por Alejandro Tobar



Sánchez Espeso,
dibujante de Nueva York

Germán Sánchez Espeso realiza un ejercicio de escritura disparatada en su última novela New York Shitty que a muchos les recordará a Charles Bukowski, John Fante o incluso a Raymond Chandler (este último por lo extraño de las conversaciones entre su ficcionado detective y los demás personajes). El autor español, que iba para jesuita y que parece haber renegado —a Dios gracias— de tal condición, crea toda una atmósfera en la que plasma un Nueva York filtrado por sus críticos pero asombrados ojos; se dirige mediante esta técnica al camino que ya otros como Döblin o Dos Passos habían realizado antes con Berlin Alexanderplatz y Manhattan Transfer respectivamente.

Es curiosa la manera en que Sánchez Espeso salpica la gran urbe norteamericana con gotas de humor español (del bueno). El sexo está por todas partes —también en la novela—. El autor lo pervierte, lo amasa, lo habla y lo hace practicar en lugares de lo más variopinto.

El propio título de la novela sirve de preludio, de conclusión, de resumen y de concepto de lo que es la novela: un rascacielos con mugre bajo el asfalto, un barullo ensordecedor que incita a unirse, una cloaca que echa humo y un falo que penetra un tubo de escape.

Salvando las distancias con los escritores ya citados y alguno que otro más, vale este nuevo libro que firma Germán Sánchez Espeso para todos aquellos lectores que buscan diversión, buena escritura, diálogos creativos e incluso diría que una vuelta de tuerca a la literatura en torno a la colosal ciudad de Nueva York hecha en nuestro país, que se acerca, si no toca, a la que pueda hacer el mayor conocedor del mundo neoyorquino, que, sea quien sea, no dista mucho de Sánchez Espeso.




* * * * *

Alejandro Tobar Salazar (Lugo, España, 1983), Ganador del concurso de Relatos de Verano 2005 de la Voz de Galicia. Accésit en el IV certamen de poesía Lucus Augusti 2006. Un 2º Premio en el Contacontos 2003, organizado por la Xunta de Galicia, por su guión Nin tanto nin tan pouco, 6.º premio en el I certamen Ribeira Sacra literaria 2006, mención de honor Cuentos de navidad, de la revista Emol; ha publicado poemas, reseñas y artículos en revistas literarias y diarios como Arteliteral, Literaturas.com, El Progreso de Lugo o la editorial Galaxia. Tras cinco años de estancia en Madrid, actualmente reside en Marsella, Francia. Colaborador habitual de la Revista Almiar / Margencero.

alejandro_tobar[at]hotmail.com

Más artículos en Perfiles de letras:

Conociendo a Novoneyra: Un poeta lluvioso | Retrato del artista adolescente, Joyce |
Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes | Vanguardia desde Córdoba: Pablo García Casado | Arturo Corcuera y el diluvio de animales | Poeta-pintor e e cummings | Sánchez Espeso, dibujante de Nueva York | Niall Binns: poeta de sensaciones | Juan José Arreola visto desde El guardagujas | Guy de Maupassant y El Borracho | Gioconda Belli y la poesía erótica | Luis Pimentel: poesía lejana a los aspavientos | El Tristán Tzara poeta | Horace Walpole. En los límites de la imaginación | Neuman planta su mundo en un tapete verde | Georg Trakl, referente del expresionismo | Caja negra, de Pablo Sánchez | Jean Claude Izzo | El Libro del transtierro, de Costero de la Flor


Fotografía en el artículo por Pedro M. Martínez ©



Literatura | Artículos | Fotografía | Pintura y arte digital | Portada | Cómo publicar en Almiar
Revista Almiar - Margen Cero™ (2005) - Aviso legal