___________________

Más cine

Índice de artículos

Literatura

Pintura

Fotografía

Página principal

___________________




Otros artículos en Almiar:

Che, el argentino (Pedro M. Martínez)

Festival de Cine San Sebastián '08, (Guillermo Ortiz)

Maneras de vivir el fútbol en el cine con Fernando Colomo (Carlos Díaz)

Joyas del cine documental: Cuando éramos reyes (Guillermo Ortiz)

Entrevista a Javier Bardem, por Amparo Gil

El último tango en París (Pedro Martínez y José M. Jiménez)







Vicky Cristina Barcelona
__________

Guillermo Ortiz López


El problema (o la bendición) del cine es que te tiene que llevar a sitios que no conozcas, sensaciones que no recuerdes, momentos que no has vivido. Con Vicky Cristina Barcelona, la última película de Woody Allen es imposible no tener ciertos prejuicios, porque la ciudad, el país, su cultura están ahí y aquí, es decir, en mí, en mi cabeza y mis ojos y es muy complicado no comparar y dejarse llevar sin más.

Porque hay un abismo entre la Barcelona (o el Oviedo) que yo conozco y el que aparece en pantalla. Ahí todo el mundo es guapo, bohemio, brillante... Recuerda a aquello de Lorenzo Lamas en La Hora Chanante: ¿que no podrán ser menos latinos estos chicos? Pues no. Latinos y europeos y por tanto aventureros y pasionales y espontáneos y además con unas casas descomunales y el Parc Güell todo el rato y Gaudí y Miró, e incluso guitarras flamencas todo el rato —Paco de Lucía y Albéniz, manual para principiantes—.

El problema para nosotros es que no somos principiantes, claro. Ese es el problema: que la película te lleva a un sitio que conoces pero que te han cambiado. Eso no es exactamente lo deseable. No es el trato. Estás todo el rato pensando en lo que falta y lo que sobra, por lo menos hasta que te acostumbras y entonces, ya sí, te haces a la idea de que estás en el universo Allen de las cocktail-parties y los actores gesticulando con los brazos como locos.

La película: buena. Extraña en lo que tiene de relato. En ocasiones, una excusa para tres soberbias interpretaciones —dejo aparte a Scarlett Johansson, que se empeña en hacer siempre de Scarlett Johansson—, pero mucho mejor que lo último que ha hecho Allen, que rozaba el desastre.

Básicamente, es una elección entre tipos de mujeres y tipos de hombres. Tres mujeres y dos hombres, de hecho: Vicky es cerebral y práctica, Cristina es pasional y aventurera, aunque infantil, María Elena probablemente fuera pasional y aventurera en su momento, pero ahora directamente es una suicida autodestructiva (por cierto, y abundando en los tópicos, ¿por qué todos los españoles tienen dos nombres? ¿Alguien conoce a alguien que se haga llamar por sus amigos Maria Elena?

Entre los hombres, Bardem es sensual, atractivo, bohemio, creativo, seductor, misterioso, imprevisible, pero a la vez calmado. Doug es un ejecutivo de bolsa, lleno de proyectos financieros y gran jugador de tenis y golf. Un estereotipo demasiado plano, quizás.

Ese es otro de los problemas de Allen: los estereotipos. Una cosa es presentar tipos de hombre o de mujer y otra cosa es no insertar matices. En ese sentido, el personaje verdaderamente fascinante de la historia es el de Vicky (Rebecca Hall), que se come a Scarlett por todos lados. Diría que es mi tipo de mujer si no fuera por mi habitual devoción real (y estética, me temo) por las chicas pasionales y aventureras, incluso suicidas y autodestructivas.

Capítulo aparte merecen las interpretaciones —especialmente cuando hablan en español— de Penélope Cruz y Javier Bardem. Probablemente estemos hablando de los dos mejores actores de la historia del cine español. Espectaculares, ambos, sin matices, especialmente Penélope Cruz, una actriz claramente subestimada por sus coqueteos con Hollywood. Probablemente, parte de ese desparpajo sea mérito de Allen, pero uno se muere de ganas de verlos juntos de nuevo con un director de escenas menos rígidas.

Por cierto, un spoiler para todos aquellos que oyeran que Woody Allen tuvo que enseñar a Bardem a hacer las escenas de cama: no hay escenas de cama. Un buen par de morreos, eso sí, y punto.

Y para los amantes de lo bizarro, el impagable momento en el que, en una película de Woody Allen, con la clásica musiquilla y los títulos de crédito en blanco sobre negro, aparece «Executive Producer: Jaume Roures». Lo dicho: la realidad está en todos lados. Tengan cuidado ahí dentro.


_________________
Guillermo Ortiz López
, coordina la sección de cine de Almiar.
Páginas web:
http://www.guilleortiz.com/
http://bretguille.blogspot.com/


Tráiler de la película








Revista Almiar (Madrid; España) / n.º 42 / septiembre-octubre 2008
MARGEN CERO ™ (2008) - Aviso legal