Joaquín Lera:
«La poesía nos hace grandes»

______________________________
entrevista por Nacho G. Hontoria *


«He salido a caminar, con el viento como amante. Sin un duro que gastar: Caminante».

Así reza uno de los versos de Joaquín Lera (Madrid-Corcubión, 1959), músico y poeta. Hablamos con él de su nuevo trabajo: Sinfonía de Ranas y Flores de Papel.

—Este mes se presenta tu último trabajo Sinfonía de ranas en vinilo y el libro Flores de papel. ¿Qué te aporta el soporte del vinilo que no te pueda dar el digital?

—El vinilo ha sido durante muchos años el soporte por excelencia de nuestras vidas. A Mr. Vinilo casi deberíamos pedirle disculpas por haberlo silenciado en el desván de los triciclos, la peonza y los recuerdos más hermosos.

Sinceramente no cambio los guateques de antes alrededor del pickup o el tocadiscos por los botellones de los chavales de ahora con sus MP3 individualizados y automatizados.

Además, desempolvarlo me ha servido para recuperar varios artistas que hacia tiempo no escuchaba. Un verdadero placer.

Primero la cara A, mientras observas la portada y, luego, la cara B mientras lees las letras de las canciones sin necesidad de usar una lupa.

La era digital es maravillosa para algunas cosas y sin duda la música es una de ellas, pero tener un vinilo entre los dedos es algo más. Es como apreciar un buen cuadro y sentarte pausadamente a escucharlo una y otra vez.

Digamos que me ha pillado de sorpresa. La publicación ha sido un empeño de Pedro Martínez, de Puro Vinilo y Xavier de Tusalle, de LápizCero Ediciones que han hecho una edición excelente y limitada para los amantes del coleccionismo y melómanos de pro. El resultado es un excelente trabajo grabado entre Buenos aires, Salvador de bahía y Madrid bajo el auspicio de Fábrica de Sueños que es como se llama mi estudio multidisciplinar.

Yo creo en definitiva que Mr. Vinilo se resiste a morir y hay que saberlo degustar como el mejor de los taninos sin despreciar en absoluto a sus nietos el Sr. Compacto y el niño mp3. Los tres van de la mano. El verlo publicado me ha quitado 30 años de encima.

—En el libro están las letras del disco, varios poemas y artículos de varios autores que hablan de ti. ¿Qué artículo te ha sorprendido más y por qué?

—Efectivamente esa es otra peculiaridad de este trabajo conjunto. Ver impresas en un libro las letras de las canciones con algún que otro poema nuevo es un bonito escaparate para la vista mientras escuchas las canciones. Pero además si en la segunda parte del libro viene artículos de escritores, músicos y periodistas a los que admiro, ¡imagínate!

Un poco hedonista afrancesado, pero ¿a quién no le gusta que le suban el ego plumas con el prestigio y el talento de Chantal Maillard, Luz Pichel, Luis Alberto de Cuenca, Ignacio del Valle, Pacho Rodríguez, Manolo Tena, Alberto Casal o mi querido hermano el actor Chete Lera entre otros no menos importantes…?

Es difícil destacar alguno porque para mí todos tienen un valor incalculable. Me los quedo todos como un niño grande que soy. Estos cromos no los cambio.

—Has musicado la obra de varios poetas, ¿Qué poeta te ha costado más?

—La poesía nos hace grandes.

Esta faceta mía de musicar poetas es un tren de largo recorrido. Viene de la infancia. A los primeros que musiqué fueron Antonio Machado, Lorca y un excelente poeta extremeño llamado Manuel Pacheco cuya canción Caminamos aún sigo cantando en mis conciertos de vez en cuando.

Después he hecho varios Cd’s que se pueden comprar en atunes o iTunes (hay que hacerse promoción).

Allí están: Damas de la Poesía, con Blanca Andreu, Luisa Castro, Balbina Prior, Ana Romaní, Marina de Miguel Arrivi, etc… así hasta 12 poetisas.

También se puede encontrar un excelente trabajo de Chantal Maillard. Su libro Hainuwele, que he musicado al completo, o Una hora, dos minutos y 19 segundos con Luís Alberto de Cuenca y Luz Pichel de quien musiqué 25 poemas en dos Cd’s; 13 en castellano y 12 en gallego, Todo va bien y Do mar e da terra, respectivamente.

De estos tres últimos, Chantal, Luz y Luis Alberto, además he tenido el privilegio de que recitan en alguno de los poemas con mi música de fondo. Todo un lujo…

Estoy enamorado de todos ellos pero sin duda tener el beneplácito de los herederos para poner música a cualquiera de los poemas del gran José Hierro fue un trabajo fascinante y enriquecedor. Invito a los lectores a que lean su poema: Ballenas en Long Island.

La canción dura más de diez minutos y cada vez que la escucho me pone los pelos como escarpias.

Este ha sido el poema que más me ha costado; eso no quiere decir que los demás no.

—¿Algún poeta te ha dicho qué le parecía tu interpretación de sus poemas?

—La verdad es que sí. Todos me han contagiado su alegría al escuchar sus opiniones sensibles y positivas menos los ausentes. Claro que creo que los escuchan allá donde se encuentren haciendo odas, anáforas y versos libres.

Desde Félix Grande, Francisca Aguirre, Guadalupe Grande, Alfredo Buxán o Sebastián Mondéjar hasta los antes citados han tenido palabras de aliento hacía mí.

Algunos, dos o tres, no me contestaron y otros, los menos, no saben que compuse canciones gracias a sus versos.

Hay excelentes poetas de habla hispana a los que me gustaría poner notas musicales, pero me falta tiempo.

Últimamente he hecho un vídeo con mi composición Luna azul, dedicado a Miguel Hernández, en el que recito uno de sus poemas. Llamo a los poetas se llama.

Con Miguel Hernández he hecho doce canciones que no se habían musicado antes.

Y también a Claudio Rodríguez, Luis Álvarez Lencero y al mismísimo Pepe Viyuela he musicado.

Son tantos y tan buenos. Perdón si me olvido alguno.

—Ya sé que es difícil, pero ¿cómo resumirías tus más de 30 años de carrera?

—Altos y bajos. Subidas y bajadas. Triunfos y fracasos. Así es la vida para todos…

Pero siempre en cada uno de ellos hay un denominador común. La constancia. Las ganas de hacerlo bien, el esfuerzo y el aprendizaje hasta que el cuerpo aguante. Caminando sin mácula. Treinta años no son nada.

Ha sido y es un viaje de largo recorrido. He tenido la fortuna de cantar mis canciones en grandes teatros y salas pequeñas alrededor del mundo. He conocido a grandes artistas. He viajado más que el baúl de la Piquer. Y lo que me queda. Algunas de mis canciones han sido grandes éxitos. ¿Qué más puedo pedir?

Uno de mis versos dice:


He salido a caminar

con el viento como amante.

Sin un duro que gastar:

Caminante.



_________________________

* Esta entrevista y las fotos que la ilustran se publicaron originalmente en El eco de la sierra (n.º 29; noviembre de 2010), a quien agradecemos su autorización para poder reproducirlas aquí.


Web de Joaquín Lera: www.joaquinlera.com




Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información