Los Borgia
___________________
Fermín Castro



Bienvenidos una vez más a La Torre del Misterio de Fermín Castro, vuestra esfera de lo incógnito y enigmático. Hoy trazaremos unas pinceladas sobre la vida de una famosa estirpe valenciana: Los Borgia.

Hay, desde hace unas semanas, una borgiamanía. Una vez más las empresas de marketing han hecho bien su trabajo. Cine, televisión, prensa, radio y demás corrillos de la corte, no paran de hablar de los Borgia. Sus comentarios son la mayoría de las veces monótonos y pretenciosos. Repiten hasta la saciedad las mismas sandeces. Se nos ha presentado a los Borgia como una familia que encarna el mal, la quintaesencia de la perversidad. Familia de asesinos sin escrúpulos, lujuriosos desenfrenados.

Hombres oscuros de corazón y malévolo espíritu. Mujeres sedientas de poder, ávidas de riquezas, siniestras madres. En definitiva, se nos muestra una familia de poderosos como si fuesen una excepción, una terrible excepción. La verdad es que actuaron del mismo modo en que lo hicieron los Médicis, los Sforza o cualquier otra familia de poderosos.

La continua tendencia al masoquismo de nuestros intelectuales y periodistas, en lo que respecta a nuestra historia, es enfermiza y merecedora de un serio estudio psicológico. Dejemos de avergonzarnos continuamente de nuestra historia, de nuestro pasado como si el de los franceses, ingleses, alemanes o cualquier otro pueblo, fuera un pasado mejor que el nuestro.

Una vez hechas esta necesarias puntualizaciones sobre lo que considero una innoble lapidación de nuestra historia, acompañadme a los misterios de la familia Borgia.

Los Borja (que es así como se llamaban antes de latinizar su apellido a su llegada a Roma) estaban asentados en Játiva, eran una amplia y poderosa familia local. Como suele ocurrir con este tipo de familias el dinero cayó de un lado y la inteligencia del otro. Así, Alonso de Borja era un muchachito muy despierto y espabilado, lleno de virtudes pero que pertenecía a la rama pobre de la familia. Su destino hubiera sido, como el de muchos otros, ser un segundón de la baja nobleza sin ninguna importancia pero su camino se cruzó con el de un hombre singular: Vicente Ferrer predicaba furibundos sermones sobre el final de los días y la maldad inconmensurable de los moros y judíos cuando tropezó con este jovencito. Vicente Ferrer se llevó una gran impresión de este joven y atendiendo a un singular olfato para reconocer la brillantez intercedió en la familia Borja para que costeasen los estudios del joven Alonso de Borja. Pasados unos años y observando al ya adulto Alonso, Vicente Ferre predijo públicamente que un destino glorioso le esperaba a Alonso de Borja. No se equivocaba quien seria santificado por Calixto III, nombre que recibiría Alonso al ser coronado Papa.

Son muchos los que critican a los papas de la familia Borgia, pero pocos los que reconocen la triunfal ascensión de este clan gracias a los primigenios esfuerzos de Alonso de Borgia. En defensa del primer Borgia que fue coronado emperador cabe decir que nunca se enriqueció a costa de su puesto (cosa que no podemos decir del resto de la familia), y aunque practicó el nepotismo es hipócrita criticar como grave falta lo que ha existido y existirá por siempre (recordemos que ‘nepotismo’ es otorgar privilegios o puestos a familiares, nepo significa en latín ‘sobrino’), no participó en conjuras políticas y trajo la paz a los Estados Pontificios. Realizó una frenética actividad para mejorar la calidad de los romanos, construyó hospitales, ayudó a los desvalidos. No digo que fuera un santo, que también los hubo en esta familia como Francisco de Borgia, pero me niego a dejarme llevar por la ola que demoniza a estas figuras de la historia de España.

Los franceses tienen mucho que agradecer a Calixto III (Alonso de Borgia) pues una de sus medidas fue rehabilitar la memoria de Juana de Arco, que había sido ajusticiada por los ingleses, acusada de brujería décadas antes y abandonada vergonzosamente a su suerte.

Hay una gran cantidad de libros que han surgido tras la ola de la nueva moda borgiana, algunos malos, otros peores, pero entre tanta paja también hay algo de grano como el libro Los 7 Borgia, de Ana Martos, editado por Nowtilus, que se está convirtiendo en la editorial que nos salva del tedio y la mediocridad bibliográfica de los últimos años. Este libro tiene en el capitulo II, titulado ¡Despierta Humanidad!, una visión, vivificadora y fresca de la nueva sociedad y mentalidad que dio alma al Renacimiento. Aconsejable cien por cien. Leedlo y salud.


_____________
Si sentís curiosidad sobre algún misterio no dudéis en proponérmelo y gustosamente lo incluiremos en un episodio de La Torre.

 


Fermín Castro González, nació en Palma del Río (Córdoba). Licenciado en Geografía e Historia -Especialidad Historia Contemporánea- ha participado en numerosos cursos de su especialidad y también en talleres literarios. A partir de diciembre de 2005 colabora periódicamente con sus artículos en la Revista Almiar - Margen Cero. CONTACTO CON EL AUTOR viriato73@hotmail.com



Otros artículos de este autor

Enigmas de la Historia:

La leyenda del Regimiento de Norfolk l Hitler: un oscuro misterio l La dinastía celestial l Mu: El Pájaro del Viento Divino l El Misterio Azul l Tesoros l Los Borgia l Masonería l Jesús y Buda l La Sangre es un vínculo sagrado

Ciclo parapsicología:
Parapsicología: La cenicienta de la ciencia
l Telepatía l Vudú


- Imágenes: (inicio): Alfonso de Borja, obispo de Valencia y papa Calixto III, Por Instituto Cervantes (España) [Public domain], undefined, via Wikimedia Commons | (en el artículo) Lucretia Borgia Pinturicchio, Pinturicchio [Public domain],via Wikimedia Commons.

PINTURA l LITERATURA l ARTÍCULOS l FOTOGRAFÍA
Revista Almiar (Madrid; España) / n.º 30 / octubre-noviembre 2006
MARGEN CERO™ (2006) - Aviso legal