Madrid y sus
matices

por
Guillermo Ortiz

Reportaje 6
19.04.2004

¿Quieren variedad?, ¿se imaginan un psiquiátrico al lado de un colegio?, ¿un geriátrico al lado de una universidad? ¿Se imaginan a un grupo de soldados marchando por en medio de las facultades mientras los ancianos les miran absortos desde los bancos? Hay, no demasiado lejos de la capital, un lugar donde las enfermeras pasean de la mano de los pacientes mientras un catedrático de metafísica se aprieta más fuerte un zapato: Cantoblanco. El campus elegido para la Universidad Autónoma.

Y no sólo es el sitio, es el camino. Sobre todo en el tren de cercanías, que una vez pasado Fuencarral muestra a las claras dónde estamos: en mitad de ningún sitio. Una especie de oasis, de campos de tenis junto a picaderos, de pequeñas granjas junto a porterías descolocadas por los reclutas de El Goloso... De todos estos matices uno se da cuenta, como siempre, demasiado tarde, es decir, cuando ya no forma parte de ese microcosmos en el que todo parece normal.

Si la Universidad de Cantoblanco destaca por algo es por su falta de urgencia. Ofrece lo que Madrid sólo da a cuentagotas: césped y oxígeno. Los jueves, en primavera, se organizan fiestas y conciertos a favor de Costa Rica o Guatemala o vete a saber. En la facultad de psicología la gente entra por las ventanas para salir con un mini de calimocho. Puede que la Complutense tenga mucho más empaque, pero se ha quedado como la vetusta abuela de las universidades, igual que la Carlos III o la Rey Juan Carlos pueden ser las nietas. A la Autónoma le queda aún esa dignidad de madre joven, con una difícil mezcla de responsabilidad y entusiasmo.

Se permite todavía algunos delirios, provocados, quizás, por lo atípico del entorno: por ejemplo aquellos carteles anunciando exámenes para el 29 y el 30 de febrero, la historia del hombreentrañable— que perdió una cátedra pero ganó un rectorado, los barracones propios de la Guerra Civil en los que se morían de frío los estudiantes de ciencias... o que un día al año se fabrique un porro gigante, se le ponga un aro encima y lo saquen en procesión festejando San Canuto... La locomotora gigante que uno se encuentra nada más salir de la estación en medio del césped, como si alguien se la hubiera dejado allí, olvidada.

Quedan recuerdos de las antiguas luchas: las ventanas enrejadas para que nadie escape, las baldosas entresacadas en los pasillos internos para que nadie pueda correr lo suficientemente deprisa...

Una vez me quisieron hacer firmar una hoja para que los de ciencias no entraran en la biblioteca de Humanidades. «Llevan calculadoras», susurraban indignados como el que descubre a un mercader en el templo. La convivencia entre veinteañeros es complicada, como cualquier convivencia, pero en seguida llega la primavera y el sol y las avispas te obligan a levantarte del césped y buscar un rincón más a la sombra, y parece como que todo se olvida. En Cantoblanco, como decíamos, la urgencia no existe y lo que más miedo da, sin duda, es marcharse. Y no me refiero a las cinco de la tarde, sino un día y para siempre. Coger el tren y cambiar el escenario: por delante la gris estación de Chamartín y las torres inclinadas de Plaza de Castilla como anuncio de la normalidad.

Aspiro, en cualquier caso, a volver. Sé que tendré que estar lo suficientemente viejo o lo suficientemente loco para merecerlo.

Web del autor: http://www.guilleortiz.com


Todos los reportajes:

1  ·  2  ·  3  ·  4  ·  5  ·  6

7  ·  8  ·  9  ·  10


FOTOGRAFÍA: Cantoblancouniversidad3, Por EDuLiN [Public domain],
via Wikimedia Commons.




Portada de Almiar

REVISTA ALMIAR - MARGEN CERO™ - 2004 · AVISO LEGAL