquiera me muera en el camino, siquiera se hunda el mundo».

Señores, Señoras, les recomiendo humildemente la lectura de la obra de esta gran escritora.


* * * * *


Por primera vez se ofrece al lector las obras completas de Carmen Martín Gaite, ordenadas en siete volúmenes y bajo la dirección de José Teruel, profesor de Literatura española en la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en la obra de la autora. El Volumen Primero de las obras completas de Carmen Martín Gaite recoge las novelas publicadas en el período comprendido entre 1955 y 1978: Entre visillos; Ritmo lento; Retahílas; Fragmentos de interior y El cuarto de atrás y se editó en la primavera de 2008, ahora, en la primavera de 2009, acaba de publicarse el Segundo Volumen que incluye las novelas que escribió la autora desde el año 1979 al 2000 cuyos títulos son: Caperucita en Manhattan; Nubosidad variable; La reina de las Nieves; Lo raro es vivir e Irse de casa y su novela póstuma Los parentescos.


Carmen Martín Gaite
Obras Completas - Novelas I y II

Editorial: GALAXIA GUTENBERG




____________________________

María Aixa Sanz

(España, 1973) Escritora valenciana. Tiene publicadas las novelas El pasado es un regalo (2000), La escena (2001), Antes del último suspiro (2006) y Fragmentos de Carlota G. (2008). En mayo de 2008 publica el ensayo El peligro de releer, recopilatorio de los artículos literarios, con los que colabora en diversas revistas de España y Latinoamérica. En junio también de 2008 la Editorial Séneca publica el libro La escritura del no que recoge sus artículos más importantes junto a los de una decena más de escritores profesionales. Ganadora de varios premios de narrativa breve, relato y cuento en distintos idiomas.

Web's de la autora: Fotografías en la pared y Reseñando