Índice de artículos y reportajes

Relatos

Música en Margen Cero

Poesía

Pintura y arte digital

Fotografía

Radio independiente

¿Cómo publicar en Margen Cero?

Síguenos en Facebook

Página principal





Maneras de vivir
por Carlos Díaz


Maneras de vivir el teatro con un
argentino en España:
Javier Daulte


Javier Daulte es dramaturgo, guionista, director teatral y profesor de interpretación y dramaturgia. Ha recibido más de veinte premios. Mientras en su país, más concretamente en Buenos Aires, está montando Baraka, de María Goos, en España se representa su propia obra, Nunca estuviste tan adorable, en la Villaroel, teatro del que también es director.

—Si hay que buscarle un tema sería el paso del tiempo. Javier ¿te incomoda el paso del tiempo?

—Lo más incomodo del paso del tiempo es que uno no lo advierte. Cuando uno se da cuenta es porque ya pasó ese tiempo.

—La obra recorre dos épocas que etiquetas como tu prehistoria y tu historia. Es la historia de la familia de tu madre. Arranca en los años cincuenta y se pasa sin estaciones intermedias a los comienzos de los setenta. ¿Qué década ha sido la más bonita de tu vida?

—Supongo que ésta, o al menos eso espero. En la infancia está todo lo que uno es. Uno puede ir a bucear las cosas más fantásticas y las más aterradoras pero la infancia no es algo fácil para ningún niño, ni ninguna de las otras etapas de la vida. Yo prefiero la madurez.

—¿Por qué?

—Porque uno está más consciente de las cosas. Ha aprendido un par de cuestiones y puede valorar a las personas y los vínculos de manera más sabia, y disfrutar a conciencia.

—¿Aprendes de tus errores?

—Bueno, esa es la idea.

—Si escribiera tu hijo una historia sobre su familia ¿cómo crees que describiría a su padre?

—Uf, como un hombre que viajaba mucho.

Nunca estuviste tan adorable es una unión entre recuerdos de cosas reales e idealizadas. ¿En tu vida eres más realista o idealista?

—En el teatro soy muy fantasioso porque me permite vivir historias que la vida quizás no me permita vivirlas. Me interesa la ilusión que genera el teatro cuando sabemos que lo que ocurre allí no está ocurriendo de verdad.

—El montaje nació en Argentina y refleja tu propia familia. Al montarla en Madrid se presentaba la tentación de ambientarla en el universo madrileño, sin embargo la dejaste en Buenos Aires y tampoco quitaste los argentinismos. No has cambiado las connotaciones de los barrios de olivos y barracas, ni la imagen que todos los argentinos conocen del paquete de harina Blancaflor. De hecho ha habido muy pocas modificaciones. ¿Por qué decidiste no hacer una versión española?

—Porque no hay tantas referencias en el original que impida la comprensión. Además Buenos Aires es un referente ya habitual en España.

—¿Has trabajado de manera diferente al crear la familia con los actores argentinos que con los españoles?

—Me sorprendí que inmediatamente todos los actores se sentían con mucha proximidad a lo que ocurría. Me sorprendí para bien.

—¿Las familias argentinas son diferentes a las españolas?

—El personaje de Blanca (Anabel Alonso) es español. La primera vez que hice la obra en Buenos Aires consideré que esta familia no era muy representativa de la típica familia argentina. De aquella familia de la mamma y la nona, que tiene que ver mucho con el inmigrante italiano. Pero esto no existía en mi contexto familiar, porque mi abuela era española, mi abuelo italiano y mi padre de origen suizo. Así que no era la familia porteña que se suele retratar.

—¿Te costó sacar de la televisión a Anabel Alonso para hacer de Blanca en Nunca estuviste tan adorable?

—La ventaja que tuve es que yo no la había visto en tele, por lo que no tenía ningún juicio ni prejuicio formado. Vi una actriz con una enorme sensibilidad y una gama de registros superamplia. Lo mismo le pasó a Anabel al saber que mi mirada no estaba contaminada por esos prejuicios, tampoco puso en primer plano sus recursos más conocidos.

—Francesc Lucchetti, Salvador en la obra, ha afirmado que la historia no es extraordinaria, pero sí es extraordinario el modo de contarla. ¿Esto es lo que más te diferencia de otros dramaturgos?

—Yo no sigo ningún modelo. En todo caso, una mezcla de modelos de todos los maestros que he tenido. Quizás la singularidad sea que como yo dirijo mis textos pues ya cuento con una complicidad del actor a la hora de cómo hacerlo e interpretarlo.

—Argentina quedó muy tocada económicamente por «el corralito». ¿La falta de dinero ayuda a agudizar el ingenio?

—Sí. Toda crisis renueva. Aunque no sea deseada, agudiza el ingenio y la imaginación. Pero tampoco olvidemos la tradición de teatro que hay en Buenos Aires. Un sábado hay trescientos espectáculos para ver, y no sólo teatro comercial. En la cartelera porteña hay mucho teatro profesional que se hace de manera desinteresada. Yo también hago teatro alternativo a pesar de trabajar en el privado y en el público.

—Has afirmado que te gustaría que se dijera de tus obras que no se parecen entre sí. ¿Qué te gustaría que se dijera de Javier Daulte, desde el punto de vista profesional?

—Saber si dejé alguna marca. Si hice algún tipo de aporte a este maravilloso arte que es el teatro.

—¿Crees que estás dejando marca?

—Esto no se puede saber. Es algo que se verá con el paso del tiempo, no es algo inmediato.

—¿Y de Javier persona, al margen de su profesión, qué te gustaría que se dijera?

—Que aprendí de mis errores. Me gustaría que se dijera que soy una persona común y corriente.

—¿Y lo eres?

—Sí, sí. La verdad que sí.


CARLOS DÍAZ, fue finalista como mejor actor en el Premio Espectador de la Revista Teatre Bcn por el personaje de Sra. Lucia en la obra Una Noche de Ópera, de La Cubana y Premio Ondas por el programa Tarde de Todos, en Onda Rambla. Ha trabajado en numerosas obras de teatro: Grupo de teatro La Cubana: Una Noche de Ópera (Dir. Jordi Milán); Las Tres Hermanas, de Anton Chejov (Dir. Jordi Oliver); Pigmalión, de Bernard Shaw (Dir. Nancy Tuñón); Romeo y Julieta, de William Shakespeare (Dir. Nancy Tuñón); cine: Va a ser que nadie es perfecto (Dir. Joaquín Oristrell); Agujeros (Dir. Jan Latussek); Impedimentos (Dir. Doménech Gibert); televisión: Serie El Show de Cándido, en La Sexta; serie Hospital Central, en Tele 5 y serie Lobos, en Antena 3 Televisión, entre otros títulos. Dirigiendo y presentando el programa Contigo en la Tarde fue líder de audiencia en la programación de SomosRadio.

WEB DEL AUTOR: http://carlosdiazactor.es/


PÁGINA WEB DE JAVIER DAULTE:
http://www.javierdaulte.com.ar/







Revista Almiar (Madrid; España) / n.º 40 / junio-julio de 2008
MARGEN CERO™ (2008) - Aviso legal