Ciclo Parapsicología:
La cenicienta de la ciencia
___________________
Fermín Castro


Bienvenidos un mes más a nuestra cita con el misterio y la historia: pasen y tomen acomodo en esta vuestra Torre del Misterio.

Parapsicología es una palabra que crea el profesor de la Universidad de Duke, Joseph B. Rhine y que sirve para designar a la rama de la psicología que estudia los fenómenos que la psicología normal no es capaz de explicar. Parapsicología es, por tanto, lo que va más allá de la psicología. Este tipo de fenómenos existen desde el comienzo de la edad de los hombres, pero no fue hasta el siglo XVIII cuando comienzan a ser estudiados por los científicos e investigadores. En el siglo XVIII encontramos a dos figuras singulares, objeto de muchas críticas y objeto de vilipendio por parte de algunos historiadores pero de las que no podemos obviar sus logros y méritos. F.A. Mesmer construye su hipótesis del magnetismo animal y de la hipnosis. Hipnosis, como todo el mundo sabe, es una palabra que viene del griego hipnos que significa dormir. Hipnosis sería, por tanto, la rama del saber que estudia el sueño. Y la otra figura aún más controvertida es la de Cagliostro, personaje que nada entre lo real y lo legendario, entre lo científico y lo mágico pero que dejó una profunda huella en su tiempo.

En el siglo XIX el interés por lo espiritual, por lo que esta más allá de lo físico, provocó que muchos de los grandes personajes del siglo se volcaran en la investigación de fenómenos psíquicos. Desde divinos poetas como Lord Byron o Shelley a Sociedades científicas dedicadas por entero al estudio de fenómenos extraños, como la Sociedad Británica de Investigación Psíquica que realizó la famosa encuesta de alucinaciones en 1870.

En las décadas de bisagra entre siglo XIX y XX son notables los estudios de investigadores como Jules Eisenbud o H. Price el gran «caza fantasmas» que sufrió una ponzoñosa campaña de desprestigio tras su muerte por investigadores «serios» que ni siquiera se habían preocupado de leer los informes de Price, y que, además, habían tenido la poca caballerosidad de atacarlo en el momento en que él no podría defenderse. O el gran psicólogo Carl Jung que creó una ley para intentar explicar un acontecimiento extraño pero cotidiano: ¿Cuántas veces no le ha ocurrido a usted estar pensando en un familiar o amigo del que hace mucho tiempo del que no tiene noticia, y en ese mismo momento suena el móvil y al responder comprueba con sorpresa que es el familiar motivo de su pensamiento? Esto le ocurre a todo el mundo, es decir hay muchas veces que nos adelantamos a lo que va a pasar, pero como la psicología no era capaz de dar una explicación simplemente obviaba el fenómeno. Esta actitud es muy normal entre los científicos serios: ante un fenómeno del que no hay explicación lo mejor es negarlo. Esta actitud es radicalmente anticientífica. Carl Jung realizó un importante esfuerzo y creó su famosa ley de Sincronicidad a-casual o ley de la conciencia significativa. La importancia de esta ley radica en que un científico serio decidió traspasar la línea que separaba lo políticamente correcto de la verdad. Ya no eran locos los que se dedicaban al estudio de estos fenómenos. Los investigadores empezaron a admitir que no todos los mediums eran fraudes, había un número enorme de hechos reales inexplicables, acontecimientos que estaban ahí desde el comienzo de los tiempos. De todas las empresas del hombre la parapsicología era la ultima frontera, la más grande misión del hombre, la «conquista» del más allá.

Según la teoría científica se puede viajar en el tiempo, a pesar de las paradojas que dicho viaje suscite. Aceptamos la teoría sin rechistar, pero no reconocemos realidades que han acompañado al hombre desde siempre. Plinio, en la época romana, registra en sus escritos a psíquicos que predijeron grandes desgracias. O por poner otro ejemplo que todo el mundo conoce: el físico francés Nostradamus nos sorprende con algunas predicciones increíbles: «Habrá un gobierno de Inglaterra en América». Lo increíble no es que nos hable de una colonia inglesa en América, lo increíble es que el término América aún no había sido inventado. También fue capaz de nombrar el nombre del asesino y la localidad de nacimiento del hombre que asesino a Enrique IV mucho antes de que éste naciera. Están claras sus predicciones sobre el submarino, los aviones o la bomba atómica. Ante hechos constatables como esto no basta decir: ¡Paparruchas! ¡charlatanería! Y pegar un puñetazo en la mesa y dar por zanjada la cuestión. No hay nada más molesto que los hechos pues estos una y otra vez dejan en entredicho a las autoridades serias, y si no que se lo digan a Galileo pues, por mucho que se enfadase la Inquisición, la Tierra siguió empecinándose en rotar y moverse.

¿Y que decir de las detectives psíquicas? La realidad de estas personas es incuestionable, incluso hay ahora una serie en un canal de TV relatando la vida de una de ellas y los casos que resolvió. Florence Sternfels era requerida a menudo por la policía cuando un caso era demasiado peliagudo; Florence pedía un objeto de la persona desaparecida, después marcaba un punto en el mapa… y allí encontraban a la victima.

El gran problema de la parapsicología es la dificultad de reproducir en un laboratorio los fenómenos que estudia, sólo fenómenos como la telepatía han podido ser reproducidos en ambiente de laboratorio.

Para terminar quisiera aclarar mi punto de vista, no creo que exista nada sobrenatural, si existe es por lógica natural, la dificultad estriba en que no tenemos la tecnología suficiente para comprobar las leyes que rigen esos fenómenos. No se debe mirar a otro lado cuando encontremos fenómenos inexplicables. La universidad tiene en este aspecto una cuenta pendiente. ¿Para cuándo una cátedra de parapsicología?

* * * * *


Fermín Castro González, nació en Palma del Río (Córdoba). Licenciado en Geografía e Historia -Especialidad Historia Contemporánea- ha participado en numerosos cursos de su especialidad y también en talleres literarios. A partir de diciembre de 2005 colabora periódicamente con sus artículos en la Revista Almiar - Margen Cero. CONTACTO CON EL AUTOR viriato73@hotmail.com



Otros artículos de este autor

Enigmas de la Historia:

La leyenda del Regimiento de Norfolk | Hitler: un oscuro misterio | La dinastía celestial | Mu: El Pájaro del Viento Divino | El Misterio Azul | Tesoros | Los Borgia | Masonería | Jesús y Buda | La Sangre es un vínculo sagrado

Ciclo parapsicología:
Parapsicología: La cenicienta de la ciencia
| Telepatía | Vudú


IMÁGENES EN ARTÍCULO (orden descendente): Lenk Mesmer, By --Xocolatl 09:36, 1 June 2008 (UTC) (Own work) [Public domain], via Wikimedia Commons | Carl Jung (1912), See page for author [Public domain], via Wikimedia Commons.


PINTURA | LITERATURA | ARTÍCULOS | FOTOGRAFÍA
Revista Almiar (Madrid; España) / MARGEN CERO™ (2006) - Aviso legal