Tesoros
________________
Fermín Castro


Bienvenidos una vez más a La Torre del Misterio de Fermín Castro, la atalaya desde donde contemplar aquellos enigmas que tanto nos apasionan.

La Revolución francesa, acontecida en 1789, marca el fin de la Edad Media y el comienzo de la Edad Contemporánea. Fue un periodo de cambios sociales y políticos. Y también fue una etapa de la Historia repleta de misterios. Hoy desvelaremos algunos.

El rey Luis XVI, ante el giro del destino, puso a buen recaudo el tesoro real. Uno de los barcos que transportaban el tesoro francés, el Telemaque, zarpó con su bodega bien repleta de oro y joyas hacia América. Nunca más se reunirían rey y tesoro pues detenido el rey en 1791 sería guillotinado posteriormente. El barco se hundió antes de llegar a puerto a la altura de Quilleboeuf, el 3 de enero de 1790. Cuántos tesoros esconden las negras aguas del Atlántico.

Continuemos por tierras francesas, devastada a lo largo de la historia por incontables guerras e invasiones, donde los poderosos escondían sus riquezas con la esperanza de poder recuperarlas pasada la tormenta.

Desde el siglo XV el tesoro de Baugé permanece enterrado en algún escondrijo del Castillo del rey René. Fue aquí donde se concentró la mayor cantidad de riquezas expropiadas y arrebatadas a la aristocracia francesa en 1789. Una vez más el dinero atrae al dinero. Uno de los más escurridizos y misteriosos tesoros es el que perteneció a la familia Duvolloy, afincada en Sables-d´Olonne. Cuando La Vendee sufrió la asolación de los revolucionarios, la familia Duvolloy, como tantas otras, apenas tuvieron tiempo de coger lo necesario y huir con destino a Inglaterra. Todas sus pertenencias de valor habían sido enterradas con anterioridad y el mapa para encontrar el lugar exacto fue entregado a una sirviente leal. La señora Louire Grammont fue fiel a los Duvolloy. Durante toda su vida esperó el regreso de sus señores. A su muerte, todas sus pertenecías fueran metidas en un baúl y éste fue a parar al granero de la casona familiar heredada por su sobrino.

Pasó el tiempo, el siglo XIX siguió su curso y desembocó en el siglo XX y aquí retomamos la historia de este tesoro. En 1932 la casona es adquirida por nuevos propietarios. Encuentran el viejo baúl y entre sábanas roídas y polvorientos camisones un pliego de papel amarillento surge del tiempo. Es el mapa y las anotaciones para encontrar el tesoro de los Duvolloy. El nuevo propietario invertirá toda su vida en la búsqueda del tesoro, falleciendo en 1970 sin que tengamos pruebas de que lo hubiese encontrado. Quién sabe, igual sigue allí, esperando que algún intrépido lo encuentre.

Hay un tesoro aún más romántico y legendario escondido en tierras francesas, es el de don Rodrigo Gutiérrez de Villandrada. Este noble castellano, conde de Ribadeo para más señas, fue en el siglo XV un caudillo temible. Tenía a su cargo una gran mesnada de 5.000 bravos y despiadados bandidos y mercenarios. Saqueaba, incendiaba y asesinaba a placer. Su fama creció y fue apodado «El Emperador de los Saqueadores». En torno al 1430 obtuvo sonadas victorias contra el Príncipe de Orange, lo que le valió ser nombrado Gran Chamberlan por el rey francés Carlos VIII, enemigo acérrimo del Príncipe de Orange. Pronto se arrepintió el francés de haber encumbrado tanto a Rodrigo. Su ardor asesino y sus rapiñas continuaron, pero esta vez las sufrían los propios súbditos del rey francés. Carlos VIII cansado de tantos desmanes de su Gran Chamberlan acabó desterrándolo. Don Rodrigo Gutierrez de Villandrada, más conocido en tierras gabachas como El Castillan, hubo de abandonar el reino a uña de caballo dejando gran parte del fruto de sus saqueos escondido en las inmediaciones del Castillo de Montgilbert.

Si tenéis madera de buscador de tesoros os recomiendo el entretenidísimo libro El Enigma de los Tesoros Malditos, de Richard Bessiere, editado con gran prodigalidad de fotografías por Robinbook.


_____________
Si sentís curiosidad sobre algún misterio no dudéis en proponérmelo y gustosamente lo incluiremos en un episodio de La Torre.


* * * * *


Fermín Castro González, nació en Palma del Río (Córdoba). Licenciado en Geografía e Historia -Especialidad Historia Contemporánea- ha participado en numerosos cursos de su especialidad y también en talleres literarios. A partir de diciembre de 2005 colabora periódicamente con sus artículos en la Revista Almiar - Margen Cero. CONTACTO CON EL AUTOR viriato73@hotmail.com



Otros artículos de este autor

Enigmas de la Historia:

La leyenda del Regimiento de Norfolk | Hitler: un oscuro misterio | La dinastía celestial | Mu: El Pájaro del Viento Divino | El Misterio Azul | Tesoros | Los Borgia | Masonería | Jesús y Buda | La Sangre es un vínculo sagrado

Ciclo parapsicología:
Parapsicología: La cenicienta de la ciencia
| Telepatía | Vudú


PINTURA | LITERATURA | ARTÍCULOS | FOTOGRAFÍA

Revista Almiar (Madrid; España) / n.º 30 / octubre-noviembre 2006
MARGEN CERO™ (2006) - Aviso legal