Personalismos
propagandísticos

por
Víctor Corcoba


Ahora que los gobiernos suelen confundirlo todo y confundirnos a todos, puesto que no pocos titulares de Instituciones están bajo sospecha para desgracia de los ciudadanos, también a uno le invade la duda sobre el terco deseo de fomentar grandilocuentes conmemoraciones culturales, por parte de las diversas Administraciones, con los consentidos derroches habidos y por haber. De pronto, cualquier organismo estatal, autonómico o local, se vuelve editor de panfletos, convoca premios millonarios y festines con mantel mariscado; aunque los eventos nada tengan que ver con la historia de su historia cultural. Por supuesto, previo omitir, todo lo que huele al Dios de la historia. Es el nuevo tabú. El hombre se cree asimismo el Creador. Y estos loros de la falsa sapiencia, no iban a ser menos. Ese Dios, alianza de culturas, no suele tener cabida en este tipo de pomposos actos discriminatorios, más rimbombantes que un peñasco. Mejor así, porque casi siempre detrás de todos ellos, se esconden más personalismos propagandísticos, avivados por el político de turno, que otra cosa. Esa es la cuestión que clama al cielo, mientras unos viven del cuento, otros malviven en polígonos de mierda. ¿Qué cultura es esta que no lucha por la igualdad?

La retraída cultura simplista que hoy se subvenciona y protege, por parte del papá Estado, aparte de ser aburrida y repelente, ciega más que despierta y ensordece en vez de encandilar. Sus endiosados cultivadores, que siempre responden al dictado y a la voz de su amo, por aquello de que no le retiren las migajas, olvidan la verdadera razón de ser de la cultura, la que salvaguarda lo humano, la que humaniza, la que se desvela y afana por el ser y para todo ser. Esa sería la mejor manera de profundizar en la pluriculturalidad, con la escucha y la participación masiva, jamás restrictiva. No hay otra forma. El saber no debe entender de colores partidistas, sino de universalidades. Sin embargo, los hechos cantan por sí solos: se ha perdido la buena educación del entendimiento, porque la cultura verdadera, los poderes la amortajan. Ahí es donde debe estar el cultivo, más que en llegar a ser, antes hay que hallarse los unos con los otros, a través de los mundos vividos, activando actividades que fomenten espacios donde gastarse y desgastarse el tiempo, más en donarse que en endiosarse, más en reclutar que en recluir.

La cultura no debe ser privilegio de algunos, puesto que nace con la vida vivida. Olvídense de las titulaciones academicistas. También ha de huirse de los figurines pesebristas. A mi juicio, habría que dar una especial prioridad a los sembradores de concordias desinteresadas. El interés todo lo prostituye. Para ver otros horizontes más sosegados, hay que instruir desde la ética y reconstruir estéticas perdidas, capaces de reanimar doquier significado por insignificante que nos parezca. Ya está bien de tanto desbocado brindis, pagado con el dinero de contribuyentes incapaces de llegar a final de mes, trabajando a destajo, lo que evidencia que, esta cultura aborregada, no necesita Ministerio, ni Consejería o Concejalía. Tal y como está el patio de voceros hazmerreíres, creo que urge el propósito de enmienda, la petición de disculpas por parte de los cacatúas bravucones, que bajo la madriguera de la cultura, acrecientan su patrimonio descaradamente, importándoles un pito elevar el pensamiento a nuevas cimas de libertad. La cultura es más un amor al arte y el arte es sobre todo un señorío del alma, que extiende su mano al abrazo. Para más ofensa, todavía la libertad es una fruta prohibida para muchos, a pesar de la abundante cosecha de emisarios de la ilustración.


__________________

Víctor Corcoba es un escritor que vive en Granada; licenciado en Derecho y Diplomado en Profesorado de E.G.B, tiene varios libros publicados.
CORCOBA[at]telefonica.net

(Más artículos de este autor...)






 

Índice de artículos  |  literatura  |  fotografía  |  pintura  |  portada
Revista Almiar (Madrid; España) - MARGEN CERO™ (2005) - Aviso legal