Índice de artículos y reportajes

Relatos

Música en Margen Cero

Poesía

Pintura y arte digital

Fotografía

Radio independiente

¿Cómo publicar en Margen Cero?

Contactar con la redacción

Síguenos en Facebook

Página principal

 


Para leer este artículo completo
tienes que pulsar AQUÍ
(Archivo PDF - 260 Kb.)

El judío errante de las letras
mexicanas: Gabriel Zaid
por
Álvaro Marín Marín

 

Presentación

Se dice que Gabriel Zaid es un escritor mexicano nacido en Monterrey el año de 1934. Se sabe muy poco de él, pues no es dado a presentaciones públicas ni a vida social; es cierto que estudió ingeniería industrial en el ITESM, que vive de un negocio propio y que comenzó a darse a conocer en el medio cultural mexicano, tan centrado en la capital del país con una obra poética de calidad, así como por la publicación de su antología Ómnibus de Poesía Mexicana, en 1968, varias veces reeditada. Yo sospecho por diversos indicios que Zaid nació Zayed en Galitzia, Austria, de una familia judía sefaradita presionada a emigrar ante el avance nazi fascista, de 1939 en adelante. Lógicamente Zaid / Zayed jamás ha escrito de su niñez y juventud porque tendría que explicar la búsqueda familiar de una zona segura para vivir y desarrollarse, lejos de los peligros reales de Hitler y sus esbirros, la llegada a Monterrey, una ciudad progresista controlada por familias convertidas al catolicismo dominante pero de rancia estirpe judía (no podemos olvidar que las familias más encumbradas de esa zona: los Sada, los Laguera, los Garza, etcétera, hasta ahora incluso emparentados, son de origen sefaradita). Eso era entonces —hace unos cincuenta años— muy delicado y sensible, por lo que era mejor ocultarlo; pero, ahora que hasta ciertas políticas católicas mexicanas (Yeidkol Polevsky) se disfrazan de judías para progresar económica y socialmente, creo que es pertinente develar el misterio de Zaid para entender mejor su escritura, sus temas, sus metodologías. Porque además Zaid no nació mexicano, se hizo mexicano al asimilar nuestro idioma y cultura, aportando a su vez lo propio de su tradición judía, orientada hacia la erudición y el desarrollo personal con entusiasmo y esfuerzo, lo que no desentona de la ideología regiomontana actual.

Pasa con Zaid como con la mayoría de los conversos que desean integrarse totalmente; se esfuerzan en aprender y dominar el idioma. Así el ingeniero se volvió poeta, compilador y ensayista. Su idioma familiar del siglo XV, hispano seguramente, parecería chocante a los jóvenes de la preparatoria Eugenio Garza Sada allá en el Monterrey de la guerra fría. Sus ritos religiosos y tradiciones familiares de judíos provenientes del muy antiguo y recién desintegrado Imperio Austro-Húngaro, causarían desconcierto y aislaban al muchacho, inteligente y sensible, el cual se propuso ser... (sigue leyendo)

 

________________________
ÁLVARO MARÍN MARÍN es Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de México, Unidad Ajusco, Carretera al Ajusco 24, Colonia Héroes de Padierna, Tlalpan Distrito Federal, 14400, México.

Lee Los calcetines rojos, un relato de este mismo autor.

 

 



 

 

Revista Almiar (Madrid; España) / n.º 29 / agosto-septiembre de 2006
MARGEN CERO (2006) - Aviso legal