El Misterio Azul
___________________
Fermín Castro


Bienvenidos una vez más a La Torre del Misterio de Fermín Castro, un lugar donde la Historia y el Misterio se entrelazan.

Siempre he sentido una especial fascinación por el mar, soy de aquellos que atesoran el vivido recuerdo de la primera vez que se abrió ante mí el insondable Azul. Amo el mar no sólo por su belleza sino por ese halito misterioso que lo rodea. Suban a bordo del «Albatros» un magnifico clipper con el que surcaremos la mar Oceana en pos de barcos fantasmas.

La vida en el mar ha sido durante siglos muy dura, acechando en cualquier momento la muerte entre las olas. Quizás por ello los marineros han sido unas gentes abiertas a la superstición y más perceptivas ante lo sobrenatural. Los cuadernos de bitácora están repletos de extraños sucesos, de avistamientos de animales fantásticos, de sirenas y tritones y otros habitantes de las profundidades.

Sin lugar a dudas el barco fantasma más famoso de todos los tiempos ha sido el del Holandés Errante, su leyenda está presente desde hace quinientos años aunque creo que debe ser aún más antigua. Es una leyenda que tiene numerosas variantes, básicamente se trata de un capitán de barco que, por su soberbia, es castigado por Dios a vagar hasta el fin de los días por el océano. En la mayoría de las versiones el capitán es holandés y según la leyenda que tomemos su nombre varia desde Vanderdecken, Van Demien, Van Straaten o Van Dieman. Vanderdecken retó al mismísimo Dios cuando doblaba el Cabo de Hornos en mitad de una terrible tormenta llevando a la muerte a toda la tripulación. Fue castigado a vagar sin rumbo durante toda la eternidad, sólo cada cierto tiempo le es permitido arribar a tierra con la esperanza de encontrar una mujer que le ame y así conseguir el perdón. Que sepamos, hasta ahora no ha conseguido ese añorado amor. A lo largo de la historia son numerosas las anécdotas y encuentros con este Errante. Recordemos como en 1881 el príncipe Jorge de Inglaterra (que sería coronado como Jorge V) anotó en su diario con fecha 11 de julio que viajando en el «Incostant» como cadete «...a las cuatro de la mañana cruzó ante nuestra proa el Holandés Errante, emitía una extraña luz fosforescente…». ¿Ensoñaciones de un joven, una mala pasada de una mente imaginativa y romántica propia de la edad? Es posible, pero hay muchos más avistamientos. En 1975, el Dr. Jim Thorne a bordo del yate «New Freedom» se encontraba realizando filmaciones y fotografías para un documental cerca de las Islas Bikini. Cuando reveló las fotografías encontró en el horizonte una vela que debía pertenecer a un antiguo navío con aparejo en cruz.

Son muchos los avistamientos de extraños barcos, algunos muy espectaculares como el extraño caso del «Ellen Austin». El capitán Baker registra en el diario de a bordo cómo el 14 de julio de 1881 encuentran una goleta (por cierto goleta viene del francés goélette, golondrina de mar, debido a sus redondeadas formas) abandonada, sin tripulación, sin pasajeros. Los botes salvavidas estaban arriados, no había señales de lucha. Aquello era muy extraño. Ordenó a algunos marineros que pasaran al barco abandonado para llevarlo a Boston adonde se dirigían. No hubo incidentes hasta el 20 de julio cuando perdieron contacto con el barco debido al mal tiempo. El día 22 divisaron el barco pero había algo extraño, nadie respondía a las señales que se le hacían desde el «Ellen Austin». Tras abordar el barco comprobaron horrorizados que estaba desierto. Buscaron en la bodega y en cada rincón del barco pero no había ni rastro de los marineros. El capitán Baker decidió colocar un nuevo grupo de marineros en el barco fuertemente armados y asegurar ambos barcos. Los marineros casi se amotinaron pues estaban aterrados. Tras varios días de calma una repentina tormenta separó a los barcos nuevamente a pesar de los desesperados intentos por mantenerlos unidos. Tras la tormenta buscaron durante cuatro días a sus compañeros pero no se encontró rastro alguno. Extraño suceso aunque aun lo es más el de la desaparición de la tripulación del «Cousins». Corría el año 1894 y cerca de Fort Stevens, en Oregón, a la altura del Cabo de la Desesperación, los vigías del Faro Camby observaron como el «Cousins» regresaba a puerto. Se alarmaron pues el capitán Zaiber había zarpado a las cinco de la madrugada, quizás alguien había enfermado o estaba herido y regresaban a tierra. Pero había algo más, los guardacostas observaron cono el barco se aproximaba a todo trapo, si seguía así por mas tiempo encallaría en la costa. El barco encalló violentamente en un banco de arena, rápidamente fueron a socorrerlos pero encontraron el barco deshabitado. Igual que en el caso anterior todo estaba normal, incluso había comida aún caliente en las mesas y cigarros humeantes en los ceniceros.

Famosísimo fue el caso del «Mary Celeste» encontrado desierto en diciembre de 1872 y que tuvo una repercusión mundial, o el caso del «Seabird» en 1850.

En este pavoroso viaje a las brumas marinas no pueden faltar una líneas sobre los triángulos de la muerte. Aquellos lugares donde el numero de desaparecidos rompe cualquier barrera estadística. Fue Charles Berilos el que difundió la historia del famosísimo Triangulo de las Bermudas. Sus libros El Triángulo de las Bermudas y Sin Rastro se transformaron en best sellers mundiales. El tiempo ha pasado y muchas desapariciones misteriosas no eran tal, y el numero de desaparecidos era menor al que Berlioz nos daba. Pero eso no significa que en el fondo, nunca mejor dicho, llevase razón al afirmar que algo extraño ocurría en aquella zona del mundo. Las anomalías magnéticas, los extraños avistamientos de luces submarinas, el mal funcionamiento de los dispositivos eléctricos, el antinatural comportamiento del tiempo, son factores que no han sido inventados, están ahí.

El triangulo de las Bermudas es el más famoso gracias a las obras de Berilos, pero no es el único. Menos conocido es El Mar del Diablo entre Japón y las islas Bonin, o el que Antonio Ribera denomina Triangulo del Diablo en el Mediterráneo Occidental.

¿Fábulas, exageraciones y deformaciones de hechos trágicos y reales en el mar? Quizás, pero el numero de desapariciones misteriosas en el mar es lo suficientemente elevado como para que no cerremos las puertas a todas las posibilidades.


* * * * *


Fermín Castro González, nació en Palma del Río (Córdoba). Licenciado en Geografía e Historia -Especialidad Historia Contemporánea- ha participado en numerosos cursos de su especialidad y también en talleres literarios. A partir de diciembre de 2005 colabora periódicamente con sus artículos en la Revista Almiar - Margen Cero. CONTACTO CON EL AUTOR viriato73@hotmail.com



Otros artículos de este autor

Enigmas de la Historia:

La leyenda del Regimiento de Norfolk | Hitler: un oscuro misterio | La dinastía celestial | Mu: El Pájaro del Viento Divino | El Misterio Azul | Tesoros | Los Borgia | Masonería | Jesús y Buda | La Sangre es un vínculo sagrado

Ciclo parapsicología:
Parapsicología: La cenicienta de la ciencia
| Telepatía | Vudú


IMÁGENES EN ARTÍCULO (orden descendente): Flying-Dutchman, By George Grie (self-made, http://www.neosurrealismart.com) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], via Wikimedia Commons | Mary Celeste as Amazon in 1861, See page for author [Public domain], via Wikimedia Commons | Triangle-bermudes, By Ds003 (Own work) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons.



PINTURA | LITERATURA | ARTÍCULOS | FOTOGRAFÍA

Revista Almiar (Madrid; España) / MARGEN CERO™
(2006) -
Aviso legal