Sade

Evocando los bríos de su sólida trayectoria

por

José Manuel Macedo


____________________



SADE: Lección musical de
irreprochable legado

_____________________________

Con amplias aptitudes conocidas desde su primera entrega, trazaron su sonido característico. Refinados y virtuosos, fundamentan su trabajo en la minuciosidad aislada y discreta, conductas atípicas para un mercado discográfico estridente y amarillista.


Sade es una de las bandas inglesas más importantes e influyentes de la música contemporánea mundial. Sus creaciones convergen en el jazz, el soul y el pop. Este eclecticismo artístico los ha llevado a vender más de 40 millones de discos, obteniendo con sus temas destacadas posiciones en los charts más importantes. Asimismo, son ganadores de tres premios Grammy, un premio BPI (UK) y, su vocalista, Sade Adu, fue honrada con la Orden Oficial del Imperio Británico en el año 2002, en mérito a sus logros artísticos y contribución en bien de los valores que sostienen a la sociedad.

El nombre real de la cantante, figura principal del grupo, es Helen Folasade Adu, quien nació en Nigeria el 16 de Enero de 1959. Hija de madre inglesa (Anne, enfermera) y padre nigeriano (Adebisi, profesor), ha hecho su carrera en las islas británicas donde después de estudiar diseño de modas y ser modelo fotográfica, sin mayor trascendencia, conformó su primera banda de r&b y latin funk llamada Arriva (1980). Pero fue desde su ingreso a la banda Pride, en 1981, donde conoció a los que luego serían sus músicos de batalla hasta hoy: Stuart Matthewman (guitarra y saxo), Andrew Hale (teclados) y Paul Spencer Denmann (bajo). Junto a ellos, establece lo que sería el proyecto más importante de sus carreras: Sade, debutando con el auspicioso single Smooth Operator, tema que les dio altura y los «identificaría» comercialmente.

Las composiciones de Sade son de enorme factura estilística, sublimadas por momentos en los sonidos del misticismo soul, la frescura y plasticidad del pop; así como también por la sensualidad y vitalidad inherente al jazz. El estilo alcanzado es su sello particular: plagado de elegancia y melancolía; fluidez y acertada intuición compositiva; virtuosismo y precisión instrumental. Obteniendo con ello seis placas publicadas de sostenido nivel: Diamond Life (1984), Promise (1985), Stronger than Pride (1988), Love Delux (1992), The best of (1994), Lover’s Rock (2000) y Lover´s Live (2002), entre otras producciones paralelas como remixes o ediciones especiales para algunos países.

La lírica de Sade transita principalmente en el amor (contemplativo, epidérmico y vehemente); la esperanza en los valores humanos y, ya en menor medida, la justicia social. Sade Adu es la encargada de verbalizar estas inquietudes, así como de encabezar toda su producción y desarrollo visual sin restar mérito a los músicos que la acompañan, con quienes comparte autoría musical en casi la totalidad de los temas. Es entonces pertinente decir que, Sade, no es sólo una bella y talentosa cantante nigeriana, como muchos por desconocimiento pueden afirmar, sino un cuarteto (encabezado por Adu), en donde la suma de sus potencialidades da como resultado un particular e imperecedero trabajo musical. Las dos últimas sílabas del apellido paterno de la cantante: Folasade, de las cuales suponemos se propuso y sustrajo el nombre de la banda, deja entrever cierta presencia y liderazgo que desde un comienzo tuvo ella dentro del grupo.

Matthewman, Spencer y Hale, tras la gira mundial de la cuarta producción, Love Delux, desarrollaron actividades paralelas en torno a la música: desembocando por ineludible y fuerte lazo de amistad en el proyecto en conjunto denominado Sweetback (1994), con lo que le dijeron a Sade Adu: «...nos tomamos un descanso» (entendemos la saturación tras largos pero sustanciosos años de trabajo). Perpetuaron así esta nueva experiencia en un esférico r&b y urban soul autotitulado Sweetback (1996). Esta aventura musical posiblemente los libere de los parámetros Sade (y todo lo que conlleva ser integrante de una banda tan reconocida); sin embargo no los desmotiva en perseguir aun (esperemos por mucho tiempo más), las luces de ese estigma fundado oficialmente hace ya diecinueve años.

El grupo deja, desde ya, un importante legado en la música contemporánea. Su estilo no se suscribe a ninguno en especial: se ajusta a la libertad sensorial (como quien podría definir esto, característica inherente en un creador serio) y, por tanto, los referentes influencian pero no determinan ningún estilo explícito en la elaboración de la obra. Sade, sostiene además un claro compromiso profesional. Esto es: seguir el norte de la motivación musical en el papel que desempeña cada uno; llevar la vida pública aislada de los «escándalos publicitarios»; perseverar en el estilo alcanzado, sin ceder a las presiones discográficas. Expresar profunda pasión por lo que hacen y verdaderamente creen, es otro rasgo importante en ellos, como el carácter mismo que su obra musical viene demostrando.

* * * * *


JOSÉ MANUEL MACEDO, peruano, es periodista, escritor, músico y artista plástico.
@ sustituída
jose_manuel_macedo[a]yahoo.es

ILUSTRACIÓN ARTÍCULO: Sade Adu 1, By Silosarg (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons.




PINTURA | LITERATURA | ARTÍCULOS | FOTOGRAFÍA
Revista Almiar - Margen Cero (2003)
- Aviso legal