por
Alejandro Tobar

El Tristán Tzara poeta


Tristán Tzara, autor ligado a las vanguardias y más concretamente a los manifiestos de éstas, además de ser un ideólogo magnífico —nada menos que siete manifiestos DADA— es también un gran poeta. Es este aspecto el que toca reseñar aquí:

El hombre aproximativo, redactado a lo largo de cinco años, es todo un universo de imágenes que responden a los cánones del denominado dadaísmo. Para quien no esté familiarizado con este rupturista y renovador movimiento literario, baste leer alguno de sus numerosos manifiestos. Como digo, y creo decir bien, es tal el cosmos que crea el autor rumano con este «libro-poema» (así lo define la editorial) que el lector podría pasarse horas y más horas reflexionando sobre una sola de las cientos de líneas, pues en cada recodo se esconde una y mil visiones, algo similar —salvando las distancias estéticas— a lo sucedido con los simbolistas, sobre todo en el caso de la poética de Mallarmé.

Este libro de absoluta vehemencia y no menos libertad estética, que no se agarra a poses previas y que en cierto modo es primo-hermano del posterior surrealismo, por el que su autor sentirá inclinaciones, puede ser ante todo definido como un antidogma. Desconcertante por donde quiera que se mire, rompe con el pensamiento, con el lenguaje y sume al autor en un estado de perplejidad que lo mismo le puede llevar a fruncir el ceño como a esbozar la más grande de las sonrisas.



El hombre aproximativo
(fragmento)



(...) La tierra me tiene apretado en su puño de tempestuosa angustia

¡que nadie mueve! se escucha en el momento abrirse paso el vuelo de una mosca

y reunir la jornada en búsqueda de un fin

encerremos en los pañuelos los minutos que nos separan

¡arriba las manos! para acoger al ángel que va a caer

deshojarse en nieve de luciérnagas sobre vuestras cabezas

cielo debilitado por el viento que tanto ha soplado

nosotros pagaremos los sufrimientos las innombrables deudas (...)




* * * * *

Alejandro Tobar Salazar (Lugo, España, 1983), Ganador del concurso de Relatos de Verano 2005 de la Voz de Galicia. Accésit en el IV certamen de poesía Lucus Augusti 2006. Un 2º Premio en el Contacontos 2003, organizado por la Xunta de Galicia, por su guión Nin tanto nin tan pouco, 6.º premio en el I certamen Ribeira Sacra literaria 2006, mención de honor Cuentos de navidad, de la revista Emol; ha publicado poemas, reseñas y artículos en revistas literarias y diarios como Arteliteral, Literaturas.com, El Progreso de Lugo o la editorial Galaxia. Tras cinco años de estancia en Madrid, actualmente reside en Marsella, Francia. Colaborador habitual de la Revista Almiar / Margencero.

alejandro_tobar[at]hotmail.com

Más artículos en Perfiles de letras:

Conociendo a Novoneyra: Un poeta lluvioso | Retrato del artista adolescente, Joyce | Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes | Vanguardia desde Córdoba: Pablo García Casado | Arturo Corcuera y el diluvio de animales | Poeta-pintor e e cummings | Sánchez Espeso, dibujante de Nueva York | Niall Binns: poeta de sensaciones | Juan José Arreola visto desde El guardagujas | Guy de Maupassant y El Borracho | Gioconda Belli y la poesía erótica | Luis Pimentel: poesía lejana a los aspavientos | El Tristán Tzara poeta | Horace Walpole. En los límites de la imaginación | Neuman planta su mundo en un tapete verde | Georg Trakl, referente del expresionismo | Caja negra, de Pablo Sánchez | Jean Claude Izzo | El Libro del transtierro, de Costero de la Flor


Fotografía en el artículo: Tristan Tzara, By original author: unknown; cropped and retouched by: Rlevente
[CC BY-SA 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons.

Literatura l Fotografía l Pintura y arte digital l Portada l Cómo publicar en Almiar
Revista Almiar - Margen Cero (2006) - Aviso legal