Índice de artículos y reportajes

Cine

Relatos

Música en Margen Cero

Poesía

Pintura y arte digital

Fotografía

Radio independiente

¿Cómo publicar en Margen Cero?

Contacto con la redacción

Página principal
 

 


 

Un infiltrado en San Sebastián
por Guillermo Ortiz López
 

 

Festival de San Sebastián:
Richard Gere pone el glamour

 

La 55ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián parte con dudas. Son dudas comprensibles y que se arrastran desde hace tiempo. A diferencia de Cannes, Venecia y Roma, San Sebastián siempre ha apostado por la calidad frente al famoseo. Su programación abunda en el mejor cine latinoamericano, las propuestas europeas más llamativas y algo de cine independiente americano. 

El problema es que eso no vende. Y sin vender producto, no hay presupuesto. Y sin presupuesto, el título de Festival de Clase A que ahora mismo tiene, se puede ir al limbo en cualquier momento. 

De ahí, por ejemplo, que hayan combinado una programación tremendamente sobria —ciclos de Henry King, Phillip Garrel y el cine escandinavo contem-poráneo— con la entrega de Premios Donostia llamativos, en este caso, a Liv Ullman —comprensible— y a Richard Gere, que pondrá el poco de glamour que todo festival de esta clase necesita. 

Si la carrera de Richard Gere está en el mismo escalón que las de Al Pacino, Francis Ford Coppola, Woody Allen, Michael Caine o tantos otros premiados en los últimos diez años, es un tema a discutir en otro momento. Lo importante es entender que San Sebastián necesita a los Richard Gere, porque sin Richard Gere no hay Phillip Garrel. 

La propia programación levanta dudas. Por supuesto, los festivales de cine tienen siempre algo de barcos cazatesoros, pero también tienen que pensar en el gran público. En San Sebastián, toda la ciudad se vuelca con su festival y pide algo a cambio. Generalmente, los programadores optaban por una retrospectiva para entendidos —en este caso, Henry King—, otra retrospectiva moderna más asequible —no parece ocurrir con Phillip Garrel— y un ciclo temático que atraiga a la gente. 

No sé si el cine escandinavo contemporáneo entra en esa categoría. 

Por otro lado, la sección oficial y la Zabaltegi carecen de nombres resonantes. Ha pasado otros años y no ha sido grave. El año pasado, por ejemplo, estaban Cuarón, Sorín, Di Cillo, Von Trier e Iñarritu, pero tampoco se les puede considerar grandes del establishment. Lo que sí tuvo el año pasado y por eso fue una edición magnífica fue un buen montón de películas divertidas. 

Sí, porque a veces San Sebastián se excede en su sobriedad y mantiene un punto serio, largo, lento, dramático, preciosista. Muy escandinavo, en definitiva. La mejor manera de combatirlo es con risas, comedias inteligentes, películas con las que salgas del cine pensando pero sonriendo también. El año pasado la programación fue tan buena que el listón ha quedado altísimo. 

¿Podrá el Festival superarse a sí mismo? A partir del jueves 20 de septiembre lo sabremos. Y se lo contaremos, que es aún mejor.

 


__________________________
GUILLERMO ORTIZ LÓPEZ es el
coordinador de la sección de cine de Almiar. (Página web: http://www.guilleortiz.com/)

- Crónicas publicadas sobre el Festival: Festival de San Sebastián: Richard Gere pone el glamour l Primeras impresiones: Sergi López, Luis Tosar y la eclosión española l La locura por Richard Gere l Premios para todos los gustos en una Sección Oficial devaluada

- PÁGINA OFICIAL DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN (2007): http://www.sansebastianfestival.com/


 


 

 


Revista Almiar (Madrid; España) / nº 35 / agosto-septiembre 2007
MARGEN CERO   (2007) - Aviso legal