Retrato del artista

adolescente, Joyce




El nombre de Joyce se asocia primera e indefectiblemente a su a lo largo y ancho del planeta conocida novela Ulises. Esta obra suya puede encontrarse en cualquier idioma y en cualquier formato; tanto en chino como en inglés y ya sea compilada en dorados tomos de pastas duras como robles o bien en formato de edición de bolsillo. Pero hay otra obra suya también sobresaliente que no siempre se acerca al lector común, sí a aquellos que se interesen por leerla, sí también a los estudiantes de las diversas filologías, sí a los lectores asiduos, pero no a muchos otros fuera de estas tres categorías. Esta obra, Retrato del artista adolescente, originalmente publicada por fascículos, es uno de los grandes libros de la literatura en lengua inglesa, además de constituirse como un referente o un espejo de los nuevos escritores, de los jóvenes procesando ideas o de los meros amantes de la reflexión.

Este autor irlandés que tanto indagó y experimentó con el lenguaje y cuyo haber cuenta con otros títulos no menos reseñables como son Dublineses o La velada de Finnegan, critica en este retrato a la sociedad de la época, su Gobierno y su Iglesia —es muy recomendable hacer un par de relecturas al irónico fragmento que trata el discurso del párroco— desde una óptica descarnada, realista y, por si fuera poco, su maestría le lleva a crear momentos alegóricos mediante la inclusión de mitología (analícese por ejemplo el nombre del protagonista, Stephen Dedalus).

Recurriendo al monólogo interior expone una fabulosa evolución del personaje, su alter ego. El escritor dublinés ofrece en esta obra una perfecta autobiografía que bien debiera el lector al menos hojear antes de entrar a desentramar su gran obra, ya citada, Ulises.

Aunque a menudo pueda resultar espesa su lectura, ha de tenerse en cuenta que un libro suyo puede ser tan enriquecedor como para un antropólogo el estudio in situ de las cuevas de Altamira o para un portero de fútbol la colocación de un elástico colchón bajo las duras hierbas del área pequeña. Joyce merece por tanto, cuando menos, las cien páginas que un día pidió Umberto Eco para su detectivesca historia titulada El nombre de la rosa.

_________________________________

Alejandro Tobar Salazar (Lugo - España, 1983), Ganador del concurso de Relatos de Verano 2005 de la Voz de Galicia. Accésit en el IV certamen de poesía Lucus Augusti 2006. Un 2º Premio en el Contacontos 2003, organizado por la Xunta de Galicia, por su guión Nin tanto nin tan pouco, 6.º premio en el I certamen Ribeira Sacra literaria 2006, mención de honor Cuentos de navidad, de la revista Emol; ha publicado poemas, reseñas y artículos en revistas literarias y diarios como Arteliteral, Literaturas.com, El Progreso de Lugo o la editorial Galaxia. Tras cinco años de estancia en Madrid, actualmente reside en Marsella, Francia. Colaborador habitual de la Revista Almiar / Margencero.

  alejandro_tobar[at]hotmail.com

por Alejandro Tobar


































 

Más artículos en Perfiles de letras:

Conociendo a Novoneyra: Un poeta lluvioso | Retrato del artista adolescente, Joyce |
Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes | Vanguardia desde Córdoba: Pablo García Casado |
Arturo Corcuera y el diluvio de animales | Poeta-pintor e e cummings | Sánchez Espeso, dibujante de Nueva York |
Niall Binns: poeta de sensaciones | Juan José Arreola visto desde El guardagujas | Guy de Maupassant y El Borracho |
Gioconda Belli y la poesía erótica | Luis Pimentel: poesía lejana a los aspavientos | El Tristán Tzara poeta |
Horace Walpole. En los límites de la imaginación | Neuman planta su mundo en un tapete verde |
Georg Trakl, referente del expresionismo | Caja negra, de Pablo Sánchez |
Jean Claude Izzo | El Libro del transtierro, de Costero de la Flor


Ilustración artículo: James Joyce in 1915, By C. Ruf (Cornell Joyce Collection)
[Public domain], via Wikimedia Commons.



Literatura | Artículos | Fotografía | Pintura y arte digital | Portada | Cómo publicar en Almiar
Revista Almiar - Margen Cero™ (2005) - Aviso legal