Impulsiva


Entre las muchas virtudes de Doña Blanca no figuraba la paciencia: no estaba dispuesta a perdonarle a Paco ese nuevo flirteo.

Tengo se dijo, mientras hacía la maleta ochenta años y toda la vida por delante.


© Aster Navas (2006) - Revista Almiar - Volver a página inicial