por
Alejandro Tobar

Poesía:
El Libro del transtierro, de Costero de la Flor

Este mismo año aterrizó una joya en el mercado editorial. Aunque eso sí, clandestinamente, pues tan poco comerciales son sus miras que las librerías encargadas de su distribución muchas veces ni siquiera lo colocan en los estantes de poesía, sino en «filosofía oriental» u otras denominaciones similares. Se trata del Libro del transtierro / Trans-landing book, traído de la mano de Juan Ignacio Costero de la Flor, que firma como Aristeas, y al que hay que agradecer este espléndido canto a la multiculturalidad, al tótem hispanoárabigo.

En estos días en que se acostumbra a buscar recursos poéticos epatantes, rupturistas, frenéticos..., de pronto, ha emergido suavemente, como un jardín floreado, esta oda a la belleza del habla, a los distintos recodos del mediterráneo, a la Castilla más rica, a los patios y a las piedras rosáceas. De esto se compone la particular poesía de Costero de la Flor.



Si bien el texto permite al lector un amplio campo de posibles lecturas, existe un tronco común, una especia de cayado que golpeando la tierra va haciendo camino, va allanando las sierras y va formando el cauce de un río que cruzara desde el levante hasta la desembocadura lisboeta. Porque este poema es un recorrido tanto temporal como geográfico por la España, por el Sefarad, por el Al-Andalus, y sobre todo por el mozárabe Mayrid. «La prosa florida» versa ya en sus primeros compases el poema. Y será esa prosa florida la que nos lleve en volandas, como transportados por una música para la que no hace falta una mínima noción de solfeo, hacia los calores del verano en el puente de Segovia o las tardes tranquilas en algún paraje del Guadarrama, milenaria frontera natural.

Después de haber leído esta concatenación de vitalismo, sólo queda dar las gracias al autor por su ópera prima y por habernos prestado sus ojos a quienes no tenemos el talento innato de ver en las tierras secas del sur todos esos riachuelos de agua que fluyen de modo subterráneo.

* * * * *


 

Alejandro Tobar Salazar (Lugo, España, 1983), Ganador del concurso de Relatos de Verano 2005 de la Voz de Galicia. Accésit en el IV certamen de poesía Lucus Augusti 2006. Un 2º Premio en el Contacontos 2003, organizado por la Xunta de Galicia, por su guión Nin tanto nin tan pouco, 6.º premio en el I certamen Ribeira Sacra literaria 2006, mención de honor Cuentos de navidad, de la revista Emol; ha publicado poemas, reseñas y artículos en revistas literarias y diarios como Arteliteral, Literaturas.com, El Progreso de Lugo o la editorial Galaxia. Tras cinco años de estancia en Madrid, actualmente reside en Marsella, Francia. Colaborador habitual de la Revista Almiar / Margencero.

alejandro_tobar[at]hotmail.com

Más artículos en Perfiles de letras:

Conociendo a Novoneyra: Un poeta lluvioso | Retrato del artista adolescente, Joyce |
Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes | Vanguardia desde Córdoba: Pablo García Casado | Arturo Corcuera y el diluvio de animales | Poeta-pintor e e cummings | Sánchez Espeso, dibujante de Nueva York | Niall Binns: poeta de sensaciones | Juan José Arreola visto desde El guardagujas | Guy de Maupassant y El Borracho | Gioconda Belli y la poesía erótica | Luis Pimentel: poesía lejana a los aspavientos | El Tristán Tzara poeta | Horace Walpole. En los límites de la imaginación | Neuman planta su mundo en un tapete verde | Georg Trakl, referente del expresionismo | Caja negra, de Pablo Sánchez | Jean Claude Izzo | El Libro del transtierro, de Costero de la Flor


Fotografía en el artículo, por Pedro M. Martínez ©



Literatura l Artículos | Fotografía | Pintura y arte digital | Portada | Cómo publicar en Almiar

Revista Almiar (Madrid; España) / n.º 30 / octubre-noviembre 2006
MARGEN CERO™ (2006) - Aviso legal