«CHAMPION» JACK DUPREE.
Los últimos años

___________________________

Ramón del Solo


Intro

Más que por las grandes figuras conocidas por todos, la historia del blues está escrita por músicos y personas que desempeñaron un papel que no ocupa muchas líneas en los tratados y, demasiado a menudo, ha sido injustamente olvidado. Hombres y mujeres que vivieron e hicieron lo único que podían y querían hacer en este mundo, una música sin la cual el desarrollo de la comunidad negra en Estados Unidos y la mayoría de los estilos musicales que el siglo XX nos ha dejado no serían lo mismo. «Champion» Jack Dupree es uno de esos músicos no demasiado conocidos pero con una importancia extraordinaria no sólo por sus composiciones y discos, sino por haber contribuido a que el piano sea un instrumento indispensable en muchos estilos del blues moderno.

Activo como músico durante más de sesenta años, su biografía, desde su nacimiento en el Nueva Orleáns de principio de siglo hasta su muerte en Europa a finales del mismo, supone una incidencia en todos aquellos momentos decisivos que tuvieron lugar en un largo e importante periodo de la historia del blues.

Además fue un hombre vinculado a su tiempo al que atrajeron y practicó actividades tan dispersas como el boxeo o las artes plásticas y fue pionero en componer canciones que criticaban abiertamente temas como la segregación racial, las drogas o la política exterior de algún presidente.

Sus treinta años de alejamiento de los Estados Unidos suponen una perspectiva diferente y una visión de primera mano de los comienzos del género en Europa; trabajó con muchos de los grandes —incluyendo nombres de leyenda como Tampa Red, Scrapper Blackwell y Leroy Carr— en su propio país y en Europa fue protagonista del inicio de la carrera de jóvenes como John Mayall, Eric Clapton, Mick Taylor, TS Mc Phee y Alexis Korner en Inglaterra y otros muchos músicos en Francia, Alemania, Suiza y los países nórdicos. Puede afirmarse que tuvo una importancia decisiva en el nacimiento del blues en Europa y que muchas de las figuras que revitalizarían el género a mediados de los 60’s y principios de los 70’s recibieron sus lecciones de primera mano. El hecho de ser uno de los primeros músicos estadounidenses de blues en establecerse en el viejo continente, su larga estancia repartida en un buen número de países y la gran cantidad de conciertos realizados en Europa le asignan además la categoría de figurar entre los grandes embajadores de éste tipo de música en nuestra orilla del Atlántico, papel que todavía no le ha sido lo suficientemente reconocido.

Hacía el final de su vida sería redescubierto en USA y cosecharía algunos triunfos en su propia casa y algunos éxitos póstumos. Aunque su figura, sonriente, con un cigarro en los labios e inevitablemente sentado al piano, es ya frecuente en cualquier tratado sobre el género, todavía falta mucho para que se rinda un merecido tributo a la importancia de su música y la grandeza de su persona. Como tantos otros.

A pesar de que Dupree nos dejó una extensa discografía y fue objeto de numerosos artículos y entrevistas en la prensa especializada, tal vez por el hecho de que su vida se vio repartida entre un buen número de países, existen grandes lagunas y contradicciones en su biografía y los datos que conocemos de ella están muy dispersos y en ocasiones repletos de errores. Afortunadamente, al menos en lo referente a su etapa europea y a su vuelta a los Estados Unidos a principios de los 90’s, todavía estamos a tiempo de recoger mucha información y testimonios de músicos que grabaron o tocaron con él y de otras personas con las que mantuvo una estrecha relación. Situado en esta línea, el presente artículo (que forma parte de un trabajo más extenso) tiene como fuentes principales una entrevista vía e-mail con Kenn Lending y otra en la que Lluís Coloma, aprovechando la ocasión de unos conciertos en los que actuaban juntos a finales de 2006, me hizo el impagable favor de preguntar a Axel Zwingenberger sobre los años en los que coincidió con «Champion».

Kenn Lending

Hacia finales de los años 70’s Dupree tomaría contacto con Kenn Lending, un joven guitarrista danés nacido en el ‘55 con el que llevaría a cabo más de 1000 conciertos desde 1980 hasta la fecha del fallecimiento del pianista. Juntos aparecerían en al menos 19 discos, incluyendo los últimos grabados en los Estados Unidos.

Kenn Lending conoció a Dupree en el ‘78, en una jam que tenía lugar en un club de jazz en Copenhague; en el ‘79 tocó con él en varias ocasiones y en el ‘80 pasó a ser su acompañante y a realizar junto a él giras por toda Europa. Durante esas épocas grabaron juntos para Gallo, en 1981 y para el sello danés Hot Society. A pesar de que fueron años de mucho trabajo e intenso aprendizaje Lending reconoce que «nunca me divertí tanto con nadie como con él. A pesar de que, como cualquier persona mayor, a veces podía parecer un viejo gruñón, Jack podía ser la persona más jovial del mundo. Vivimos juntos miles de anécdotas entre las que me sería difícil elegir una».

Kenn se convertiría en el mejor amigo y compañero musical de la última etapa de la carrera de Dupree, a primera vista reconoció a un músico con talento y tomó especial atención en transmitirle su legado: «Me consideró su heredero musical enseñándome todos los secretos de la música y la cultura afroamericana que datan desde antes de la época de la esclavitud. Yo ya había andado gran parte del camino cuando nos conocimos (si no hubiese sido así no me hubiese elegido) pero Jack me convirtió en un bluesman verdadero. Eso es lo que hizo que otros como Memphis Slim y Luther Allison respetasen mi música y quisiesen tocar conmigo».

Según Lending, Jack nunca se comportó con él como el líder de una banda, muchos de sus conciertos y grabaciones se efectuaron como dúo y con la propia banda de Kenn. Todavía en la actualidad piensa en él como en su mejor amigo: «De acuerdo, teníamos nuestros altos y bajos como lo hacen todos los buenos amigos, pero me quería como a un hijo y nuestras vidas estuvieron cruzadas hasta el momento de su muerte. Aún pienso en él todos los días».

La etapa de su asociación fue fructífera en cantidad y en calidad y su fruto se traduce en un buen número de discos propios y colaboraciones con otros artistas realizadas en ese periodo tanto por la Kenn Lending Band como en formato de dúo.

En el ‘84 tiene lugar un concierto en directo en el Markthalie de Hamburgo registrado por Pinorrek como The Blues Jubilee Album con el que pretende celebrar sus 75 años haciéndose acompañar para la ocasión de un buen plantel de viejos y nuevos amigos. Memphis Slim, Lousiana Red, Mickey Baker, Axel Zwingenberger, Monthy Sunshine Jazz Band y el grupo de Kenn Lending son partícipes del evento. El disco se reeditaría en el ‘88 por Blue Moon, poco después de la muerte de Memphis Slim en París en ese mismo año.



Al parecer, la idea del concierto y la del disco vino dada por Axel Zwingenberger quien en 1981 había grabado en Los Ángeles otro disco con Big Joe Turner durante la fiesta del setenta aniversario del vocalista. Axel había sido invitado por Big Joe y su esposa a una fiesta en su casa. Como no andaban muy bien situados económicamente propuso correr con los gastos y alquilar un estudio para grabar a Joe con él mismo al piano y a algunos músicos invitados entre los que figuraban Eddie «Cleanhead» Vinson y el batería Roy Milton. El disco se grabó el 23 de Mayo y tuvo un buen nivel de ventas, especialmente en Alemania. En el ‘84 Axel pensó que podría hacerse algo parecido con Dupree, se lo propuso a su productor musical y éste aceptó la idea del disco que, a diferencia del de Joe Turner, se grabó en directo durante un concierto al que asistieron mil afortunados espectadores que abarrotaban el local y con la ayuda de un buen número de invitados y amigos. La idea de «Jubilee» volvió a repetirse cinco años después en el ‘89 en el mismo local pero no fue grabada —al menos oficialmente— en esa ocasión.

En el ‘85, ‘86, ’87 y el ‘88 nuevos discos con Kenn Lending, uno de ellos Usual Dangerous Guy (Avaron, 1986) acompañando al bajista (habitual en la banda de Albert Collins) y cantante de Chicago Aron Burton que durante esa época disfrutaba de unos tres años sabáticos en Europa y aprovechó para grabar el 27 de Marzo en los estudios Sound Lab de Copenhague y autoproducir el disco, que constituía el primero a su nombre y se editó sin demasiada difusión en el momento. Algunos de los temas (todos compuestos por el bajista) volvieron a editarse por Earwig en 1993 dentro del cd, de Aron Burton Past, present & future. Al parecer «Champion» y la banda de Lending coincidieron en Zurích con Aron, todas las noches acababan en el local donde éste actuaba y de allí salió la idea de hacer algo juntos. En Copenhague actuaron una noche juntos en el club Mojo y sin más preámbulos, al día siguiente entraron en el estudio de grabación.

La amistad y las colaboraciones musicales entre Jack y Kenn Lennding se prolongaría hasta el fallecimiento del primero, juntos llegarían a dar más de mil conciertos repartidos entre 35 estados y países y grabaron al menos 19 discos.

Axel Zwingenberger

Axel Zwingenberger es otro de los músicos que conoció bien a «Champion» Jack Dupre, su amistad comenzó a finales de los setenta y se mantuvo hasta el final de la muerte de Jack consolidándose en un extenso número de giras y conciertos y en un buen número de grabaciones en las que, habitualmente, Axel pone el piano y Dupree ejerce como cantante. Posiblemente nadie supo sacar a la superficie sus posibilidades como vocalista de la manera que lo hizo Zwingenberger, que además fue junto a Kenn Lending en parte responsable del último giro estilístico en la carrera del americano.

Axel Zwingenberger nació en Hamburgo en 1955, estudió piano clásico durante once años y antes de su encuentro con «Champion» ya era un músico con prestigio reconocido que había tenido ocasión de grabar con Big Joe Turner y había realizado giras con Lionel Hampton y Alexis Korner. Durante los ochenta y los noventa compartiría escenario con muchos de los grandes y hoy en día se ha ganado la reputación y el prestigio de ser considerado uno de los principales exponentes del piano de boogie y uno de los músicos más creativos del género.

Axel conocía a Jack al haber coincidido con él en el Festival de Blues de Colonia en septiembre del ‘74 y posteriormente en otros festivales de Jazz. Hacia 1976 Jens Ploetz, un aficionado de Hannover fundó el club Blues Meile, e invitó a Dupree a compartir con él la dirección del local. Axel fue uno de primeros músicos que pisaron su escenario.



«Toqué en Blues Maile en el ‘77 con el bajista Mogens «Basse» Seidelin. Allí fue donde entablé un contacto más estrecho con Jack. Trabajábamos para la misma promotora, la Karsten Jahnke Konzert Direktion, y hacia el ‘79 comenzaron a contratarnos como dueto de pianos. Jack tocaba su viejo estilo de blues y yo me inclinaba más hacia el boggie, pero nos compenetrábamos muy bien cada uno con su piano. En el ‘80 hicimos la primera gira importante por Alemania y un gran número de conciertos y shows para radio y televisión. Hacia esa época, Jack había grabado un disco (Freedon, para el sello Pinorrek) con Monty Sunshine y su banda inglesa de jazz con lo que a menudo daban conciertos juntos y algunas veces yo también actuaba con ellos».

Pese a mantener una buena amistad y una fructífera relación profesional, «Champion» Jack Dupree y Axel Zwingenberger se tomaron su tiempo antes de registrar grabaciones. «Hacia los ‘80 el estilo de Jack como pianista resultaba un tanto anticuado, tocaba temas de los años ‘40 y ‘50 que ya nadie interpretaba y que pese a ser una música fantástica resultaba un tanto anacrónica. Estaba muy bien para nuestras actuaciones en formato de dúo, pero nos frenaba un poco a la hora de grabar, aunque yo estaba muy interesado en hacerlo y Jack me lo había pedido en muchas ocasiones. En su cumpleaños, en el año ‘84 y durante una fiesta en Hamburgo, registramos un tema (en el disco The Blues Jubilee Album grabado en directo en el club Markthalie, editado por Pinorrek y reeditado por Blue Moon en el ‘88) al que llamamos Rambling Boggie que puede ser una muestra de nuestro sonido como dueto de pianos, pero no teníamos material para grabar un disco entero. En el ‘87 me contrataron para tocar en Hannover, en un concierto que celebraba el cierre de una gran feria de maquinaria industrial. Yo estaba contratado como pianista, pero como sabía que Jack estaba en la ciudad y necesitaba dinero, se me ocurrió que podíamos reclutarle como cantante».

«Dupree era un excelente vocalista que podía moverse con soltura en muchos estilos de blues, podía cantar como Roosevelt Sykes, como Peetie Wheatstraw y a la manera de otros muchos de los grandes. Aunque en su discografía no resulte evidente, era mucho más versátil como vocalista que como pianista ya que podía moverse en muchas más direcciones y alcanzar una amplia variedad de estilos. En aquella Feria de Hamburgo yo toqué el piano de cola y él cantó, como lo hacían los pianistas de Chicago en los años treinta y cuarenta. A nosotros nos gustó el resultado, era algo nuevo y podía funcionar. Hablé con Jack y le dije que, después de seis o siete años, ahora era el momento de hacer algo para registrar nuestra música. Me puse en contacto con el dueño del club Jazzland, en Viena, que era un viejo amigo y le propuse tocar durante una semana con Jack y mi hermano Torsten a la batería, montamos el equipo que había en Jazzland y registrábamos lo que tocábamos cada noche. Así grabamos nuestro primer disco, en febrero del 88.

Simultáneamente grabamos en el mismo club Champ's Housewarming otro disco en el que nos acompañaba The Mojo Blues Band. Yo había hablado con su primer guitarra Eric Trauner de hacer algo al estilo del blues acústico de los años treinta y cuarenta y ese era un campo que la Mojo Blues Band conocía muy bien. Contamos con Christian Dozzlera a la armónica y el acordeón, Erik Trauner y Markus Toyfl en las guitarras, Daniel Gugolz al bajo y Michael Strasser y mi hermano Torsten en la batería. Jack cantaba y yo me hacía cargo del piano. Con ellos utilizamos el club como estudio durante dos tardes para ensayar temas siempre distintos mientras que Jack y yo trabajábamos también en el otro disco».

La Mojo Blues Band se había formado en el ‘77 y, aunque el resto de los músicos han cambiado, continúa en activo liderada por el guitarrista Eric Trauner (un devoto tanto del más clásico estilo de Chicago como del sonido de Louisiana y el zydeco) siendo considerada una de las mejores formaciones de blues en Austria. En aquellas épocas eran el grupo de cabecera del club Jazzland, habían tocado y grabado con Axel y habían compartido escenario con algunas leyendas como Johnny Shines, J.B. Hutto, Sunnyland Slim, Joe Carter o Eddie Clearwater.

El disco, en formación de trío, se grabó en una sola tarde el once de Febrero y el mismo día se registraron parte de los temas del otro álbum con la Mojo Blues Band que terminó de grabarse durante la tarde siguiente. El propio Zwingenberger se hizo cargo de la producción y ambos fueron editados por el sello Vagabond alcanzando buenas críticas y un razonable número de ventas.

«Tras esas grabaciones Jack estaba entusiasmado y quería grabar más. Tenía en mente un álbum completo de versiones de Leroy Carr, al que había conocido junto a Scrapper Blackwell en el ‘34 en Indianápolis y que había sido una de sus principales influencias durante su juventud; sobre todo a la hora de cantar. A mí me parecía que la idea podía resultar un excelente homenaje, pero como disco podía resultar un tanto aburrido y además no hacía rigor a la capacidad de Jack de interpretar otros tipos de blues, por lo que pensaba —e intentaba convencerle— de que deberíamos revisar el repertorio de otros de los grandes músicos de esa época, seleccionar los temas y grabar un disco que se llamase Blues Classics. Esto fue a primeros del’ 88 o principios del ‘89, ensayábamos en su casa y grabábamos con un casete canciones que Jack recordaba o que quería aprender. Pasábamos mucho tiempo escuchando viejos discos y trabajando sobre esa música; Jack quería que fuese algo diferente, distinto de sus otras grabaciones».

Durante ese periodo fue hospitalizado por primera vez. En la primavera del ‘90 marchó a Nueva Orleáns con Kenn Lending para participar en el festival de Jazz, aunque había sido invitado el año anterior tuvo que aplazar el viaje por motivos de salud. Estaba muy orgulloso de haber sido invitado.

Tras su vuelta de Estados Unidos y posteriormente a la grabación de Back Home In New Orleáns, vuelve a retomarse el proyecto del álbum. «...Grabamos Blues Classics casi en las mismas condiciones que lo hicimos en el ‘88 en el Jazzland de Viena; sólo que esta vez fue en un pequeño teatro de Munich. Una vez al año y desde hacía unos 15 ó 20, yo tocaba allí durante un par de semanas, a veces solo y a veces acompañado por otros músicos. En el noventa les propuse hacer algo con Jack. Nos pusimos en contacto con Michael Strasser, el batería de la Mojo Blues Band y nuestro viejo amigo el bajista Mogens «Basse» Seidelin y en septiembre grabamos el disco».

Blues Classics aparecería en el mercado bajo el sello Vagabond. Sería su última grabación en Europa. Con Axel Zwingenberger volvería a coincidir, su último concierto juntos fue en Viena cuando en agosto del ‘91, tras la segunda visita de Jack a Nueva Orleáns y pocos meses antes de su muerte; tocaron durante cinco días en Jazzland.

Sobre el carácter de Dupree, la opinión de Axel coincide con la mayoría de las recogidas: «Era una buena persona, muy emotivo y provisto de un gran carisma; todo eso se nota cuando canta y cuando toca. Entraba en una habitación y antes de medio minuto, todos se habían fijado en él; ya fuese por su manera de entrar o por cualquier cosa que dijese. Estuviese donde estuviese, era el centro de atención.

Siempre solía mostrarse amigable y nunca le conocí un comportamiento violento. Como todo el mundo se enfadaba cuando se sentía insultado o agredido, pero normalmente era paciente, comunicativo y siempre trataba de ayudar en todo lo que pudiese. Recuerdo que una vez que tocamos en un club de Hamburgo, en el ‘79, Jack había hablado con el dueño del club que, al parecer no tenía mucho dinero. Al terminar el concierto, él ya había cobrado o había llegado a un acuerdo; pero faltaba mi parte y nadie venía a pagarme. Allí sólo estaba la camarera y el dueño no aparecía por ninguna parte a pesar de que el representante le buscó hasta en la cocina. Habíamos estado tocando hasta la una de la madrugada, pero Jack se quedó esperando hasta las cuatro para asegurarse de que recibía mi dinero».

Sobre la afición de Dupree a la bebida (y conviene recordar que el propio Jack afirmaba que para él «la cerveza era tan necesaria como el piano») Axel Zwingenberger reconoce un cierto exceso, pero también hace notar que la creencia general es un tanto exagerada y que, al menos en parte, era fomentada por el pianista como otra de las características de su personaje escénico.

«Sé que la gente cree que bebía mucho y sí, claro que bebía. Empezaba con grandes cantidades de café por la mañana. Le vi borracho algunas veces, en alguna fiesta... También en algunas ocasiones en las que tocábamos a las seis de la tarde y teníamos que esperar hasta la medianoche para el segundo pase; no teníamos otra cosa que hacer y sólo había bares... Claro que bebía mucha cerveza y se emborrachaba con cierta frecuencia; pero la gente, por ese carácter suyo, muchas veces no llegaba a comprender su comportamiento y pensaba que estaba siempre borracho. Yo he compartido muchos conciertos con él y sé que muchas veces pedía y pedía cerveza u otras bebidas a lo largo de la noche, tomaba un poco, realmente pequeños sorbos, guardaba el vaso detrás del piano y a menudo se olvidaba de él y volvía a pedir otro. A menudo, al terminar, podías contar quince o más vasos medio llenos de cerveza acumulados al lado del piano. Tenía que ver con la letra de muchas de sus canciones, podía resultar gracioso y era parte del espectáculo».

De vuelta a casa

En 1990 actúa junto a Lending en el Festival de Jazz de Copenhague Poco después y al parecer consciente de estar afectado por el cáncer, vuelve a Estados Unidos tras un largo periodo de ausencia. Según palabras de Kenn Lending, «la decisión no fue suya, él había jurado no volver a los Estados Unidos, pero el New Orleans Jazz and Heritage Festival nos había contratado primero en 1989 y tuvimos que cancelarlo porque, poco antes, se le había detectado a Jack un cáncer en la médula espinal. En el noventa la enfermedad se mostraba estabilizada y marchamos para allí. Volvimos de nuevo al año siguiente y tuvimos una gira de seis semanas por USA y Canadá. Allá donde fuésemos la gente le adoraba, era como la vuelta de una leyenda. A pesar de todos esos años no le habían olvidado».

Era su primera visita al país tras una ausencia de más de tres décadas. Su aparición en el New Orleans Jazz and Heritage Festival se convierte en uno de los principales atractivos del evento.

Parece ser que Dupree disfrutó con la vuelta a casa. Alojado en el Hotel Landmark, en Rampart St. (la misma donde se situaban los locales en los que tuvieron lugar sus primeras apariciones públicas, más de 60 años antes) recibía a las visitas en el vestíbulo. Por allí pasaron amigos, músicos, conocidos y familiares con los que compartió conversación, bromas y anécdotas.

Aprovechando el tirón, graba en los estudios Ultrasonic y para el sello Bullseye el álbum Back Home In New Orleans, producido por Ron Levy.

Ron Levy no era un recién llegado al mundo de la música. Como pianista y organista se había iniciado militando en la banda de Albert King a los 18 añitos, pero pronto pasó a la formación de otro King, en este caso B.B. con quien llegó a grabar 19 álbumes incluyendo el premiado Live at Cook County Jail. En los ‘80 giró y grabó con Luther «Guitar Jr.» Johnson y Roomful of Blues y montó su propia banda Ron Levy's Wild Kingdom. Como productor arreglista y músico de estudio entró en la casa Atlantic en el ‘87, pero tres años más tarde estaba al frente del sello Bullseye donde ejerció de productor no sólo de Dupree sino de Charles Brown, Bonnie Raitt, Lowell Fulson y otros muchos. Acumula un buen montón de premios por su trabajo incluyendo varios W.C. Handy y varias nominaciones al Grammy.

En cuatro de los temas del disco «Champion» Jack Dupree está respaldado por un nutrido número de grandes músicos habituales en la zona de Louisiana que incluye al guitarrista de Oklahoma Wayne Bennett, que había sido sideman de figuras como John Lee Hooker, Buddy Guy y Elmore James y que fallecería en Nueva Orleáns en el ‘92; al bajista Walter Payton Jr; a Alvin «Red» Tyler y a Sax Gordon a los saxos y al trompetista Teddy Riley (que también pasaría a mejor vida en el fatídico año ‘92). En las seis canciones restantes sólo contaría con la presencia de su amigo Ken Lending con el que volvería a grabar en formato de dúo.

Aunque es evidente que ni la fuerza de la voz ni la agilidad de los dedos de «Champion» es la misma que en otras épocas, el disco mantiene la sinceridad, la fuerza, la emotividad y la rudeza sin adornos del mejor estilo barrelhouse. Dupree, con 79 años cumplidos continúa transmitiendo su mensaje de una forma tan directa y emotiva; con la misma sinceridad que en sus años jóvenes y con la experiencia que sólo puede aportar una biografía abundante en años y experiencias. Por otro lado, en algunos temas, Dupree parece querer dar otra vuelta de tuerca a su música en el último tramo de su carrera y aprovecha el colchón que le aporta una banda de lujo para aproximarse al swing y a otros sonidos propios de la Crescent City, como si quisiera demostrar que la vida y la carretera le habían dado la capacidad de moverse en cualquier terreno sin perder en ningún momento el carácter personal y autobiográfico de todas sus composiciones.

Para Axel Zwingenberger el éxito de Dupree en el festival de Nueva Orleáns y en sus últimas grabaciones fue en gran parte fruto de su capacidad como cantante y del estudio de los clásicos que había llevado a cabo cuando surgió la idea de la grabación del álbum Blues Classics, que quedó interrumpida por el viaje a Estados Unidos para ser retomada a su vuelta. «... Habíamos ensayado muchísimo. Cuando fue a grabar a Nueva Orleáns todos estaban sorprendidos de la cantidad de temas que podía interpretar y de su versatilidad como cantante. Impresionó a todo el mundo por sus conocimientos sobre la tradición del blues y su capacidad para adaptarse a cualquier estilo».

Posteriormente, en el ‘91 repite el éxito de Nueva Orleáns, participa en el Chicago Blues Festival y vuelve al estudio para registrar los cortes de dos nuevos discos, Forever & Ever y One Last Time, para Bullseye; además de recuperar su pasado y rememorar las épocas en la que era un Spy boy durante los carnavales de la Crescent City grabando, una vez más en compañía de Lending, el tema Yella Pocahontas para el recopilatorio The Mardi Gras Indians Super Sunday Showdown, editado por Rounder en 1993. Serían los últimos de su carrera, For Ever and Ever recibiría un premio W.C: Handy al mejor disco de blues tradicional y le valdría a su autor la entrada en el Hall of Fame. El segundo, One Last Time, aprovecharía el resto de temas recogidos en la misma sesión, aparecería con posterioridad a la muerte de su autor y carecería de la consistencia del anterior. A primeros del año 2000, dentro de su serie Heritage, Rounder presentó A portrait of “Champion” Jack Dupree, un cd recopilatorio de estos últimos trabajos que incluye anotaciones de Marian Leighton Levy.

Coda

La gira estadounidense del 91 tuvo una fuerte carga emotiva, tanto Jack como los músicos y una buena parte del público eran conscientes de que era probable que aquella fuese la última vez. Poco antes el pianista había comprado para sus hijos una casa en Inglaterra con la intención de proporcionarles alguna seguridad.

Poco después vuelve a Europa para estar presente en una exposición de sus cuadros en una galería sueca. Al poco tiempo regresa a su casa en Hannover donde el cáncer pone fin a su vida el 21 de Enero de 1992. Karsten Jahnke, su agente en Alemania hizo pública la noticia. Atendiendo a las imprecisiones en la fecha de su nacimiento, tenía entre 81 y 82 años y tan sólo habían pasado unos meses desde sus últimos conciertos en Nueva Orleáns y Chicago y su última visita a un estudio de grabación. Cuentan que tuvo una muerte apacible y, según el comunicado oficial, abandonó este mundo «con una sonrisa en la cara».

Su incineración tuvo lugar en Hannover y se cuenta que congregó a un buen número de personas que, atendiendo a la letra de una de las canciones de Jack (Give me the flowers while I'm living; ‘Llevadme las flores mientras esté vivo’), de la que había grabado una nueva versión para el álbum One Last Time se abstuvieron de llevar flores al funeral y según una tradición cherookee portaban plumas para colocarlas encima del ataúd. Axel Zwingenberger recuerda el acto como «su último espectáculo». Posteriormente y según su propio deseo; sus cenizas se arrojaron al Mar del Norte.

Agradecimientos

Aunque la mayoría de los músicos y personas que estuvieron cerca de «Champion» suelen guardar un buen recuerdo y manifiestan su interés en revindicar su figura, la distancia en el tiempo y otros problemas dificultan a veces la consecución de material y testimonios que ayuden a conocer detalles sobre su vida y su música. Kenn Lending se mostró en todo momento dispuesto a ofrecer su ayuda.

El amigo Lluís Coloma, uno de los mejores pianistas de boogie y blues que ha dado este país, aprovechando que a finales del 2006 coincidía con Axel Zwingenberger en unos conciertos barceloneses, tuvo la gentileza de servirme de puente para que Axel contestase unas preguntas y grabar y enviarme una larga conversación en la que se despejan muchas dudas y se relatan buenas anécdotas del periodo de Dupree en Hamburgo, donde Axel giró y grabó en numerosas ocasiones con él.

Gracias a los tres.


___________________
Ramón del Solo,
es el Director de la Revista Bluespain
(http://audio.ya.com/bluespain/index.htm)


Otros artículos del autor: John Lee Hooker Jr. (Madrid, 16.03.2005) / Bessie Smith. La emperatriz y la ginebra / BARRELHOUSE BLUES. Sobre putas y pianos

* IMÁGENES EN ARTÍCULO: (Cabecera) Champion-jack-dupree-img98- small, By myself (myself) [CC-BY-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], via Wikimedia Commons | (En el artículo; orden descendente) Champion Jack Dupree & Mickey Baker, By Sescenti (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons | Zwingenberger, By Barbara Mürdter (photo taken by Barbara Mürdter) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html), CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/) or CC-BY-SA-2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5)], via Wikimedia Commons.