___________________

Más cine

Índice de artículos

Literatura

Pintura

Fotografía

Página principal

___________________





Otros artículos en Almiar:

Che, guerrilla (Pedro M. Martínez)

The Wrestler, (Guillermo Ortiz)

Paul Newman: La leyenda de un indomesticable (Óscar Portela)

Joyas del cine documental: Cuando éramos reyes (Guillermo Ortiz)

Entrevista a Javier Bardem, por Amparo Gil

El patio de mi cárcel, entrevista con Belén Macías (Carlos Díaz)




Medina del Campo 2009:
Una joya entre la meseta
____________________________

Guillermo Ortiz López


Medina del Campo es una ciudad típicamente castellana: con su frío invernal en pleno abril, con sus campanas de iglesia, sus preparativos de Semana Santa, su plaza mayor rodeada de restaurantes —excelente hostelería, como suele ser habitual—, un número insólito de bares, que sin duda tiene que ver con el frío y una semana al año en la que un montón de jóvenes perdidos deambulan mirando sus tickets de comida.

Son los cortometrajistas.

Y es que en Medina del Campo hay, desde hace 22 años, uno de los más importantes festivales de cortometrajes de España, y como quiera que España es la gran autoridad en el corto después de EEUU, bien podemos decir que es uno de los más importantes festivales del mundo. ¿No lo sabían? No se preocupen: José Luis Borau, el excelente cineasta y ganador del Roel de Honor de este año, consiguió estar en la Academia de Cine cinco años sin enterarse, lo cual habla bien a las claras del interés de la industria del cine por el género que más éxitos internacionales le da a nuestro país.

Como homenaje a Borau, el Festival emitió Furtivos, esa obra maestra del surrealismo costumbrista de los ‘70. No fue el único largometraje que se proyectó, ni mucho menos. Este año más que nunca, Medina ha estado abierto a los largos, acogiendo varias primeras obras de directores en un concurso que debería ayudarles a encontrar un distribuidor que pase su película por cines.

No será fácil.

Sale muy barato criticar al cine y a las subvenciones, pero lo cierto es que ese no es el problema. El problema es la selección, es decir, quién se lleva esas subvenciones y qué se hace con ellas. Hacer una película mínimamente decente cuesta muchísimo dinero, muchísimo esfuerzo y trabajo, años de completar una idea, un guión, un equipo. Semanas, meses de rodaje y montaje y post-producción… todo para que en el 80% de los casos esa película no se pase en cines o se pase en un cine del lugar donde nació el productor o esté una semana en cartelera en Madrid o Barcelona.

El mundo del cine, a este nivel, no es fácil. Ni mucho menos. Sin subvenciones, directamente no existiría.

Junto a la sección oficial de cortometrajes y largometrajes, el festival ofreció varias proyecciones paralelas de un enorme interés, perlas de festivales de todo el año, algunas de las mejores películas extranjeras, clásicos en blanco y negro… El trabajo de la organización, dirigida por Emiliano Allende y Eduardo López, prodigioso. La respuesta del público, irregular.

Entre semana, en algunas sesiones nos juntábamos quince o veinte cinéfilos. Los fines de semana el Auditorio Municipal podía llegar a llenarse.

No es que Medina del Campo no vibre con su festival o no se sienta orgullosa. Lo está. Lo intenta con todas sus fuerzas, al menos: desde el alcalde a cada comercio donde se anuncia el cartel de la Semana de Cine. Los entrañables miembros de la asociación ASCEDIS. Otra cosa es que uno vea que a veces sencillamente no lo consiguen, que es muy difícil cambiar por completo el ritmo de un año en una semana y ponerse a ver películas como locos. Tres al día. Con sus cortos respectivos de previo.

Pero, por ejemplo, llega el día de la Clausura y está todo el mundo ahí. Sábado a las 8, así cualquiera. No importa que el Valladolid esté jugando contra el Barcelona o el Madrid vaya a jugar después contra el Málaga. Están ahí para ver ese pequeño circo ambulante que son los cortometrajistas: el viernes en Segovia, el sábado en Medina, la semana que viene en… ¿quién sabe?

Ya hemos dicho antes que hacer cine no es fácil. Casi nadie vive de esto. Todos tenemos nuestros trabajos aparte, más o menos audiovisuales, y esta es una cuestión de entusiasmo y voluntad. Sin entusiasmo y voluntad no tendría ningún sentido. Por dinero, desde luego, no merecería la pena.

Así que la gente está ahí para ver un montón de caras desconocidas pero que saben que forman parte de un mundo que no es el suyo, y eso siempre atrae: Esteban Crespo se lleva el primer premio (el del público) con su prodigioso corto Lala. El Jurado premia a The End, de Edu Chapero-Jackson y Él nunca lo haría, de Arnatz Zuazua, una agria comedia sobre el exagerado valor que tiene la juventud en nuestra sociedad.

Los chicos de Pulsiones, el divertidísimo corto de José Manuel Carrasco, se llevan el premio compartido a mejor actor. Rocío Monteagudo se lleva el de mejor actriz por La Tama. La mejor dirección, para Andoni de Carlos y Asier Urbieta, por Pim, pam, pum, una arriesgada historia de borrokas y niños en San Sebastián. Mejor documental para Doppelgänger, de Óscar de Julián, y el resto casi mejor lo miran aquí: http://canales.nortecastilla.es/varios/
documentos/PALMARES.doc
.

Me quedo con dos nombres por encima del resto: por su juventud y su talento. Se trata de Fran Araújo y Manuel Burque. Presentaban a concurso un corto llamado Quid pro quo, con las soberbias actuaciones —es lo habitual— de Natalia Mateo y Luis Callejo, pero lo mejor estaba por venir: otro de los múltiples concursos de Medina consiste en rodar un cortometraje con un tema dado en un fin de semana. Sólo un fin de semana y en la propia Medina. Burque y Araújo hicieron un trabajo soberbio, divertidísimo, ágil, con grandes diálogos… pensar que pueden hacer eso en 24 horas invita a pensar en muchas más cosas.


_________________
Guillermo Ortiz López
, coordina la sección de cine de Almiar
- Páginas web:
http://www.guilleortiz.com/ - http://bretguille.blogspot.com/

Web de la Semana de Cine de Medina del Campo: http://www.medinafilmfestival.com/





Revista Almiar (Madrid; España) / n.º 45 / marzo-abril de 2009
MARGEN CERO™ (2009) - Aviso legal