Índice de artículos y reportajes

Cine

Relatos

Música en Margen Cero

Poesía

Pintura y arte digital

Fotografía

Radio independiente

¿Cómo publicar en Margen Cero?

Contacto con la redacción

Página principal
 

 


 

Un infiltrado en San Sebastián
por Guillermo Ortiz López
 

 

Premios para todos los gustos en una Sección Oficial devaluada

 

Por una vez se cumplieron los pronósticos: había cierta unanimidad entre crítica y público en que Mil años de oración, del estadounidense Wayne Wang, había sido la mejor de entre todas las películas presentadas a Sección Oficial. No era decir demasiado, porque  el  nivel  ha  sido  sorprendentemente bajo —sobre todo si se compara con el año pasado— pero al menos el filme de Wang daba un mínimo de calidad y emotividad. 

La única duda que quedaba era su fría relación con Paul Auster, el escritor y cineasta presidente del Jurado, con el que colaborara asiduamente en los años 90 —Smoke, Blue in the face...— antes de distanciarse abiertamente en los últimos años. Al parecer, la brecha se ha cerrado y Wang se llevó su merecido premio. 

También acertó la crítica con Blanca Portillo, la televisiva actriz, que no está mal en Siete mesas de billar francés, de Gracia Querejeta. No creo que haya sido la mejor actuación femenina del Festival —aunque citar a Maribel Verdú como alternativa resulta cómico— pero cumplió, como siempre. 

La producción española se llevó también otro premio que pone los pelos como escarpias: el de mejor guión, justamente el punto más negro de una película que deja bastante que desear, tal y como ya comentamos en la anterior crónica. En cualquier caso, servirá de buena promoción cara a su inminente estreno en cines españoles. Está por ver si el público comparte el entusiasmo de Jurado y crítica, pero se convierte desde ya en candidata a los Goya. 

El resto de los premios recayeron en Henry O, protagonista de Mil años de oración como mejor actor y en Buda explotó de vergüenza, la primera obra de la jovencísima Hana Makhmalbaf, premio especial del jurado. 

El premio más polémico, sin duda, es el de mejor director, que ha recaído en Nick Broomfield, un director de escasos recursos, con tendencia al panfleto y que recibió unas críticas terribles por su película La batalla de Haditha, recreación de uno de los episodios más crueles de la guerra de Irak. El hecho de que ninguna película pueda llevarse más de dos galardones en una misma edición hace que, a veces, el palmarés resulte de lo más variopinto.

 


__________________________
GUILLERMO ORTIZ LÓPEZ es el
coordinador de la sección de cine de Almiar. (Página web: http://www.guilleortiz.com/)

- Crónicas publicadas sobre el Festival: Festival de San Sebastián: Richard Gere pone el glamour l Primeras impresiones: Sergi López, Luis Tosar y la eclosión española l La locura por Richard Gere l Premios para todos los gustos en una Sección Oficial devaluada

- PÁGINA OFICIAL DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN (2007): http://www.sansebastianfestival.com/


 


 

 


Revista Almiar (Madrid; España) / nº 35 / agosto-septiembre 2007
MARGEN CERO   (2007) - Aviso legal