Arrepiéntete pues la hora es venida

«Deberías ahorrarme este sufrimiento. Esto, hija mía, me va a doler más a mí que a ti» —dijo Torquemada mirando embelesado el hierro candente.

© Aster Navas (2006) - Revista Almiar - Volver a página inicial